Ilu­sión: só­lo los po­lí­ti­cos son co­rrup­tos

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

Ima­gí­nen­se una so­cie­dad en la cual sus ciu­da­da­nos sean in­ca­pa­ces de coimear a un po­li­cía o que­dar­se con un vuel­to. Ima­gi­nen aho­ra que esa so­cie­dad es­tá re­pre­sen­ta­da por lí­de­res po­lí­ti­cos que son ma­yo­ri­ta­ria­men­te co­rrup­tos. Di­fí­cil de ima­gi­nar, ¿no? Al­go no ce­rra­ría en esa so­cie­dad de re­pre­sen­ta­dos ho­nes­tos y re­pre­sen­tan­tes la­dro­nes.

Tam­po­co cer rar ía el es­ce­nar io opues­to: ha­bi­tan­tes co­rrup­tos y fun­cio­na­rios ho­nes­tos.

Ber­tolt Brecht de­cía: “Es­ta cer­ve­za no es una cer­ve­za, pe­ro es­te he­cho que­da com­pen­sa­do por el he­cho de que es­te pu­ro tam­po­co es un pu­ro. Si es­ta cer­ve­za no fue­ra una cer­ve­za y es­te pu­ro fue­ra real­men­te un pu­ro, en­ton­ces ha­bría un pro­ble­ma”.

Pa­ra­fra­seán­do­lo, se di­ría que la so­cie­dad ar­gen­ti­na no es to­tal­men­te ho­nes­ta, pe­ro eso que­da com­pen­sa­do por­que sus re­pre­sen­tan­tes tam­po­co lo son. Si en cam­bio la so­cie­dad fue­ra ho­nes­ta y sus re­pre­sen­tan­tes no, en­ton­ces ha­bría un pro­ble­ma.

La Ar­gen­ti­na no tie­ne ese con­flic­to. Hay un or­den y una cohe­ren­cia en un país don­de tan­to una por­ción de su so­cie­dad co­mo una por­ción de sus po­lí­ti­cos coin­ci­den en prác­ti­cas con dis­tin­tos ni­ve­les de ile­ga­li­dad. In­ves­ti­ga­ción. La­ti­no­ba­ró­me­tro es uno de los cen­tros de es­tu­dios más pres­ti­gio­sos del con­ti­nen­te, en es­pe­cial es re­co­no­ci­do por su in­for­me anual so­bre Per­cep­ción de la co­rrup­ción. Su es­tu­dio abar­ca a 20.000 en­tre­vis­ta­dos de 18 paí­ses y su responsable es Mar­ta La­gos. Des­de ha­ce dos años, tra­ba­ja en con­jun­to con el pro­gra­ma de Bie­nes Pú­bli­cos Re­gio­na­les del BID, coor­di­na­do por Gus­ta­vo Be­liz. Be­liz es aquel mi­nis­tro de Jus­ti­cia que se fue del go­bierno de Kirch­ner en­fren­ta­do a la SIDE y es ejem­plo de que la ho­nes­ti­dad y la fun­ción pú­bli­ca pue­den ser ab­so­lu­ta­men­te com­pa­ti­bles.

El úl­ti­mo es­tu­dio de la en­ti­dad so­bre la to­le­ran­cia de las so­cie­da­des an­te la co­rrup­ción, arro­ja re­sul­ta­dos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos en el ca­pí­tu­lo ar­gen­tino (no muy dis­tin­tos al del res­to de la re­gión):

Cuan­do se pre­gun­ta cuál es el ni­vel de co­rrup­ción que se es­tá dis­pues­to a acep­tar en pos de que un go­bierno so­lu­cio­ne los pro­ble­mas (el “ro­ban, pe­ro ha­cen”), el 34% es­tá de acuer­do o muy de acuer­do en que cier­to gra­do de co­rrup­ción es acep­ta­ble.

Dos de ca­da 10 per­so­nas di­cen que han co­no­ci­do en for­ma di­rec­ta o a tra­vés de un pa­rien­te un ca­so con­cre­to de co­rrup­ción.

El 60% de los ar­gen­ti­nos no cree que se pue­da erra­di­car la co­rrup­ción.

La mi­tad no es­tá con­ven­ci­da de que sea acep­ta­ble de­nun­ciar la co­rrup­ción a ni­vel ge­ne­ral. Un 29% ase­gu­ro que no la de­nun­cia­ría o no es­tá se­gu­ro de ha­cer­lo, ni si­quie­ra si la pre­sen­cia­ra di­rec­ta­men­te. Es­te por­cen­ta­je as­cien­de al 40% cuan­do se le acla­ra al en­cues­ta­do que ten­dría que pa­sar un día en Tri­bu­na­les.

Só­lo el 27% de las per­so­nas tie­ne al­gún gra­do de con­fian­za en la Jus­ti­cia. Só­lo el 38% en el Go­bierno, 32% en la Po­li­cía y 19% en los par­ti­dos.

Ese des­crei­mien­to con las ins­ti­tu­cio­nes en ge­ne­ral, se tra­du­ce en otra pre­gun­ta. El 68% de los ar­gen­ti­nos responde que es­tá go­ber­na­do por “Gru­pos po­de­ro­sos en su pro­pio be­ne­fi­cio” (un ni­vel pa­re­ci­do al his­tó­ri­co y al­go más ba­jo que el de la re­gión).

El 28% pien­sa que “to­dos” o “ca­si to­dos” los em­plea­dos pú­bli­cos es­tán in­vo­lu­cra­do en ac­tos ilí­ci­tos. El 38% cree eso de los em­pre­sa­rios, el 39% de los jue­ces y el 46% de la po­li­cía. Co-rrom­per. Las con­clu­sio­nes del es­tu­dio no di­fie­ren de­ma­sia­do de las de otros aná­li­sis in­ter­na­cio­na­les co­mo los de Trans­pa­rency International, o na­cio­na­les co­mo los de Gia­cob­be & Aso­cia­dos.

Al­gu­nos re­sul­ta­dos del son­deo de La­ti­no­ba­ró­me­tro ex­pre­sa­dos en por­cen­ta­jes re­ve­lan la abier­ta per­mi­si­vi­dad de los en­cues­ta­dos con la co­rrup­ción. Pe­ro cuan­do esos por­cen­ta­jes se pa­san a can­ti­dad con­cre­ta de per­so­nas, que­da más cla­ro aún has­ta qué punto la co­rrup­ción de po­lí­ti­cos, jue­ces y em­pre­sa­rios, es ape­nas una re­pre­sen­ta­ción ar­mó­ni­ca­men­te brech­tia­na de lo que su­ce­de en dis­tin­tos sec­to­res so­cia­les.

Por ejem­plo, aquel 34% de quie­nes acep­tan co­mo ra­zo­na­ble al­gún ni­vel de co­rrup­ción, sig­ni­fi­ca 10 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos, to­man­do só­lo a los ma­yo­res de edad. Co­mo ese 34% ge­ne­ral de­be­ría ser re­pre­sen­ta­ti­vo de las dis­tin­tas pro­fe­sio­nes y em­pleos, cuan­do se lo pa­sa al uni­ver­so de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos na­cio­na­les (un to­tal de 770 mil en­tre los tres po­de­res, em­pre­sas pú­bli­cas, Fuer­zas Ar­ma­das y de se­gu­ri­dad, etc.), se tra­du­ci­ría en 260 mil per­so­nas con ac­ce­so a di­ver­sos re­sor­tes de po­der pú­bli­co que tam­bién son fle­xi­bles fren­te a la co­rrup­ción.

Sin em­bar­go, las pre­gun­tas más in­quie­tan­tes de la in­ves­ti­ga­ción son las que in­te­rro­gan so­bre el re­co­no­ci­mien­to del pro­pio en­tre­vis­ta­do de ha­ber par­ti­ci­pa­do en ca­sos que im­pli­quen al­gún ni­vel de co­rrup­ción, des­de ha­cer re­ga­los has­ta pa­gar so­bor­nos pa­ra ob­te­ner un be­ne­fi­cio que si­guien­do los ca­mi­nos le­ga­les no se ob­ten­dría.

Los re­sul­ta­dos son tan alar­man­tes que si la en­cues­ta se hu­bie­ra he­cho en pre­sen­cia de un fis­cal, el en­cues­ta­do qui­zá hu­bie­ra ter­mi­na­do con una cau­sa en su con­tra… a me­nos que arre­gla­ra con el fis­cal. Los por­cen­ta­jes lla­man la aten­ción tra­tán­do­se de una pre­gun­ta in­cri­mi­na­to­ria: es po­si­ble que no to­dos los en­cues­ta­dos se ha­yan sen­ti­do mo­ti­va­dos a de­cir la ver­dad.

Cuan­do esa pre­gun­ta se re­fie­re en es­pe­cial a ha­ber da­do al­gún ti­po de so­bor­nos a un po­li­cía en el úl­ti­mo año, el 25% de los ar­gen­ti­nos que ma­ni­fies­tan ha­ber te­ni­do con­tac­to con al­guno, ad­mi­te que sí lo hi­zo.

En­tre quie­nes di­cen ha­ber te­ni­do con­tac­to con la Jus­ti­cia en los úl­ti­mos do­ce me­ses, la mi­tad tam­bién re­co­no­ce que ac­tuó del mis­mo mo­do. Jus­to allí don­de se vi­gi­la el cum­pli­mien­to de las nor­mas en una so­cie­dad, es don­de su cum­pli­mien­to re­sul­ta más fle­xi­ble. Por­que, ade­más, que la mi­tad ha­ya pa­ga­do sig­ni­fi­ca que del otro la­do del mos­tra­dor hu­bo mi­les de fun­cio­na­rios ju­di­cia­les que acep­ta­ron o exi­gie­ron al­gu­na for­ma de so­borno.

Por­cen­ta­jes si­mi­la­res de par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en el pa­go de al­gún ti­po de co­rrup­te­la co­ti­dia­na, se re­pi­ten cuan­do se pre­gun­ta si se lo hi­zo pa­ra ace­le­rar un trá­mi­te, fren­te a un asun­to edu­ca­ti­vo o de sa­lud.

“Co-rrom­per” es rom­per al­go en­tre dos o más per­so­nas. La co­rrup­ción siem­pre re­quie­re de al me­nos dos par­tes. El pro­ble­ma es que si un am­plio por­cen­ta­je so­cial acep­ta ha­ber par­ti­ci­pa­do de cier­to ni­vel de co­rrup­ción, eso mues­tra que las nor­mas no es­cri­tas de es­ta so­cie­dad no son pu­ni­ti­vas fren­te a eso. Los fun­cio­na­rios que es­tán en­jui­cia­dos por co­rrup­ción pue­den ha­ber ro­to las nor­mas es­cri­tas pe­ro, se­gún es­tos es­tu­dios, no ha­brían ro­to las nor­mas reales, no es­cri­tas.

Otra vez Brecht: ha­bría en­ton­ces ar­mo­nía y cohe­ren­cia en­tre esos fun­cio­na­rios y la enor­me can­ti­dad de ar­gen­ti­nos que re­co­no­ce cier­to ni­vel de co­rrup­ción per­so­nal.

Se­gún el es­tu­dio, un am­plio sec­tor de la so­cie­dad par­ti­ci­pa de cier­to ni­vel de co­rrup­te­la

Ser la­drón. Se po­dría de­cir que una co­sa son los bol­sos de los mi­llo­nes de Jo­sé Ló­pez y otra muy di­fe­ren­te es dar­le 50 pe­sos a un po­li­cía pa­ra que no ha­ga una mul­ta.

Es co­rrec­to, pe­ro ha­bría que pre­gun­tar­se si quien es­tá dis­pues­to a pa­gar esos 50 pe­sos pa­ra no ser mul­ta­do, o 100 pa­ra que una em­plea­da ace­le­re un trá­mi­te, o fal­sear una no­ta de un exa­men, o pe­gar­le a un maes­tro por­que apla­zó a un hi­jo, o pi­ra­tear un libro, o hac­kear una compu­tado­ra, o no de­vol­ver un celular per­di­do a su due­ño, o rom­per una vi­drie­ra pa­ra re­cla­mar por un de­re­cho o tan­tas otras ac­ti­tu­des que acep­ta­mos co­mo nor­ma­les aun­que sean anó­ma­las, po­dría ser el mis­mo que –puesto a te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo– pe­di­ría un 10% de re­torno en una obra pú­bli­ca y es­con­de­ría bol­sos lle­nos de dinero no de­cla­ra­do en el lu­gar me­nos pen­sa­do.

Es cier­to que es más fá­cil in­dig­nar­se con los de­más que con uno (por aque­llo de ver la pa­ja en el ojo ajeno y no la vi­ga en el pro­pio), pe­ro no ha­ce fal­ta una en­cues­ta in­ter­na­cio­nal pa­ra sa­ber que la am­bi­güe­dad fren­te a las nor­mas cru­za a to­da la so­cie­dad.

Es­tá cla­ro que hay una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor de quie­nes son go­bierno pa­ra dar se­ña­les cla­ras, de arri­ba ha­cia aba­jo, de que ser corrupto es­tá sim­ple­men­te mal.

Em­pe­zar a ver pre­sos a los cul­pa­bles será so­cial­men­te sa­lu­da­ble y ejem­pli­fi­ca­dor. Pe­ro hay una res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos por asu­mir que la co­rrup­ción bien en­ten­di­da no pue­de em­pe­zar más por ca­sa.

FOTOS: CEDOC PERFIL

CA­RAS. Son si­nó­ni­mo de co­rrup­ción, pe­ro es di­fí­cil que los re­pre­sen­tan­tes sean ho­nes­tos si los re­pre­sen­ta­dos tie­nen há­bi­tos que no lo son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.