Cam­bie­mos Con­sul­to­res

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - JAI­RO STRACCIA

Las gran­des em­pre­sas son muy ce­lo­sas de su ima­gen y de su co­mu­ni­ca­ción. Tie­nen áreas de pren­sa, en­car­ga­dos de asun­tos ins­ti­tu­cio­na­les, ex­per­tos en re­la­cio­nes con la co­mu­ni­dad, ge­ren­tes de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y al­gu­nas has­ta res­pon­sa­bles de la repu­tación cor­po­ra­ti­va, sin con­tar que ade­más con­tra­tan con­sul­to­ras ex­ter­nas, mu­chas ve­ces ex­clu­si­va­men­te pa­ra los mo­men­tos de cri­sis.

Sin em­bar­go, los des­pi­dos, la to­ma y la re­pre­sión pa­ra el des­alo­jo de la fá­bri­ca de Pe­psi­co en la Vi­cen­te Ló­pez de Jor­ge Ma­cri ape­nas mo­ti­va­ron unos es­cue­tos co­mu­ni­ca­dos de la mul­ti­na­cio­nal ali­men­ti­cia, por una ra­zón: sin exa­ge­rar, los vo­ce­ros por la po­si­ción de la com­pa­ñía fue­ron los fun­cio­na­rios del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, in­clu­so di­cien­do en pú­bli­co lo que la em­pre­sa ja­más se ani­ma­ría a trans­mi­tir off the re­cord. La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, no só­lo de­fen­dió el des­alo­jo sino que has­ta ro­zó el es­ti­lo Baby Et­che­co­par: “En ca­da lu­gar don­de vos te­nés es­tas co­mi­sio­nes in­ter­nas que son in­fle­xi­bles, lo úni­co que ha­cen es ce­rrar fuen­tes de tra­ba­jo, es una me­to­do­lo­gía. Si ha­blás con los tra­ba­ja­do­res de Pe­psi­Co te van a de­cir que no se po­día tra­ba­jar con asam­bleas ca­da cin­co mi­nu­tos”. Lue­go, su par de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca, abun­dó en que la fir­ma “cum­plió la ley” con el pa­go de las in­dem­ni­za­cio­nes. Ni Lax­man Na­ra­si­mahn, el CEO de Pe­psi­co pa­ra la re­gión, que con mano de hie­rro en su des­pa­cho de Pur­cha­se, Nue­va York, or­de­nó el cie­rre de la plan­ta, es­pe­ra­ba tan­to.

Un ca­so si­mi­lar ya se ha­bía da­do dos se­ma­nas atrás, lue­go de que Ca­ble­vi­sion y Te­le­com anun­cia­ran a la Bol­sa su pro­ce­so de fu­sión y el na­ci­mien­to de la ma­yor em­pre­sa del país, con más del 50% del merc­da­do de pro­vi­sión de In­ter­net, un ter­cio de la te­le­fo­nía mó­vil, fi­ja y más del 40% de la TV por ca­ble. Más allá de los co­mu­ni­ca­dos ofi­cia­les, tam­po­co hu­bo vo­ce­ros en las em­pre­sas, que si de al­go no ca­re­cen en es­te ca­so es de me­dios pa­ra ex­pre­sar­se. Otra vez es­ta­ba Cam­bie­mos Con­sul­to­res. Ha­bló el aho­ra ex mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­cio­nes, Os­car Aguad: “Es cier­to que le per­mi­ti­rá dar el cuá­dru­ple play y las de­más de­be­rán apu­rar sus in­ver­sio­nes; cree­mos que es­to me­jo­ra­rá el ser­vi­cio, los pre­cios y la conectividad”. Lue­go tam­bién lo ha­ría Her­nán Lom­bar­di, ti­tu­lar de los Me­dios Pú­bli­cos: “Es­toy de acuer­do con que hay que te­ner cui­da­do con la con­cen­tra­ción de los me­dios, pe­ro hoy en el mun­do te­ner ser­vi­cios de In­ter­net se­pa­ra­dos de los de la te­le­fo­nía no tie­ne fu­tu­ro”.

Es pre­vi­si­ble que un go­bierno de CEOs y em­pre­sa­rios de­fien­da las po­si­cio­nes de las com­pa­ñías.

Pe­ro hay al­go más de­trás de ese fe­nó­meno. Lo que Cam­bie­mos Con­sul­to­res co­mu­ni­ca es la idea de fi­jar el nue­vo pa­ra­dig­ma “to­do pa­ra el in­ver­sor”. Con se­ña­les de pre­cios vía suba de ta­ri­fas, con se­ña­les ju­rí­di­cas vía com­ba­te a las su­pues­tas “ma­fias la­bo­ra­les” y con se­ña­les de calle vía fuer­zas de se­gu­ri­dad en pi­que­tes y fá­bri­cas to­ma­das, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri in­ten­ta ar­mar un combo atrac­ti­vo que ha­ga reali­dad un boom de in­ver­sio­nes que ger­mi­ne cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co has­ta el fin de su man­da­to. A cual­quier cos­to. Por aho­ra, hay que de­cir­lo, se tra­ta de una ofer­ta que no lo­gra ni em­pa­tar el atrac­ti­vo de una ta­sa de in­te­rés del or­den del 27% que pa­gan las Le­tras del Ban­co Cen­tral por de­jar la pla­ta quie­ta 35 días.

FOTOS: CEDOC PERFIL

Los mi­nis­tros Jor­ge Tria­ca y Pa­tri­cia Bull­rich ha­bla­ron por Pe­psi­co.

VO­CE­ROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.