Er­do­gan ame­na­za ‘cor­tar la ca­be­za a los trai­do­res’

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AGEN­CIAS

En el pri­mer aniver­sa­rio del fallido gol­pe de Es­ta­do con­tra su go­bierno, so­bre el que aún hay mu­chas du­das, el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay yip Er­do­gan, ame­na­zó ayer con “cor­tar la ca­be­za” de los res­pon­sa­bles de la in­ten­to­na.

“An­tes que na­da, le cor­ta­re­mos la ca­be­za a esos trai­do­res”, de­cla­ró en una ce­re­mo­nia que re­cor­da­ba la aso­na­da del 15 de ju­lio de 2016, an­te una mul­ti­tud reuni­da en Estambul.

El pre­si­den­te tur­co reite­ró que apro­ba­rá la res­tau­ra­ción de la pe­na de muerte en Tur­quía si el Par­la­men­to así lo vo­ta­ba. “Es­ta­mos en un Es­ta­do de de­re­cho. Si se me pre­sen­ta­ra eso des­pués de ha­ber pa­sa­do por el Par­la­men­to, lo apro­ba­ría”, afir­mó.

Ade­más, de­cla­ró que los pre­sun­tos gol­pis­tas que es­tán sien­do pro­ce­sa­dos de­be­rían lle­var un uni­for­me, “co­mo en Guan­tá­na­mo”, una pri­sión mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se si­tua­da en Cuba, en la que los de­te­ni­dos lle­van un mono na­ran­ja.

“A par­tir de aho­ra, ha­ga­mos que se pre­sen­ten an­te el tri­bu­nal con un atuen­do úni­co, co­mo en Guan­tá­na­mo. Un uni­for­me úni­co”, pro­pu­so Er­do­gan.

La de­cla­ra­ción se pro­du­jo tras la po­lé­mi­ca que es­ta­lló es­ta se­ma­na, des­pués de un pre­sun­to gol­pis­ta se pre­sen­ta­ra a su jui­cio con una ca­mi­se­ta que lle­va­ba es­tam­pa­da la inscripción “hé­roe” en in­glés.

El pre­si­den­te tur­co inau­gu­ró por la no­che un mo­nu­men­to en ho­me­na­je a las 249 per­so- nas que mu­rie­ron du­ran­te la in­ten­to­na gol­pis­ta, cu­yo epi­so­dio más san­grien­to tu­vo lu­gar en uno de los puen­tes so­bre el Bós­fo­ro, que aho­ra ha si­do de­no­mi­na­do “puen­te de los Már­ti­res del 15 de ju­lio”. Ven­gan­za. Por la no­che, Er­do­gan lle­gó al extremo asiá­ti­co del puen­te so­bre el Bós­fo­ro, acom­pa­ña­do de fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. In­vo­can­do a los caí­dos, pro­me­tió ven­gan­za y ame­na­zó con “cor­tar la ca­be­za de los trai­do­res”. “Nin­gún trai­dor en es­te país que­da­rá sin ren­dir cuen­tas”, desafió, en­tre los gri­tos de los mi­les de asis­ten­tes a la ce­re­mo­nia.

La no­che del gol­pe, “co­mo hoy, el pue­blo só­lo te­nía ban­de­ras en sus ma­nos. Pe­ro te­nían un ar­ma to­da­vía más fuer­te. Te­nían su fe”, sub­ra­yó, y acu­só a los gol­pis­tas de “in­fie­les”. Pre­gun­tas. Pa­ra Er­do­gan es­tá cla­ro quién fue el responsable del in­ten­to de gol­pe: el clé­ri­go exi­lia­do en Es­ta­dos Uni­dos Fet­hu­llah Gü­len, una figura cer­ca­na al pre­si­den­te has­ta 2013. El pre­si­den­te le pi­dió su ex­tra­di­ción a su par Do­nald Trump, quien aún no res­pon­dió. Gü­len nie­ga las acu­sa­cio­nes y en Oc­ci­den­te hay du­das so­bre su res­pon­sa­bi­li­dad.

Es que hay mu­chas pre­gun­tas que to­da­vía siguen sin res­pues­ta. Por ejem­plo, en qué mo­men­to las au­to­ri­da­des tur­cas su­pie­ron que se es­ta­ba pla­nean­do un gol­pe de Es­ta­do. La opo­si­ción cree que se tra­tó de una es­pe­cie de “gol­pe con­tro­la­do”, es de­cir, que el Go­bierno de­jó que avan­za­ra pa­ra sa­car pro­ve­cho de la si­tua­ción.

Du­ran­te es­te año, Er­do­gan apli­có una “pur­ga” de su­pues­tos se­gui­do­res de Gü­len que al­can­zó a por lo me­nos 100 mil fun­cio­na­rios pú­bli­cos, en­tre do­cen­tes, jue­ces, mi­li­ta­res y po­li­cías, al tiem­po que ce­rró de­ce­nas de me­dios y en­car­ce­ló a cien­tos de pe­rio­dis­tas.

AP

PUEN­TE. Mi­les de se­gui­do­res vi­va­ron al pre­si­den­te don­de se li­bra­ron ba­ta­llas du­ran­te la in­ten­to­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.