“Ma­du­ro quie­re da­ñar la ima­gen de mi mu­jer y re­mo­ver­la de la fis­ca­lía ge­ne­ral”

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - LEAN­DRO DARIO

Ger­mán Fe­rrer fue el úni­co dipu­tado cha­vis­ta sen­ta­do en su ban­ca en la Asam­blea Na­cio­nal el 3 de ju­lio, cuan­do la opo­si­ción apro­bó la de­sig­na­ción del vi­ce­fis­cal ge­ne­ral, Ra­fael Gon­zá­lez Arias. Cuan­do in­gre­só al re­cin­to, los par­la­men­ta­rios de la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) lo re­ci­bie­ron de pie y con un es­truen­do­so aplau­so. Ad­mi­ra­dor del ex pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, cri­ti­ca la “prác­ti­ca dic­ta­to­rial” de Ni­co­lás Ma­du­ro. Fe­rrer, una ra­ra avis en el Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ve­ne­zue­la (PSUV ), es­tá ca­sa­do con la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga Díaz, la cha­vis­ta crí­ti­ca más no­to­ria del país.

—¿Có­mo es ser un cha­vis­ta an­ti­ma­du­ris­ta?

—No­so­tros no so­mos de la MUD, so­mos re­vo­lu­cio­na­rios y de iz­quier­da y lo va­mos a se­guir sien­do. El ma­du­ri­mo ha des­vir­tua­do al cha­vis­mo. Es­te go­bierno se man­tie­ne por la fuer­za. Es­ca­la­ron en la re­pre­sión y en la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos. Hay ca­si un cen­te­nar de muer­tos. En al­gún mo­men­to al­guien ten­drá que ser responsable. Ape­lan­do al ar­ti­fi­cio de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, sus­pen­die­ron las elec­cio­nes a go­ber­na­do­res y se quie­ren per­pe­tuar en el po­der. No so­me­te­rán la re­for­ma a con­sul­ta po­pu­lar, la de­ci­di­rá la cú­pu­la.

—¿Por qué quie­ren so­me­ter a su mu­jer, la fis­cal ge­ne­ral, al po­lí­gra­fo?

—Es ob­vio que for­ma par­te del ataque del go­bierno con­tra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la Cons­ti­tu­ción. No ha­lla­ron nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad en la fis­cal ge­ne­ral y es­tán ape­lan­do a cual­quier ele­men­to, en­tre ellos al po­lí­gra­fo, pa­ra da­ñar su ima­gen, que tie­ne en Ve­ne­zue­la mu­chí­si­mo pres­ti­gio. Bus­can in­ha­bi­li­tar­la y re­mo­ver­la. Ella no acep­ta que sea es­te Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) ile­gi­ti­mo e ile­gal quien la so­me­ta al de­tec­tor de men­ti­ras. De­be­rían so­me­ter­se ellos.

—¿Qué pa­sa si ma­ña­na no va a la se­de de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca? ¿Pue­den bus­car­la con la fuer­za pú­bli­ca?

—Sí, pue­den ha­cer­lo, son capaces de to­do. El po­lí­gra­fo es una me­di­da de­ni­gran­te, des­ca­li­fi­ca­do­ra, lo uti­li­zan las dic­ta­du­ras del mun­do. La per­so­na que se so­me­te que­da en des­ven­ta­ja an­te la ley. Son ras­gos fas­cis­tas de un mo­de­lo que se in­ten­ta im­po­ner en Ve­ne­zue­la. Aquí no de­jan sa­lir del país a fun­cio­na­rios de la fis­ca­lía. Hay un co­rra­li­to hu­mano, no uno fi­nan­cie­ro co­mo el que tu­vie­ron en Ar­gen­ti­na.

En Ve­ne­zue­la no nos de­jan sa­lir del país. Hay un co­rra­li­to hu­mano.

—¿En qué con­sis­tie­ron las ame­na­zas que de­nun­ció Or­te­ga Díaz?

—Fa­mi­lia­res han si­do lla­ma­dos por te­lé­fono y ame­na­za­dos de muerte. Tam­bién fue­ron se­gui­dos por vehículos. Es un aco­so per­ma­nen­te. En es­te mo­men­to, es­ta con­ver­sa­ción es­tá sien­do gra­ba­da por los cuer­pos de se­gu­ri­dad ve­ne­zo­la­nos. En cual­quier mo­men­to nos pue­den apre­sar, só­lo por cum­plir lo que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción.

—¿Su mu­jer an­sía un rol po­lí­ti­co en el fu­tu­ro?

—Su rol es es­tric­ta­men­te ins­ti­tu­cio­nal. Es­pe­re­mos cuá­les son los acon­te­ci­mien­tos que ocu­rren en el país.

—¿Cuál es su po­si­ción so­bre la Cons­ti­tu­yen­te?

—La re­cha­za­mos por­que fue con­vo­ca­da por el pre­si­den­te de ma­ne­ra ile­gal.

CEDOC PERFIL

CRITICO. En­fren­ta al go­bierno jun­to a la fis­cal Or­te­ga Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.