Una deu­da to­da­vía en de­fault

Perfil (Domingo) - - POLITICA - CAR­LOS J. LAPLACETTE*

En el año 2003 co­men­zó una re­la­ción en­tre el Es­ta­do y el pe­rio­dis­mo des­co­no­ci­da des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia. En una hu­mo­ra­da, de muy mal gus­to lue­go de la tra­ge­dia de Jo­sé Luis Ca­be­zas, des­de el go­bierno de aquel en­ton­ces se afir­ma­ba que los me­jo­res pe­rio­dis­tas eran los fo­tó­gra­fos. El si­len­cio va­lía más que la pre­gun­ta.

Editorial Perfil fue la pri­me­ra em­pre­sa de me­dios que su­frió el des­tra­to. De in­me­dia­to se la ex­clu­yó de to­da pu­bli­ci­dad ofi­cial. Lue­go, a me­di­da que la fac­ción go­ber­nan­te per­día el bar­niz de ins­ti­tu­cio­na­li­dad que in­ten­tó mos­trar en los pri­me­ros años, la dis­cri­mi­na­ción se hi­zo más gra­ve y se ex­ten­dió a otros que no com­par­tían el re­la­to de las au­to­ri­da­des.

Con ca­da ba­ta­lla po­lí­ti­ca que em­pren­día el go­bierno, sus ata­ques a la pren­sa au­men­ta­ban y la dis­cri­mi­na­ción no se li­mi­tó a la pau­ta pu­bli­ci­ta­ria. Un ejem­plo fue la per­se­cu­ción im­po­si­ti­va o los es­car­nios pú­bli­cos a dis­tin­tos pe­rio­dis­tas. Pa­ra­fra­sean­do a Lord Ac­ton, si el po­der co­rrom­pe, la pers­pec­ti­va de per­der­lo co­rrom­pió de mo­do ab­so­lu­to.

To­da la so­cie­dad se vio afec­ta­da por la con­ta­mi­na­ción es­ta­tal del eco­sis­te­ma de me­dios. Pe­ro no to­dos lo su­frie­ron con la mis­ma in­ten­si­dad. Por ejem­plo, na­die su­frió co­mo Perfil más de diez años sin re­ci­bir pu­bli­ci­dad ofi­cial.

Ade­más de la pérdida de in­gre­sos y de la im­po­si­bi­li­dad de que sus lec­to­res ac­ce­die­ran a los mensajes de in­te­rés pú­bli­co, esa dis­cri­mi­na­ción co­lo­có a Perfil en una si­tua­ción de no­to­ria des­ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Mien­tras se re­ga­la­ba a los ami­gos la pau­ta pu­bli­ci­ta­ria es­ta­tal más gran­de de la his­to­ria, Perfil era ex­clui­do.

Du­ran­te la pre­si­den­cia de Nés­tor Kirch­ner, la editorial ini­ció una ac­ción de am­pa­ro pa­ra que se pu­sie­ra fin a esa dis­cri­mi­na­ción. En el año 2011, la Cor­te Su­pre­ma re­co­no­ció la dis­cri- mi­na­ción su­fri­da por los me­dios de la editorial y des­ta­có que la mis­ma con­fi­gu­ra­ba una pre­sión que po­nía en ries­go la in­te­gri­dad del de­ba­te pú­bli­co.

Dan­do con­ti­nui­dad a la conducta de­mos­tra­da con el des­ti­tuí­do pro­cu­ra­dor de San­ta Cruz, Dr. Eduar­do So­sa, aquel go­bierno desoyó en for­ma de­li­be­ra­da la sen­ten­cia de la Cor­te Su­pre­ma. El no otor­ga­mien­to de la pu­bli­ci­dad ofi­cial se pro­lon­gó has­ta el año 2015.

En 2013, y lue­go de con­si­de­rar no só­lo su in­te­rés eco­nó­mi­co, sino tam­bién su de­ber ins­ti­tu­cio­nal de no de­jar im­pu­ne un atro­pe­llo se­me­jan­te a los Gus­ta­vo Gon­zá­lez, Leu­co y el abo­ga­do Cas­sag­ne. Jun­to a Nel­son Cas­tro y Mo­ra­les So­lá de­cla­ra­ron en el jui­cio por dis­cri­mi­na­ción con­tra es­ta editorial. pi­la­res mis­mos de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, Perfil ini­ció una de­man­da pa­ra ob­te­ner la re­pa­ra­ción de los per­jui­cios su­fri­dos.

En esa cau­sa, en trá­mi­te an­te la jus­ti­cia con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo fe­de­ral, es­ta se­ma­na cul­mi­na­ron las au­dien­cias tes­ti­mo­nia­les. En ellas de­cla­ra­ron los pe­rio­dis­tas Joa­quín Mo- ra­les So­lá, Gus­ta­vo Gon­zá­lez, Nel­son Cas­tro y Al­fre­do Leu­co.

To­dos ellos evo­ca­ron el cli­ma ge­ne­ral en el cual se pro­du­cían los ata­ques a Perfil pri­me­ro, y al res­to de la pren­sa in­de­pen­dien­te, des­pués. Sus de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les re­cor­da­ron dis­tin­tas anéc­do­tas que, sin bien fue­ron trá­gi­cas, vis­tas a la dis­tan­cia tam­bién re­sul­tan pa­té­ti­cas.

Los tes­ti­gos de­cla­ra­ron que el ex pre­si­den­te re­co­no­ció te­ner un pro­ble­ma “per­so­nal” con el fun­da­dor de Perfil, Jor­ge Fon­te­vec­chia; y có­mo des­pués el pro­ble­ma “per­so - nal” se ex­ten­dió a to­do aquel que no re­pi­tie­ra el re­la­to del go­bierno. Die­ron de­ta­lles de las pre­sio­nes de la AFIP, de có­mo se “apre­ta­ba” a los anun­cian­tes pri­va­dos, de có­mo fun­cio­na­rios o em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos al go­bierno hi­cie­ron lle­gar el men­sa­je de que ha­bría pu­bli­ci­dad ofi­cial si se mo­di­fi­ca­ba

Na­die su­frió co­mo Perfil la de­ci­sión del go­bierno an­te­rior de no dar­le pu­bli­ci­dad

la lí­nea editorial. Tam­bién se re­cor­dó la for­ma gro­tes­ca en la cual el go­bierno de en­ton­ces se bur­ló su­ce­si­va­men­te de la de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma.

El nue­vo go­bierno re­co­no­ció de mo­do ex­pre­so la gra­ve­dad de es­ta si­tua­ción (vid. El es­ta­do del Es­ta­do). Pe­ro ese re­co­no­ci­mien­to, ge­ne­ral y pú­bli­co, no se tra­du­jo aún en la re­pa­ra­ción de los da­ños su­fri­dos por Perfil.

Más de una dé­ca­da de dis­cri­mi­na­ción y hos­ti­ga­mien­to gu­ber­na­men­tal por ex­pre­sar li­bre­men­te el pen­sa­mien­to, cons­ti­tu­ye una vio­la­ción gra­ve a los de­re­chos hu­ma­nos que de­be ser re­pa­ra­da por el Es­ta­do.

Se tra­ta de un de­fault he­re­da­do por las ac­tua­les au­to­ri­da­des, el cual aún es­tá pen­dien­te de so­lu­ción.

Mien­tras tan­to, la his­to­ria ar­gen­ti­na si­gue sien­do presente en los tri­bu­na­les.

La ac­tual ges­tión re­co­no­ció la gra­ve si­tua­ción, pe­ro ello aún no se tra­du­jo en la re­pa­ra­ción de da­ños

MAR­CE­LO SILVESTRO

TES­TI­GOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.