El Va­ti­cano, con­tra los que quie­ren ‘im­po­ner’ la agenda de francisco

Perfil (Domingo) - - POLITICA - CRIS­TIAN RICCOMAGNO

El dia­rio ofi­cial del Pa­pa, L’Os­ser­va­to­re Ro­mano, cu­ya edición ar­gen­ti­na apa­re­ce men­sual­men­te jun­to a PERFIL, pu­bli­có en su nú­me­ro de ayer un du­ro editorial di­ri­gi­do a quie­nes en la Ar­gen­ti­na “pre­ten­den cam­biar, im­po­ner, re­co­men­dar al Pa­pa ar­gen­tino otras agen­das”.

El men­sa­je es di­rec­to y cla­ro de prin­ci­pio a fin. El tex­to, que co­mien­za ci­tan­do un pa­sa­je de la Bi­blia en el que Je­sús ha­ce pú­bli­ca su agenda de vi­da pas­to­ral, tra­za una lí­nea es­pi­ri­tual en­tre Francisco y el hom­bre na­ci­do en Ga­li­lea.

“En esa bús­que­da de ma­ne­jar al agenda del mis­mí­si­mo Hi­jo de Dios, se mos­tra­ba la so­ber­bia de ellos mis­mos (en re­fe­ren­cia a los tan­tos in­ten­tos por par­te de los após­to­les por in­ter­fe­rir con la agenda de Je­sús) y mu­chas ve­ces el des­co­no­ci­mien­to pro­fun­do de las pa­la­bras y los ges­tos del maes­tro”, ase­gu­ra el editorial.

“Tam­bién era obv io que cuan­do la agenda de Je­sús per­ju­di­ca­ba sus in­tere­ses de po­der y comodidad, és­ta les re­sul­ta­ba in­so­por­ta­ble”, agre­ga L’Os­ser­va­to­re, ha­cien­do una cla­ra defensa de las po­lí­ti­cas que Francisco implementa des­de que lle­gó al Va­ti­cano.

Es­pe­cial lu­gar se le de­di­ca a los com­pa­trio­tas de Francisco: “En la Ar­gen­ti­na pa­re­ce que al igual que a Je­sús, mu­chos pre­ten­den cam­biar, im­po­ner, re­co­men­dar al Pa­pa ar­gen­tino otras agen­das. Con di­ver­si­dad de in­ten­cio­nes le su­gie­ren cam­biar los des­ti­na­ta­rios de sus car­tas y ges­tos, los que de­be o no re­ci­bir en au­dien­cias, las lí­neas teo­ló­gi­cas más apro­pia­das y ‘po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas’ y has­ta su agenda de via­jes apos­tó­li­cos”, se­ña­la.

Y agre­ga: “Si se uti­li­za­ra más tiem­po en leer sus es­cri­tos, en­ten­der su men­sa­je, in­ter­pre­tar el con­te­ni­do pro­fun­do de sus ges­tos y es­pe­cial­men­te su lu­gar en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea y en el kai­rós de la Igle­sia, pro­ba­ble­men­te re­fle­xio­na­ría­mos más an­tes de pre­ten­der cam­biar o lu­char con su agenda”.

En es­te sen­ti­do, el dia­rio va­ti­cano con­clu­ye: “Agenda con la que él es­tá com­pro­me­ti­do con el mis­mo Se­ñor de las agen­das, y al úni­co que le da­rá cuen­ta de su mi­nis­te­rio y fi­de­li­dad a su lla­ma­do: a Je­sús el Cris­to, el pri­me­ro en vi­vir esas lu­chas y man­te­ner­se fiel al Pa­dre que lo en­vió con un pro­pó­si­to y una agenda pa­ra el bien de to­da la hu­ma­ni­dad”.

No es ca­sual es­ta reac­ción, en la se­ma­na en la que des­de al­gu­nos sec­to­res se vol­vió a agi­tar la po­si­bi­li­dad de que el Pon­tí­fi­ce vi­si­te nues­tro país en 2018.

“En la Ar­gen­ti­na pa­re­ce que, al igual que a Je­sús, mu­chos pre­ten­den re­co­men­dar al Pa­pa otras agen­das”

CEDOC PERFIL

TA­PA. L’Os­ser­va­to­re, que se pu­bli­có ayer con PERFIL, es la voz pa­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.