Es­ta­do Is­lá­mi­co des­pués de Mo­sul

Es pre­ci­so en­fren­tar de­ci­di­da­men­te la ideo­lo­gía de odio y vio­len­cia que im­pul­sa a es­tos gru­pos, sin im­por­tar a quién ofen­da, cor­tán­do­les de raíz el su­mi­nis­tro de fon­dos.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - DAOUD KUTTAB*

La se­ma­na pa­sa­da, el pri­mer mi­nis­tro ira­quí Hai­der al-Aba­di de­cla­ró la ex­pul­sión de Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) de Mo­sul, la ciu­dad don­de ha­ce tres años la ban­da anun­ció su au­to­pro­cla­ma­do ca­li­fa­to. Se pre­vé que en bre­ve tam­bién per­de­rá Raq­qa, su úl­ti­mo bas­tión, que ya co­mien­za a es­ca­pár­se­le de las ma­nos. Pe­ro se­ría un error su­po­ner que es­tas de­rro­tas equi­va­len a la des­apa­ri­ción de EI o de ban­das ex­tre­mis­tas vio­len­tas si­mi­la­res.

Es­tos gru­pos de­pen­den de su ca­pa­ci­dad de atraer a sus fi­las a per­so­nas jó­ve­nes, dan­do a in­di­vi­duos frus­tra­dos un sen­ti­do de mi­sión con una pro­fun­da car­ga ideo­ló­gi­ca. Al­go en lo que EI se mos­tró muy ca­paz, al con­vo­car com­ba­tien­tes ve­ni­dos de to­do el mun­do dis­pues­tos a mo­rir por su cau­sa (la crea­ción de un ca­li­fa­to con am­bi­cio­nes de ex­pan­sión) e ins­pi­rar a mu­chos más a la rea­li­za­ción de aten­ta­dos en sus paí­ses de ori­gen.

Re­cap­tu­rar te­rri­to­rios do­mi­na­dos por EI (en par­ti­cu­lar las “ca­pi­ta­les” del au­to­pro­cla­ma­do ca­li­fa­to) con­tri­bu­ye en gran me­di­da a de­bi­li­tar­lo, a l en­viar el men­sa­je de que en los he­chos, la ban­da no pue­de con­ver­tir su ideo­lo­gía re­li­gio­sa en una fuer­za geo­po­lí­ti­ca real. Se­gún cálcu­los de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se, el pa­sa­do sep­tiem­bre el flu­jo de re­clu­tas ex­tran­je­ros que cru­za­ron de Tur­quía a Si­ria pa­ra unir­se a EI y otros gru­pos se re­du­jo de un pi­co de 2000 men­sua­les a tan só­lo 50.

Pe­ro la ex­per ien­cia ob­te­ni­da de otras ban­das te­rro­ris­tas (so­bre to­do Al Qae­da) mues­tra que las ideo­lo­gías ra­di­ca­les pue­den so­bre­vi­vir in­clu­so sin con­tar con na­da pa­re­ci­do a un es­ta­do. Sus pro­mo­to­res cam­bia­rán de tác­ti­cas, re­clu­ta­rán y tra­ma­rán ata­ques en la clan­des­ti­ni­dad, pe­ro aún así po­drán ge­ne­rar caos, des­es­ta­bi­li­zar paí­ses y eje­cu­tar ata­ques mor­ta­les con­tra ci­vi­les en cual­quier lu­gar.

Ade­más, en las mis­mas áreas ope­ran mu­chos otros gru­pos yiha­dis­tas de orien­ta­ción si­mi­lar. Pién­se­se en el Fren­te Al Nus­ra, rama es­cin­di­da de Al Qae­da que se con­vir­tió en uno de los gru­pos yiha­dis­tas más po­de­ro­sos de Si­ria. Co­mo EI, Al Nus­ra abri­ga as­pi- ra­cio­nes de crear un es­ta­do, in­ten­to en el que lo apo­yan por el la­do re­li­gio­so lí­de­res ára­bes que en su ma­yo­ría no son si­rios (por ejem­plo, el sau­di­ta Ab­du­llah al-Muhay­si­ni), cu­yos edic­tos son acep­ta­dos sin cues­tio­na­mien­tos por los com­ba­tien­tes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te si­rios.

Al Nus­ra tam­bién tie­ne vínculos con otras mi­li­cias que com­par­ten el ob­je­ti­vo de eli­mi­nar el ré­gi­men del pre­si­den­te Bas­har al-As­sad en Si­ria. En la ac­tua­li­dad do­mi­na una coa­li­ción lla­ma­da Hay’at Tah­rir al-Sham (HTS), for­ma­da por 64 fac­cio­nes, al­gu­nas más mo­de­ra­das que otras. En es­te con­tex­to, la idea de que re­cu­pe­rar te­rri­to­rio con­tro­la­do por EI equi­va­le a li­be­rar la re­gión de ban­das ex­tre­mis­tas es cla­ra­men­te in­ge­nua.

Pa­ra evi­tar que esos gru­pos al­can­cen el po­der que bus­can no bas­tan de­rro­tas mi­li­ta­res, sino que se ne­ce­si­ta tam­bién un es­fuer­zo concertado pa­ra or­de­nar la si­tua­ción po­lí­ti­ca, for­ta­le­cer el Es­ta­do de de­re­cho y ga­ran­ti­zar una re­pre­sen­ta­ción am­plia. En Si­ria y en Irak es­to tal vez de­man­de pres­tar más aten­ción a la Her­man­dad Mu­sul­ma­na, un mo­vi­mien- to po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal que en opi­nión de mu­chos ha in­fil­tra­do va­rios gru­pos ra­di­ca­les su­ni­tas, pe­se a que en pú­bli­co in­sis­te en su na­tu­ra­le­za no vio­len­ta.

En el ca­so de Irak es fun­da­men­tal que el go­bierno cen­tral en Bag­dad di­ri­gi­do por Aba­di su­pere el sec­ta­ris­mo que ha­ce dé­ca­das di­vi­de al país y que re­cru­de­ció des­pués de la in­va­sión li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos pa­ra de­rro­car a Sad­dam Hus­sein. De he­cho, en Irak el sec­ta­ris­mo es un pro­ble­ma más se­rio que en Si­ria, un país de ma­yo­ría su­ni­ta cu­ya fa­mi­lia go­ber­nan­te, los As­sad, per­te­ne­ce a la sec­ta mi­no­ri­ta­ria alahui­ta del Is­lam chii­ta.

Pa­ra erra­di­car el ex­tre­mis­mo de Irak y Si­ria tam­bién hay que re­con­si­de­rar el pa­pel de las po­ten­cias ex­ter­nas, en par­ti­cu­lar los es­ta­dos del Gol­fo. Es fá­cil caer en el error de creer que la re­cien­te dispu­ta por el apo­yo de Qa­tar a gru­pos yiha­dis­tas que en­fren­tó a es­te país, por un la­do, con Ara­bia Sau­di­ta, Bah­réin, Egip­to y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, por el otro, ex­pre­sa di­fe­ren­cias de leal­ta­des en­tre am­bos gru­pos.

Lo cier­to es que en Irak, tan­to Qa­tar cuan­to Ara­bia Sau­di­ta se opu­sie­ron al ré­gi­men de Sad­dam y apo­yan pú­bli­ca­men­te al go­bierno de Aba­di. Al mis­mo tiem­po, go­bier­nos y ciu­da­da­nos par­ti­cu­la­res de va­rios paí­ses del Gol­fo (en­tre ellos Ara­bia Sau­di­ta, EAU, Ku­wait y Qa­tar) tie­nen es­tre­chos vínculos con Al Nus­ra. El mi­nis­tro de asun­tos ex­te­rio­res de Qa­tar, Moham­med bin Ab­dul­rah­man Al-Tha­ni, ne­gó que su país fi­nan­cie al gr upo, pe­ro tam­bién lla­mó pú­bli­ca­men­te a sus lí­de­res a dis­tan­ciar­se de Al Qae­da, lo que re­fuer­za la idea de que Qa­tar con­ser­va in­fluen­cia so­bre aquel.

Por más que la si­tua­ción es com­ple­ja y cam­bian­te, es po­si­ble que la clave pa­ra su so­lu­ción sea bas­tan­te sen­ci­lla. En pri­mer lu­gar, los go­bier­nos na­cio­na­les y re­gio­na­les, y los ac­to­res no gu­ber­na­men­ta­les, de­ben ha­llar el mo­do de cor­tar el su­mi­nis­tro de fon­dos a los gru­pos yiha­dis­tas. En se­gun­do lu­gar, es pre­ci­so en­fren­tar de­ci­di­da­men­te la ideo­lo­gía de odio y vio­len­cia que im­pul­sa a es­tos gru­pos, sin im­por­tar a quién ofen­da.

Aho­ra que los sue­ños de ca­li­fa­to de EI se des­va­ne­cen, es po­si­ble que su do­mi­nio so­bre los co­ra­zo­nes y las men­tes de jó­ve­nes frus­tra­dos con­ver­ti­bles en com­ba­tien­tes se es­té de­bi­li­tan­do. Pe­ro só­lo un es­fuer­zo concertado e in­te­gral pa­ra des­acre­di­tar a los yiha­dis­tas y for­ta­le­cer los sis­te­mas po­lí­ti­cos pue­de cor­tar el ci­clo de vio­len­cia en Irak, Si­ria y otras par­tes de Me­dio Orien­te.

Es clave for­ta­le­cer los sis­te­mas po­lí­ti­cos en Irak, Si­ria y otras par­tes de Me­dio Orien­te

*Fun­da­dor del Ins­ti­tu­to de Me­dios Mo­der­nos de la Uni­ver­si­dad Al Quds de Ra­ma­llah. Copy­right Pro­ject-Syn­di­ca­te.

AFP

DESCANSO. Sol­da­do ira­quí des­pués de la caí­da de la “ca­pi­tal” de EI en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.