Ca­ce­ría de vo­tos

El Go­bierno agi­ta fan­tas­mas y CFK se sua­vi­za. Son­deos en un pa­drón que ni mi­ra a Tri­bu­na­les.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

La cam­pa­ña elec­to­ral que desem­bo­ca­rá en las Pri­ma­rias Abier­tas, Si­mul­tá­neas, y Obli­ga­to­rias (PASO) ha co­men­za­do. Y en su iniciación, a mo­do de de­no­mi­na­dor co­mún, fue no­ta­ble ob­ser­var có­mo cam­peó un ai­re de in­ne­ga­ble du­ran­bar­bis­mo. Co­men­zan­do por el ac­to des­pro­vis­to de gri­tos y del fol­klo­re y la sim­bo­lo­gía del pe­ro­nis­mo que en­ca­be­zó Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner en Mar del Pla­ta, pa­san­do por el de Ser­gio Mas­sa en Ti­gre ca­mi­nan­do en­tre el pú­bli­co y ter­mi­nan­do con el Flo­ren­cio Ran­daz­zo, en San Car­los de Bo­lí­var, con su es­ce­na­rio en is­la con los asis­ten­tes dis­pues­tos en 360 gra­dos. La ma­dre de to­das las ba­ta­llas -la elec­ción en la pro­vin­cia de Buenos Aires- será muy dispu­tada. To­dos sa­ben que con lo que tie­nen hoy no les al­can­za pa­ra ga­nar, por lo que de­ben sa­lir a bus­car el vo­to de los in­de­ci­sos. A ho­ras de pro­du­ci­do el lan­za­mien­to de las cam­pa­ñas, el panorama elec­to­ral mues­tra que exis­te en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se un por­cen­ta­je no me­nor de ciu­da­da­nos cu­ya in­ten­ción de vo­to aún no es­tá de­fi­ni­da en­tre el ofi­cia­lis­mo y el mas­sis­mo. La ca­rre­ra elec­to­ral re­cién co­mien­za y, más allá de las pri­me­ras me­di­cio­nes, na­die sa­be a cien­cia cier­ta cuál es hoy y có­mo va­ria­rá ese nú­me­ro de in­de­ci­sos. No asus­tar. Cer­ca de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal re­cuer­dan que, de acuer­do a sus me­di­cio­nes, el 70% de los bo­nae­ren­ses aún no de­fi­nió su vo­to. Des­de el Fren­te Re­no­va­dor, ase­gu­ran que el 60% no se re­co­no­ce ni K ni pro go­bierno. En tan­to, en la ve­re­da kirch­ne­ris­ta sos­tie­nen que la po­la­ri­za­ción se da na­tu­ral­men­te por el an­ta­go­nis­mo en­tre dos mo­de­los de país. El con­tras­te con­vie­ne -con al­gu­nos ma­ti­ces- a esa es­tra­te­gia. En ma­te­ria de ima­gen, la pro­pia CFK en su ac­to de lan­za­mien­to si­guió los con­se­jos de su ase­sor es­tre­lla, el ca­ta­lán An­to­nio Gu­tié­rrez Ru­bí. Dis­tin­tos pe­ro no tan­to; las in­ter­mi­na­bles pues­tas en es­ce­na de la li­tur­gia K de­be­rán es­pe­rar el mo­men­to. “No hay que asus­tar a na­die, al me­nos en las for­mas. Des­pués se ve­rá” -ase­gu­ró un co­no­ce­dor de los pa­sos de Uni­dad Ciu­da­da­na-. Pa­ra el kirchnerismo el ac­to fue una de­mos­tra­ción de uni­dad don­de só­lo fal­ta­ron los in­ten­den­tes que op­ta­ron por Ran­daz­zo. “Es­ta­mos to­dos los ne­ce­sa­rios” -di­je­ron con iro­nía-.

En el ofi­cia­lis­mo sa­ben que va­rios de los re­sul­ta­dos de ges­tión no lle­ga­ron a tiem­po, por lo que la op­ción será in­sis­tir en los va­lo­res que ins­pi­ra­ron el cam­bio. Esa será la es­tra­te­gia de cam­pa­ña a re­do­blar. En esa lí­nea, vol­ver al pa­sa­do, im­pli­ca­ría un re­tro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal, eco­nó­mi­co y so­cial, ade­más de sa­cri­fi­car trans­pa­ren­cia y pre­vi­si­bi­li­dad.

Pe­ro ¿es sos­te­ni­ble la po­la­ri­za­ción sin un co­rre­la­to de mejoría en el plano de lo real? Esa pre­gun­ta gra­fi­ca el te­rreno que bus­ca ex­plo­rar Ser­gio Mas­sa des­de el Fren­te Re­no­va­dor. La eco­no­mía y la se­gu­ri­dad se­rán los te­mas pa­ra apun­ta­lar en la co­yun­tu­ra. Des­de el mas­sis­mo ase­gu­ran que el go­bierno no es­tá dis­cu­tien­do pro­pues­tas ni mos­tran­do re­sul­ta­dos por­que la reali­dad no le jue­ga a fa­vor. “La po­la­ri­za­ción va a ter­mi­nar can­san­do, so­bre to­do si la eco­no­mía no arran­ca” -arries­gan des­de el FR- Hay sec­to­res ale­ja­dos de los fa­ná­ti­cos de pa­la­dar ne­gro de uno u otro la­do a los que les pe­sa el día a día. En el mas­sis­mo los de­no­mi­nan “ad­he­ren­tes blan­dos” los hay en el PRO y en par­te del PJ. Allí apun­ta­rá Ser­gio Mas­sa en lo que res­ta de la cam­pa­ña pa­ra con­se­guir nue­vos vo­tan­tes. En ese es­pa­cio, se ilu­sio­nan con su­pe­rar los 25 pun­tos, aun cuan­do re­co­no­cen que a par­tir de los 20 se­ría una bue­na elec­ción. Me­di­cio­nes. Un en­cues­ta­dor que co­no­ce los ve­ri­cue­tos del pe­ro­nis­mo ase­gu­ra que CFK se dis­pa­ró por en­ci­ma del ofi­cia­lis­mo y que la pa­ri­dad es­ta­ría en­tre el Fren­te Re­no­va­dor y Cam­bie­mos -en la lu­cha por el se­gun­do y ter­cer lu­gar-. En el ofi­cia­lis­mo, en cam­bio, re­co­no­cen la pa­ri­dad en el pri­mer puesto en la lu­cha con CFK, ron­dan­do los 28 pun­tos, con un Mas­sa que no su­pe­raría los 24 pun­tos y un Ran­daz­zo en­tre los 5 y los 8 pun­tos. Siem­pre ha­blan­do de pro­vin­cia de Bs As y man­te­nien­do la idea de que una even­tual sor­pre­sa de CFK en las PASO ser­vi­ría pa­ra sos­te­ner el efec­to vo­to útil en oc­tu­bre pa­ra ce­rrar fi­las con el elec­tor que aún no del to­do con­for­me con la ac­tua­li­dad, quie­re evi­tar la vuel­ta al pa­sa­do. Hay al­gu­nas co­sas que son cla­ras: en la ter­ce­ra sec­ción elec­to­ral -bas­tión de la po­bre­za en el que se de­fi­ni­rá la elec­ción- el asun­to prin­ci­pal será la eco­no­mía. Ha­blar allí de las dis­tin­tas cau­sas ju­di­cia­les que com­pli­can a la ex pre­si­den­ta es co­mo ha­blar de la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. ¿Será jus­ti­cia? La se­ma­na es­tu­vo car­ga­da de he­chos de al­to sig­ni­fi­ca­do ju­di­cial. La vi­si­ta a Was­hing­ton de los jue­ces fe­de­ra­les Se­bas­tián Ra­mos, Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi, Da­niel Ra­fe­cas y Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo y de los fiscales Ser­gio Ro­drí­guez y Fran­co Pi­car­di por el ca­so Ode­brecht f ue po­si­ti­va y, por en­de, im­por­tan­te. Ahí, en me­dio de una re­qui­si­to­ria de extremo res­guar­do de la con­fi­den­cia­li­dad, se die­ron nom­bres. En el man­te­ni­mien­to de ese se­cre­to des­can­sa no só­lo la cre­di­bi­li­dad de los fun­cio­na­rios ju­di­cia­le sino tam­bién de la real po­si­bi­li­dad de avan­zar en la in­ves­ti­ga­ción de los ca­sos de co­rrup­ción en los que es­tán en­vuel­tos tan­to la em­pre­sa co­mo los fun­cio­na­rios del an­te­rior go­bierno.

Ha­brá que ver có­mo si­gue la sa­ga de es­ta in­ves­ti­ga­ción que, ha­cien­do ho­nor al di­cho, ha si­do has­ta aquí “mu­cho rui­do y po­cas nue­ces”. No­ta­ble cuan­do se lo com­pa­ra con Bra­sil, no só­lo por la con­de­na del ex pre­si­den­te Luis Ina­cio “Lu­la” Da Sil­va sino tam­bién por el que afec­tó a otros im­por­tan­tes per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca a los que al­gu­nos jue­ces y fiscales con en­jun­dia y de­ci­sión han in­ves­ti­ga­do, juz­ga­do y con­de­na­do en tiem­po y for­ma. La jus­ti­cia len­ta no es jus­ti­cia. Y co­mo bo­tón de mues­tra, tan so­lo bas­ta mi­rar el ca­so del ex pre­si­den­te Car­los Me­nem, con­ver­ti­do hoy en día en un pa­ra­dig­ma de im­pu­ni­dad.

Des­de el Fren­te Re­no­va­dor, di­cen que el 60% no se re­co­no­ce ni K ni pro go­bierno

Pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca: San­tia­go Se­rra.

DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.