Europa soy yo

Perfil (Domingo) - - IDEAS - MI­GUEL ROIG*

En el libro El al­ba la tar­de la no­che, la dra­ma­tur­ga Yas­mi­na Re­za si­guió los pa­sos de la cam­pa­ña de Nicolas Sar­kozy que le lle­vó al Pa­la­cio del Elí­seo. Allí se per­fi­ló la figura de un pre­si­den­te que era al­go más que la ima­gen fa­tua e in­clu­so frí­vo­la que tras­lu­cían los me­dios y, cla­ro es­tá, sus pro­pios ges­tos ba­na­les.

Si Re­za ofre­ció en su tex­to un perfil revelador de Sar­kozy, se echa en fal­ta su mi­ra­da so­bre Em­ma­nuel Ma­cron, cu­ya figura de­no­ta un fuer­te con­te­ni­do in­te­lec­tual y una his­to­ria sentimental ri­ca en ma­ti­ces.

La co­rrec­ción po­lí­ti­ca de Ma­cron fren­te a sus an­te­ce­so­res, el pro­pio Sar­kozy y Fra­nçois Ho­llan­de –quien tam­po­co se pri­vó de ex­plo­tar un re­la­to ín­ti­mo des­de el Elí­seo–, ro­za lo ex­qui­si­to y los spin doc­tors a su ser­vi­cio no han de­ja­do de ex­plo­tar el ran­cio y cre­pus­cu­lar guión de nor­mas con­ser­va­do­ras. Su re­la­ción con Bri­git­te Trog­neux, una pro­fe­so­ra de li­te­ra­tu­ra mu­cho ma­yor que él, tan­to que Ma­cron la co­no­ció sien­do su alumno, ha si­do ca­ta­lo­ga­da co­mo “ge­ron­to­fi­lia”: “un pre­si­den­te de 39 años ca­sa­do con una se­xa­ge­na­ria”. Se ha lle­ga­do a re­cu­rrir a tó­pi­cos po­pu­la­res del psi­coa­ná­li­sis pa­ra di­bu­jar a un per­so­na­je dé­bil, que vi­ve ba­jo el in­flu­jo de una “ma­dre”. En el col­mo ya del dis­pa­ra­te se ha­bló du­ran­te la cam­pa­ña de “ho­mo­se­xua­li­dad” pa­ra cues­tio­nar su elec­ción sentimental.

To­das es­tas cues­tio­nes qui­ta­ron hie­rro a los pro­gre­sis­tas a la ho­ra de evi­tar con su vo­to el as­cen­so de Ma­ri­ne Le Pen. Pe­ro de to­dos mo­dos, el ver­da­de­ro ras­go di­fe­ren­cial de Ma­cron lo ha des­cri­to con bas­tan­te claridad Jür­gen Ha­ber­mas: el pre­si­den­te fran­cés ha si­do el pri­me­ro en cru­zar la lí­nea tra­za­da en 1789, “ha ro­to la con­so­li­da­da con­fi­gu­ra­ción de los dos cam­pos po­lí­ti­cos de la iz­quier­da y la de­re­cha”.

¿Es Ma­cron la más re­fi­na­da ex­pre­sión del neo­li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta? La se­ma­na pa­sa­da, en el pa­la­cio de Ver­sa­lles, du­ran­te una ho­ra y me­dia, le ex­pli­có a Fran­cia su ho­ja de ru­ta. Se tra­ta de re­for­mar el Es­ta­do en un mo­men­to crí­ti­co del país, “un es­ta­do de emer­gen­cia que es tan­to eco­nó­mi­co y so­cial co­mo de se­gu­ri­dad”. Días an­tes, en una entrevista a va­rios pe­rió­di­cos eu­ro­peos, pu­so por de­lan­te la se­gu­ri­dad y la defensa de Europa an­tes que cual­quier otra cues­tión y su visión de los re­fu­gia­dos, por ejem­plo, se li­mi­ta al con­trol de las fron­te­ras que, una vez qui­ta­dos los eu­fe­mis­mos de su re­la­to, se di­ría me­nos com­pa­si­vo que el de An­ge­la Mer­kel. En su am­bi­ción –y con la ca­pa­ci­dad que le da una am­plia ma­yo­ría par­la­men­ta­ria– no bus­ca otra co­sa que re­cor­tar sin mi­ra­mien­tos las pen­sio­nes, ba­jar los sa­la­rios, re­du­cir al mí­ni­mo el nú­me­ro de fun­cio­na­rios e im­po­ner una re­for­ma la­bo­ral ex­tre­ma.

Ma­cron mi­ra a Ale­ma­nia y le pi­de so­li­da­ri­dad y com­pren­sión pa­ra crear una Europa que va­ya más allá de ser “un sim­ple su­per­mer­ca­do pa­ra con­ver­tir­se en un des­tino co­mún”. Pe­ro la vez, pre­ten­de “una Europa que nos pro­te­ja, do­tán­do­nos de una ver­da­de­ra defensa y se­gu­ri­dad co­mún”. Y agre­ga, se­ña­lan­do a Mer­kel con ad­mi­ra­ción: “en los pró­xi­mos años, Ale­ma­nia va a gas­tar en defensa más que Fran­cia. ¿Quién lo hu­bie­ra creí­do?”.

So­lo le fal­ta agre­gar: ma­ke Eu­ro­pe great again.

En su libro, Yas­mi­na Re­za re­co­ge una con­fe­sión de Sar­kozy: “So­ña­ba con te­ner un par­ti­do y lo ten­go, so­ña­ba con car­gos mi­nis­te­ria­les y los he te­ni­do, so­ña­ba con es­tar aquí y ya es­toy. Pe­ro no ten­go emo­ción. Es du­rí­si­mo. Ya es­ta­mos en la pre­si­den­cia. Ya no es­toy an­tes”.

Ma­cron no su­fre es­te pro­ble­ma por­que él aún tie­ne un sue­ño. Lo su­gie­re cuan­do pi­de vol­ver a la Europa de Hel­mut Kohl y Fra­nçois Mit­te­rrand, y lo ve cris­ta­li­za­do en su figura y la de la can­ci­ller Mer­kel. As­pi­ra a ocu­par el es­pa­cio sim­bó­li­co de Mit­te­rrand: quie­re ser Dieu. Ol­vi­da que Mit­te­rrand an­tes de mo­rir de­cla­ró su con­di­ción de úl­ti­mo po­lí­ti­co fran­cés con un mí­ni­mo de mar­gen an­te el po­der fi­nan­cie­ro; es­to se aca­ba aquí, su­gi­rió. En es­te sen­ti­do, Ma­cron, tal co­mo as­pi­ra­ba Sar­kozy, cree aún es­tar “an­tes” de Mit­te­rrand, pe­ro co­mo mu­cho pue­de lle­gar a ser so­lo el Dia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.