La ges­tión edu­ca­ti­va en la era di­gi­tal

El desafío de en­fren­tar de­ba­tes pe­da­gó­gi­cos ac­tua­les con re­ce­tas que no se re­nue­van. Fuer­te re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal del alum­na­do y co­no­ci­mien­to en­ci­clo­pé­di­co fren­te a la vir­tua­li­dad.

Perfil (Domingo) - - UNIVERSIDAD - MA­RíA CHENDO*

El de­sa­rro­llo de las cien­cias de la com­ple­ji­dad du­ran­te el si­glo XX po­ne a prue­ba el de­ter­mi­nis­mo me­ca­ni­cis­ta del si­glo XIX: sis­te­mas caó­ti­cos, le­yes no li­nea­les, con­di­cio­nes in­cier­tas, im­po­si­bi­li­dad de pre­dic­cio­nes uní­vo­cas, am­plia­ción ex­po­nen­cial de pe­que­ñas in­cer­ti­dum­bres ini­cia­les.

Cuan­do el uni­ver­so de­ja de te­ner la pre­ci­sión de una pie­za de re­lo­je­ría, el sis­te­ma se vuel­ve ines­ta­ble y los fe­nó­me­nos se tor­nan im­pre- vi­si­bles. Atra­ve­sa­dos por la in­cer­ti­dum­bre, só­lo ca­be la pa­ra­dó­ji­ca cer­te­za de que nin­gu­na cer­te­za es po­si­ble, la pro­ba­bi­li­dad de que los mo­dos pre­vi­so­res del pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co ter­mi­na­rán di­lu­yén­do­se en el flu­jo del cam­bio jun­to con la se­gu­ri­dad de que las he­rra­mien­tas es­co­lás­ti­cas em­pe­ci­na­das en una edu­ca­ción teo­ré­ti­ca aca­ba­rán en el ma­reo de una de­rro­ta anun­cia­da. La ca­te­go­ría de com­ple­xity gap –ins­tau­ra­da en el ám­bi­to em­pre­sa­rial– re­fle­ja, en los es­pa­cios de ges­tión edu­ca­ti­va, el atra­ve­sa­mien­to de lo in­de­ter­mi­na­do al tiem­po que la des­orien­ta­ción del pen­sa­mien­to: se re­co­no­ce la ra­pi­dez del re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal al tiem­po que la im­po­si­bi­li­dad de re­pre­sen­tar­lo, el au­men­to abru­ma­dor de la in­for­ma­ción al tiem­po que la im­po­si­bi­li­dad de asi­mi­lar­la en la cu­rrí­cu­la, la sos­pe­cha cier­ta de que la so­li­dez del co­no­ci­mien­to en­ci­clo­pé­di­co se des­va­ne­ce­rá irre­ver­si­ble­men­te en los aires vir­tua­les de prác­ti­cas reales.

Los re­pre­sen­tan­tes ibe­roa­me­ri­ca­nos re­co­no­cen lo acu­cian­te de la si­tua­ción en su pla­ni­fi­ca­ción edu­ca­ti­va a 2021: “la enor­me mag­ni­tud de los desafíos de la edu­ca­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na”, “el re­tra­so acu­mu­la­do del si­glo XX”, “la

bre­cha di­gi­tal”, la ne­ce­si­dad de un “sal­to cua­li­ta­ti­vo”. En un mun­do ca­da vez más pro­ble­má­ti­co, de­be­mos re­co­no­cer que lo que más me­re­ce pen­sar­se son nues­tros pro­pios mo­dos del pen­sa­mien­to. De­be­mos em­pe­zar a es­tu­diar el “he­cho edu­ca­ción” ba­jo la con­di­ción de un cis­ne ne­gro: fe­nó­meno úni­co, com­ple­jo, no stan­dard; fe­nó­meno sin una es­truc­tu­ra de­ter­mi­nís­ti­ca que pue­da pre­des­ti­nar­nos al ri­gor es­tan­co de un qué, có­mo, dón­de y cuán­do pen­sar, de­cir y ha­cer. El pro­ble­ma con los cis­nes ne­gros es que no hay ba­se de co­no­ci­mien­to acu­mu­la­ble pa­ra dar­les un sen­ti­do aca­ba­do; es­ta ca­ren­cia in­di­ca, por un la­do, los lí­mi­tes de nues­tro co­no­ci­mien­to y, por el otro, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de pen­sar –des­de los bor­des de lo ya he­cho y por fue­ra del co­no­ci­mien­to ya es­ta­ble­ci­do– nue­vos cri­te­rios de ac­ción ins­ti­tu­cio­nal.

En el con­tex­to del si­glo XXI, la ges­tión edu­ca­ti­va de­be obli­gar­se a re­co­no­cer la in­su­fi­cien­cia de las an­ti­guas pers­pec­ti­vas de “or­ga­ni­za­cio­nes en equi­li­brio”, a ries­go de ver di­lui­da has­ta el va­cia­mien­to la pro­pia or­ga­ni­za­ción en el flu­jo del cam­bio dinámico. En tiem­pos ac­tua­les en que la ver­dad ha re­tor­na­do a una post-ver­dad an­ti­ci­pa­da en el si­glo V A.C. por la so­fís­ti­ca, es im­pe­rio­so que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas se sa­cu­dan el pol­vo her­mé­ti­co de la en­ci­clo­pe­dia pa­ra po­der pen­sar la edu­ca­ción co­mo fe­nó­meno com­ple­jo des­de las aper­tu­ras vo­lá­ti­les de wi­ki­pe­dia.

En pleno si­glo XXI es­ta­mos pen­san­do la edu­ca­ción ba­jo la ca­suís­ti­ca de­ter­mi­nis­ta del si­glo XIX, en un vi­cio cir­cu­lar que nos im­pi­de re­co­no­cer que la ré­pli­ca de idén­ti­cos mé­to­dos pa­ra la con­ten­ción de los mis- mos con­flic­tos só­lo con­du­ce al en­quis­ta­mien­to con­flic­ti­vo vol­vién­do­lo pro­ble­ma irre­so­lu­ble: au­men­tar el pre­su­pues­to de la edu­ca­ción no lo­gra de­te­ner una de­ser­ción es­co­lar acu­cian­te, au­men­tar el por­cen­ta­je pre­su­pues­ta­rio pa­ra uni­ver­si­da­des na­cio­na­les no re­vier­te la inequi­dad y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, abrir nue­vas ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior no ga­ran­ti­za la me­jo­ra en la ca­li­dad edu­ca­ti­va. Y así.

Co­mo si nos em­pe­ci­ná­se­mos en con­ver­tir en ley el en­gra­na­je vi­cio­so. Co­rren tiem­pos en que de­be­mos re­co­no­cer que el he­cho edu­ca­ti­vo es un fe­nó­meno com­ple­jo en­tra­ma­do en la com­ple­ji­dad de ins­ti­tu­cio­nes que se for­man y se de­for­man en el cuer­po de una his­to­ria com­ple­ja. Los mo­dos de lo com­ple­jo es­ca­pan a la ar­qui­tec­tu­ra con­cep­tual y –ale­ja­dos del or­den de la dia­léc­ti­ca y los prin­ci­pios de la raíz– tie­nen la na­tu­ra­le­za con­fu­sa de la me­ta­mor­fo­sis y las ra­mi­fi­ca­cio­nes múl­ti­ples del ri­zo­ma. Tra­tar un he­cho com­ple­jo con la li­nea­li­dad de un sis­te­ma sim­ple só­lo pue­de con­du­cir a la au­ten­ti­ci­dad de una de­rro­ta re­pe­ti­da.

La gue­rra de Tro­ya du­ró diez años; diez años de un mis­mo ejer­ci­cio en cam­po pro­pio y enemi­go; diez años de una idén­ti­ca for­ma de eje­cu­tar una mis­ma gue­rra: la for­ma ha­bi­tual, acep­ta­da, en­quis­ta­da de li­nea­li­dad. Diez años de la re­pe­ti­ción vi­cio­sa de los es­que­mas ya siem­pre re­pe­ti­dos. Diez años cho­can­do con­tra la mis­ma mu­ra­lla. Uli­ses es el “que sa­be pen­sar me­jor que na­die” por­que en el re­co­no­ci­mien­to de los vi­cios del en­gra­na­je, tie­ne la as­tu­cia de pre­gun­tar­se có­mo pen­sar por fue­ra de la re­pe­ti­ción sis­te­má­ti­ca. Y ga­na la gue­rra que da ori­gen a Oc­ci­den­te con un caballo de ma­de­ra.

El au­men­to de pre­su­pues­to, el in­cen­ti­vo a la edu­ca­ción pú­bli­ca, la apertura de nue­vas se­des edu­ca­ti­vas, se­gui­rá tra­yen­do de­ser­ción, inequi­dad, mez­quin­dad, has­ta tan­to no nos de­ten­ga­mos a re­fle­xio­nar có­mo es­ta­mos pen­san­do las mu­ra­llas del fe­nó­meno de la edu­ca­ción. Tal vez sea tiem­po de que Uli­ses nos dé una lec­ción de ges­tión edu­ca­ti­va.

*Li­cen­cia­da en Fi­lo­so­fía / Di­rec­to­ra de la Ca­rre­ra de Cien­cias de la Edu­ca­ción, Fa­cul­tad de Cien­cias de la Edu­ca­ción y de la Co­mu­ni­ca­ción So­cial, Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor (USAL).

Es­ta­mos pen­san­do las mu­ra­llas del fe­nó­meno de la edu­ca­ción

GEN­TI­LE­ZA USAL

TEC­NO­LO­GIA. Los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos se han vuel­to par­te de la co­ti­dia­ni­dad de los jó­ve­nes que hoy in­gre­san a la vi­da universitaria pa­ra mo­di­fi­car su pa­ra­dig­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.