Fic­cio­nes que no su­pi­mos con­se­guir

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SER­GIO SI­NAY*

El se­gun­do sá­ba­do de ju­nio de ca­da año se efec­túa al­re­de­dor del pa­la­cio de Buc­king­ham, en Londres, el Troo­ping the Co­lour, des­fi­le en ce­le­bra­ción del cum­plea­ños de Isa­bel II (que, en los he­chos na­ció un 21 de abril, ha­ce 91 años). La Rei­na y el prín­ci­pe Fe­li­pe lo en­ca­be­zan en ca­rrua­je, se­gui­dos por la fa­mi­lia real en otros co­ches a caballo. Tras el ro­deo del Pa­la­cio, 1400 ofi­cia­les re­ci­ben y sa­lu­dan a Isa­bel y, des­pués de en­trar nue­va­men­te al edi­fi­cio, to­da la reale­za se aso­ma a los bal­co­nes a sa­lu­dar a los pre­sen­tes. Allí la Rei­na da un bre­ve dis­cur­so. El de es­te año, con to­nos tris­tes, re­cor­dó a los ase­si­na­dos en los aten­ta­dos re­cien­tes y a los muer­tos en el in­cen­dio de la torre Gren­fel.

El ri­tual se cum­ple des­de 1748, en ho­me­na­je al mo­nar­ca rei­nan­te, y es uno de los even­tos más es­pe­ra­dos y fes­te­ja­dos en el país. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar allí el úl­ti­mo 17 de ju­nio. Las cam­pa­nas re­pi­ca­ban ale­gre­men­te en to­da la ciu­dad y ha­bía en los lon­di­nen­ses una ale­gría per­cep­ti­ble, co­mu­ni­ta­ria, al­go que los unía vi­bra­ba en el ai­re, se res­pi­ra­ba. Con dis­cre­pan­cias al­re­de­dor del Bre­xit y de otras cues­tio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les, se no­ta­ba que aquel día y en aquel mo­men­to los unía al­go. Un sím­bo­lo. Hoy la rei­na es eso. Co­mo lo es la Mar­se­lle­sa en Fran­cia o la Puer­ta de Bran­den­bur­go en Berlín. No se tra­ta de atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas o da­tos fol­kló­ri­cos. En las so­cie­da­des con his­to­rias lar­gas y en­rai­za­das, con iden­ti­da­des con­so­li­da­das y asu­mi­das, con vi­sio­nes de su lu­gar en el mun­do y en el de­ve­nir de la es­pe­cie y con pers­pec­ti­vas que va­lo­ri­zan su pa­sa­do y lo trans­mu­tan en pro­pues­tas de fu­tu­ro, los sím­bo­los son sín­te­sis po­de­ro­sas y con­vo­can­tes. Tras­cien­den los mo­men­tos más os­cu­ros vi­vi­dos por esas so­cie­da­des y les otor­gan re­si­lien­cia y vo­lun­tad de sen­ti­do.

En La in­ven­ción del pue­blo (Editorial Si­glo XXI), el re­co­no­ci­do his­to­ria­dor es­ta­dou­ni­den­se Ed­mund S. Mor­gan (1916-2013) ha­bla de fic­cio­nes que son ne­ce­sa­rias pa­ra go­ber­nar y que man­tie­nen in­te­gra­da a una so­cie­dad. Ni­cho­las Shum­way, otro his­to­ria­dor de ese ori­gen y aca­so uno de los que me­jor co­no­ce e in­ter­pre­ta la his­to­ria ar­gen­ti­na, re­to­ma ese con­cep­to y crea el de fic­cio­nes orien­ta­do­ras (en La in­ven­ción de la Ar­gen­ti­na, Editorial Eme­cé). Una fic­ción orien­ta­do­ra bien re­co­gi­da y ges­tio­na­da por un go­bierno ge­ne­ra en la so­cie­dad la idea de que es­te la re­pre­sen­ta y en­car­na to­da su his­to­ria y su iden­ti­dad. Una fic­ción de ese ti­po dis­ta del re­la­to fac­cio­so, cor­po­ra­ti­vo y ma­ni­pu­la­dor. Aca­so no se cum­ple al pie de la le­tra, por eso es una fic­ción, pe­ro se ali­men­ta de los sím­bo­los y de su ri­que­za, los re­ali­men­ta, con­vo­ca al es­fuer­zo per­ma­nen­te y co­mu­ni­ta­rio pa­ra que ha­ya la ma­yor con­cor­dan­cia po­si­ble en­tre ella y la reali­dad.

A una fic­ción orien­ta­do­ra (su nom­bre di­ce to­do) no la crea un equi­po de mar­ke­ting ni un ase­sor que se cree ilu­mi­na­do, no na­ce en las re­des so­cia­les. Se for­ja a lo lar­go de la his­to­ria y los he­chos y se he­re­da de go­bierno en go­bierno y de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. La rei­na en In­gla­te­rra co­mo tes­ti­mo­nio del ma­jes­tuo­so pa­sa­do y la cer­te­za del fu­tu­ro, la creen­cia de los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses en su pro­pio po­der y en el de su cons­ti­tu­ción, la con­sig­na Li­ber­té, Ega­li­té, Fra­ter­ni­té que les ha­ce a los fran­ce­ses sen­tir­se pa­dres y al­ba­ceas de la idea de Re­pú­bli­ca. Y así.

Pue­de ocu­rrir, y ocu­rre, que los he­chos pon­gan en du­da a las fic­cio­nes orien­ta­do­ras, pe­ro con­ti­núan allí, pro­vo­can­do, co­mo di­ce Shum­way, un sen­ti­mien­to y una guía. No se men­cio­nan en los do­cu­men­tos ofi­cia­les pe­ro ali­men­tan y sos­tie­nen “un sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo de iden­ti­dad, ob­je­ti­vos y co­mu­ni­dad”. En su libro Shum­way na­rra en­cuen­tros con dis­tin­tos gru­pos en la Ar­gen­ti­na. Na­cio­na­lis­tas, li­be­ra­les, et­cé­te­ra. “Ha­bla­ban len­guas dis­tin­tas y se re­fe­rían a fic­cio­nes orien­ta­do­ras to­tal­men­te di­fe­ren­tes. El con­sen­so o si­quie­ra la apre­cia­ción de un punto de vis­ta di­fe­ren­te era im­po­si­ble”. Sos­pe­chas, ri­va­li­da­des y odios, di­ce, ter­mi­nan en ver­sio­nes di­fe­ren­tes de la his­to­ria, la iden­ti­dad y el des­tino, o en ba­ños de san­gre. Nun­ca las cam­pa­nas sue­nan por y pa­ra to­dos (in­clu­yen­do di­fe­ren­cias) y mien­tras se su­ce­den re­la­tos ca­da vez más pa­té­ti­cos, cual­quier fic­ción orien­ta­do­ra se pier­de en una grie­ta. En una de tan­tas. *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.