Se­gun­dos afue­ra

Cristina es hoy ca­si em­plea­da de los in­ten­den­tes, que ne­ce­si­tan de su po­pu­la­ri­dad. Po­der mi­gra­do.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

En un rin­cón, los in­ten­den­tes. En el otro, los go­ber­na­do­res. Una pu­ja la­ten­te, si­len­cio­sa, se es­tá desa­rro­llan­do den­tro del am­plio mun­do del jus­ti­cia­lis­mo. Se desen­vuel­ve en pa­ra­le­lo a la cam­pa­ña elec­to­ral, cu­yo re­sul­ta­do al­te­ra­rá el pe­so re­la­ti­vo de ca­da una de las fac­cio­nes con­ten­dien­tes. Re­sal­tan na­tu­ral­men­te los com­po­nen­tes fiscales (¿quién pa­ga­rá una por­ción ma­yor del cos­to del even­tual ajus­te, si es que ga­na Cam­bie­mos?), y en ma­te­ria de go­ber­na­bi­li­dad (¿quién es­tá me­jor po­si­cio­na­do pa­ra aguan­tar la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos y los cim­bro­na­zos que ello trae­ría apa­re­ja­do si en la pro­vin­cia de Buenos Aires re­sur­ge el li­de­raz­go de CFK?).

El pe­ro­nis­mo ha en­tra­do en una di­ná­mi­ca de re­com­po­si­ción in­ter­na, lo que im­pli­ca cam­bios ex­tra­or­di­na­rios en cuan­to a los nú­cleos de po­der, más allá de que no se vi­sua­li­cen in­ten­tos efec­ti­vos de re­no­va­ción par­ti­da­ria en ma­te­ria doc­tri­na­ria y de cul­tu­ra po­lí­ti­ca. Co­mo ha su­ce­di­do a lo lar­go de la his­to­ria, el pe­ro­nis­mo se ver­ti­ca­li­za cuan­do con­tro­la el Po­der Eje­cu­ti­vo, pues “to­dos co­rren pre­su­ro­sos en au­xi­lio del ga­na­dor”, co­mo me en­se­ñó un vie­jo mi­nis­tro de tra­ba­jo no­ven­tis­ta. “Pe­ro­nis­mo es ga­nar, se per­do­na to­do me­nos la de­rro­ta”, son otras fra­ses he­chas que com­ple­tan el ri­co y prag­má­ti­co ma­nual no es­cri­to del sen­ti­do co­mún jus­ti­cia­lis­ta. Cam­bios. Los gran­des reaco­mo­da­mien­tos tie­nen lu­gar cuan­do el pre­si­den­te per­te­ne­ce a otro signo po­lí­ti­co. El con­trol del te­rri­to­rio cons­ti­tu­ye un ele­men­to vi­tal, so­bre to­do des­de que la desin­dus­tria­li­za­ción y la pérdida de in­fluen­cia y pres­ti­gio con­vir­tie­ron a los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les en ac­to­res ca­da vez más re­si­dua­les den­tro y fue­ra del pe­ro­nis­mo. Con­ser­van una evi­den­te ca­pa­ci­dad de blo­quear re­for­mas en la le­gis­la­ción la­bo­ral en alian­za con los abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos, den­tro y fue­ra del Po­der Ju­di­cial. Eso ex­pli­ca, jun­to con el cam­bio tec­no­ló­gi­co, que en la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca se ge­ne­re tan po­qui­to em­pleo: los em­pre­sa­rios pre­fie­ren in­ver­tir en sec­to­res ca­pi­tal-in­ten­si­vos pa­ra elu­dir el dra­ma de los cos­tos de la mano de obra y so­bre to­do los li­ti­gios. En es­te con­tex­to de cam­bios es­truc­tu­ra­les y con un fu­tu­ro ame­na­za­do por la ta­sa de des­truc­ción de em­pleo por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, el sin­di­ca­lis­mo vio aco­ta­da su in­fluen­cia, co­mo que­dó en evi­den­cia en la re­par­ti­ja de car­gos en es­te turno elec­to­ral. Ese es­pa­cio es en­ton­ces lle­na­do por lí­de­res con con­trol te­rri­to­rial y, en me­nor me­di­da, al­gu­nos mo­vi­mien­tos so­cia­les con ca­pa­ci­dad de cap­tu­rar y ma­ne­jar re­cur­sos del Es­ta­do. De es­te mo­do, lue­go de la de­rro­ta del 2015, y ca­ren­te de un li­de­raz­go cla­ro, emer­ge una iné­di­ta pe­lea de fondo en­tre los go­ber­na­do­res y los in­ten­den­tes, ba­ta­lla que si bien que­dó vi­si­ble tras la can­di­da­tu­ra de Cristina, aún per­ma­ne­ce ocul­ta pa­ra bue­na par­te de la ciu­da­da­nía. La his­to­ria re­cien­te in­di­ca que los pre­si­den­tes del PJ fue­ron an­tes go­ber­na­do­res: Me­nem en La Rio­ja, Ro­drí­guez Sáa de San Luis, Duhal­de de Buenos Aires, Nés­tor de San­ta Cruz. La ex­cep­ción a la re­gla se­ría la pro­pia Cristina, que por su con­di­ción de co­mo­dín pa­ra que re­gre­se su ma­ri­do no lle­ga a rom­per del to­do la se­cuen­cia. El des­tino la pu­so lue­go en el epi­cen­tro del po­der con su ex­tra­or­di­na­rio triun­fo del 2011, que ella mis­ma se en­car­gó de di­la­pi­dar en po­co tiem­po.

Hoy Cristina re­apa­re­ce ca­si co­mo una em­plea­da de los in­ten­den­tes bo­nae­ren­ses, con­ver­ti­dos en ac­to­res fun­da­men­ta­les de su can­di­da­tu­ra. Ne­ce­si­tan de su po­pu­la­ri­dad pa­ra ra­ti­fi­car el con­trol en sus res­pec­ti­vas co­mu­nas. Al­gu­nos es­tán iden­ti­fi­ca­dos ge­nui­na­men­te con ella. La ma­yo­ría, por el con­tra­rio, la usan pa­ra ga­ran­ti­zar su su­per­vi­ven­cia. Los in­ten­den­tes no tie­nen, co­mo los go­ber­na­do­res, la chan­ce de emi­tir deu­da en los mer­ca­dos. Por el con­tra­rio, ga­nan más en el víncu­lo con el pre­si­den­te. Es­to ex­pli­ca, al me­nos en par­te, por qué nin­guno de los man­da­ta­rios pro­vin­cia­les pe­ro­nis­tas apo­yó has­ta aho­ra a la can­di­da­ta de Uni­dad Ciu­da­da­na. Al­gu­nos in­clu­so pre­fie­ren, has­ta sue­ñan, con una trans­ver­sa­li­dad li­de­ra­da por Ma­cri: ser los so­cios tar­díos, con po­der real, que con­so­li­den a Cam­bie­mos. Es­to des­ve­la a los sen­si­bles ra­di­ca­les, que sa­ben que an­tes de fin de mes, una de­ce­na de go­ber­na­do­res dis­cu­ti­rán es­te te­ma en Buenos Aires. Pri­vi­le­gia­dos. Los in­ten­den­tes, so­bre to­do los del GBA, han si­do los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­rios del fes­ti­val de sub­si­dios, cré­di­tos ar­ti­fi­cial­men­te ba­ra­tos y pro­tec­cio­nis­mo extremo que im­ple­men­tó Cristina. Jun­to con las re­des de la eco­no­mía in­for­mal (tam­bién “so­cial”, co­mo le gus­ta a los se­gui­do­res del Pa­pa), en esas zo­nas se mul­ti­pli­ca­ron las py­mes vin­cu­la­do al boom del con­su­mo y a las frá­gi­les bo­nan­zas del anabó­li­co in­fla­cio­na­rio. Por eso Cristina se vol­vió la can­di­da­ta de la de­silu­sión mo­ne­ta­ria: la gen­te de car­ne y hue­so que la acom­pa­ñan aho­ra en el es­ce­na­rio pa­ra va­li­dar su dis­cur­so cuen­tan sus his­to­rias ac­tua­les de pri­va­cio­nes y las año­ran­zas de ese pa­sa­do bu­có­li­co don­de la in­clu­sión im­pli­ca­ba con­su­mo El po­der de los in­ten­den­tes fue au­men­tan­do de for­ma gra­dual en los úl­ti­mos años. Las co­rrien­tes mi­gra­to­rias, mu­chas de ellas de paí­ses li­mí­tro­fes, se han des­pla­za­do ma­yor­men­te ha­cia el GBA. Allí, los pun­te­ros se apre­su­ran a fa­ci­li­tar­les la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que pue­dan vo­tar lo más pron­to po­si­ble. Fue pre­ci­sa­men­te el kirchnerismo el que sim­pli­fi­có los trá­mi­tes de re­si­den­cia de ciu­da­da­nos de la “pa­tria gran­de”. Así se ali­men­ta­ron, en si­mul­tá­neo, los ne­go­cios de la po­bre­za y de las tie­rras ile­ga­les, se fo­men­ta­ron la to­ma y los pun­te­ros ex­ten­die­ron su ofer­ta clien­te­lis­ta, fuen­te vi­tal de su po­der te­rri­to­rial y, por ca­rác­ter tran­si­ti­vo, el de los in­ten­den­tes, que les en­tre­gan re­cur­sos y ma­te­ria­les fi­nan­cia­dos con dinero pú­bli­co (en par­te, trans­fe­ri­dos des­de la pre­si­den­cia me­dian­te ATNs y otros me­ca­nis­mos que de­bi­li­tan a los go­ber­na­do­res). An­tes, las provincias del nor­te ac­tua­ban co­mo “amor­ti­gua­dor”, a par­tir de su am­plia de­man­da de fuer­za de tra­ba­jo en sec­to­res co­mo el al­go­dón, el azú­car, la ma­de­ra, el ta­ba­co o la yer­ba ma­te. Las cri­sis de las eco­no­mías re­gio­na­les, más el avan­ce tec­no­ló­gi­co y la au­to­ma­ti­za­ción, re­du­je­ron la can­ti­dad de va­can­tes de ma­ne­ra drás­ti­ca y rom­pie­ron ese di­que ini­cial. En si­mul­tá­neo, la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1994 de­ter­mi­nó que la Ar­gen­ti­na fue­se un dis­tri­to elec­to­ral úni­co y di­sol­vió el Co­le­gio Elec­to­ral, lo que hi­zo que las provincias per­die­ran su pe­so re­la­ti­vo en el jue­go po­lí­ti­co: las elec­cio­nes, a par­tir de en­ton­ces, se ga­nan y se pier­den en los gran­des cen­tros ur­ba­nos. Es­te cre­cien­te po­der de los in­ten­den­tes en­cie­rra otras pa­ra­do­jas. Por ejem­plo, des­de 1999, la pro­vin­cia de Buenos Aires no tu­vo nin­gún go­ber­na­dor con pe­so or­ga­ni­za­cio­nal en ese dis­tri­to. De he­cho, to­dos vi­nie­ron de (y vi­vían en) la Ca­pi­tal Fe­de­ral: Ruc­kauf, So­lá, Scio­li y Vidal. Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de abrió un puer­ta en la que in­clu­so se co­ló, fu­gaz­men­te, Francisco de Nar­váez. Cristina tam­bién cum­ple con ese re­qui­si­to.

DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.