No hay in­de­ci­sos

Perfil (Domingo) - - IDEAS - JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

En al­gu­nos es­tu­dios que se pu­bli­can en es­tos días, se di­ce que en la pro­vin­cia Buenos Aires hay dos can­di­da­tos que acu­mu­lan 60% de la in­ten­ción del vo­to, que otros su­man al­re­de­dor de 20% y que el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de­pen­de de lo que ha­ga el res­tan­te 20% que no ha de­ci­di­do to­da­vía có­mo vo­ta­rá.

Ese aná­li­sis tie­ne una de­bi­li­dad: ni es cier­to que el 80% de­ci­dió lo que ha­rá en las urnas, ni lo es que los otros no tie­nen nin­gu­na pre­fe­ren­cia po­lí­ti­ca. El “in­de­ci­so” es una ca­te­go­ría equí­vo­ca. Es fal­so que a es­ta al­tu­ra del pro­ce­so elec­to­ral exis­tan mu­chos ciu­da­da­nos neu­tra­les que esperan es­tu­diar las pro­pues­tas de los can­di­da­tos pa­ra de­ci­dir có­mo vo­ta­rán. En reali­dad no exis­ten los in­de­ci­sos.

To­dos los vo­tan­tes tie­nen ac­ti­tu­des más complejas que las que se pue­den de­tec­tar con pre­gun­tas sen­ci­llas, ti­po “por quién vo­ta­rá” de una lis­ta de can­di­da­tos. Tam­bién dé­bil es el da­to que ob­te­ne­mos cuan­do pre­gun­ta­mos si al­guien ha de­ci­di­do có­mo vo­tar o si to­da­vía no sa­be lo que ha­rá el día de las elec­cio­nes. Las pre­gun­tas de una en­cues­ta pro­por­cio­nan una in­for­ma­ción par­cial que, to­ma­da ais­la­da­men­te, lle­va a con­fu­sio­nes.

Hay po­cos elec­to­res dis­pues­tos a ana­li­zar neu­tral­men­te las pro­pues­tas de los can­di­da­tos, pa­ra en­con­trar cuá­les son las me­jo­res y de­ci­dir su vo­to. Ca­si na­die ana­li­za pro­pues­tas ni lee pro­gra­mas, y los po­cos que lo ha­cen son apa­sio­na­dos por la po­lí­ti­ca que de­ci­die­ron por quién vo­tar, y so­bre to­do por quién no vo­tar, an­tes de leer nin­gún do­cu­men­to. To­dos te­ne­mos ac­ti­tu­des po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas fren­te a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, los te­mas con los que les aso­cia­mos y las ideas que su­po­ne­mos que de­fien­den. Es­te es el mun­do en el que vi­vo, no el mun­do en que qui­sie­ra vi­vir.

No fal­ta­rá el co­men­ta­ris­ta su­per­fi­cial que use es­te ar­tícu­lo pa­ra de­cir que afir­mo que no hay que leer na­da, pe­ro eso es un dis­pa­ra­te. Des­cri­bo có­mo nos com­por­ta­mos los se­res hu­ma­nos fren­te a la po­lí­ti­ca y a los te­mas más im­por­tan­tes de la vi­da. Nun­ca co­no­cí a al­guien que ha­ya leí­do me­ticu­losa­men­te la Bi­blia, el Nue­vo Tes­ta­men­to, el Co­rán, los li­bros de Con­fu­cio o el Tao Te Kin, pa­ra des­cu­brir cuál es la religión ver­da­de­ra. Co­noz­co a mi­les de ca­tó­li­cos que nun­ca le­ye­ron las Es­cri­tu­ras, y des­co­no­cen los dog­mas de la Igle­sia. Pri­me­ro adop­ta­ron una religión y des­pués se in­for­man acer­ca de lo que de­ben creer. Pa­sa lo mis­mo con la po­lí­ti­ca. To­dos los vo­tan­tes ex­pe­ri­men­tan sen­ti­mien­tos más o me­nos in­ten­sos ha­cia to­dos los can­di­da­tos, ha­cia mu­chos te­mas de la vi­da, in­ter­ac­túan per­ma­nen­te­men­te con su en­torno y a par­tir de esa ex­pe­rien­cia tie­nen una pre­fe­ren­cia que a ve­ces cam­bia a lo lar­go de la cam­pa­ña.

Esas ac­ti­tu­des no tie­nen que ver con dis­cur­sos sino con la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en­ten­di­da co­mo al­go más com­ple­jo e in­te­gral.

Es inocen­te afir­mar que si Mau­ri­cio Ma­cri, den­tro de las pri­me­ras se­ma­nas de go­bierno, pro­nun­cia­ba un dis­cur­so des­cri­bien­do los pro­ble­mas que he­re­dó de la ges­tión Cristina Fer­nán­dez, ha­bría lo­gra­do aca­bar con el li­de­raz­go de la ex pre­si­den­te.

Es po­co pro­ba­ble que an­te ese dis­cur­so se hu­bie­se desata­do una ola éti­ca en to­do el país, en la que los vo­tan­tes de La Ma­tan­za to­ma­ran las calles pi­dien­do un ajus­te eco­nó­mi­co, el mi­llón de per­so­nas vin­cu­la­das al nar­co­me­nu­deo en Ca­pi­tal y el Gran Buenos Aires en­tre­ga­ran las dro­gas a la po­li­cía, los de­lin­cuen­tes des­tru­ye­ran sus ar­mas o que La Sa­la­di­ta se trans­for­ma­ra en un su­per­mer­ca­do ge­ren­cia­do por la AFIP y la ofi­ci­na que pro­te­ge la pro­pie­dad in­te­lec­tual de las mar­cas más fa­mo­sas del mun­do.

Mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven al bor­de de la ley en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Nues­tras so­cie­da­des son anómi­cas y por eso tie­nen di­ri­gen­tes po­pu­lis­tas y al­tos gra­dos de co­rrup­ción. Na­da de eso se bo­rra con un dis­cur­so con da­tos que to­dos co­no­cen.

Pa­ra en­ten­der la ló­gi­ca de los elec­to­res ana­li­za­mos los da­tos de la en­cues­tas con mo­de­los va­ria­dos, que per­mi­ten seg­men­tar a los elec­to­res se­gún son sus ac­ti­tu­des ha­cia ca­da uno de los can­di­da­tos y tam­bién ha­cia otras va­ria­bles que tie­nen que ver con su vi­da co­ti­dia­na. Usa­re­mos esos mo­de­los en el pró­xi­mo ar­tícu­lo pa­ra com­pren­der lo que es­tá pa­san­do en la Pro­vin­cia de Buenos Aires. *Pro­fe­sor de la GWU. Miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

AP

URNAS. Los elec­to­res que son neu­tra­les fren­te a las pro­pues­tas no exis­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.