In­vi­ta­ción a su­bir­se a un via­je

Perfil (Domingo) - - SOCIEDAD - RI­CAR­DO SAR­MIEN­TO* *Di­vul­ga­dor tea­tral y crea­dor de Per­so­nal En­ter­tai­ner (www.per­so­na­len­ter­tai­ner.com.ar)

En Buenos Aires se res­pi­ra tea­tro, en ca­da ba­rrio y rin­cón de la ciu­dad, sin im­por­tar el día de la se­ma­na y el ho­ra­rio. La ci­ta con el pú­bli­co pue­de dar­se un sá­ba­do o domingo a las 11 de la ma­ña­na, un lu­nes o cual­quier otra no­che. Más allá de la enor­me va­rie­dad dis­po­ni­ble, vi­vi­mos en una ciu­dad en la cual la ofer­ta ex­ce­de los lí­mi­tes de la pro­duc­ción me­ra­men­te co­mer­cial, pen­sa­da pa­ra tu­ris­tas, co­mo su­ce­de en otras ur­bes. Por­que el tea­tro en Buenos Aires es nues­tro, de quie­nes vi­vi­mos acá. Pe­ro tam­bién pa­ra quie­nes nos vi­si­tan. Es­pa­cios al­ter­na­ti­vos, co­mo una pi­le­ta de na­ta­ción, un ta- ller mecánico, una pe­lu­que­ría, el ba­ño de un mu­seo o el ta­ller del or­fe­bre Juan Car­los Pa­lla­rols, irrum­pen en la es­ce­na in­vi­tan­do a los es­pec­ta­do­res a ex­plo­rar y des­cu­brir lu­ga­res des­co­no­ci­dos, no­ve­do­sos e in­ter­ve­ni­dos con pa­la­bras e his­to­rias lle­nas de men­ti­ras que to­dos cree­mos cier­tas.

A es­to se su­ma la ri­que­za de for­ma­tos, con obras que pue­den du­rar ca­si cua­tro ho­ras y que, pe­se a su ex­ten­sión, rom­pen con los mi­tos de que al es­pec­ta­dor con­tem­po­rá­neo, acos­tum­bra­do a la ve­lo­ci­dad y a su po­ca ca­pa­ci­dad de aten­ción, só­lo hay que ofre­cer­le pro­duc­tos cul­tu­ra­les di­ge­ri­dos y edul­co­ra­dos.

Que una nue­va pro­pues­ta se su­me a la am­plia ofer­ta dis­po­ni­ble es al­go na­tu­ral y -siem­pre- ce­le­bra­to­rio. Com­pren­der que hay un pú­bli­co in­tere­sa­do en vi­vir una ex­pe­rien­cia tea­tral ex­prés, ve­loz y que lo trans­por­te a otros lu­ga­res, que mues­tre vi­das y reali­da­des aje­nas, ayu­da a que ca­da vez más per­so­nas se ani­men a for­mar par­te.

La car­te­le­ra tea­tral por­te­ña re­quie­re de es­pec­ta­do­res ac­ti­vos, crí­ti­cos, in­tere­sa­dos y cu­rio­sos. Pre­gun­tar, te­ner ami­gos o un gru­po de re­fe­ren­cia que ayu­den a de­tec­tar las pie­zas tea­tra­les que bri­llan ha­rá que es­te via­je sea úni­co e irre­pe­ti­ble.

la car­te­le­ra tea­tral por­te­ña re­quie­re de es­pec­ta­do­res ac­ti­vos, crí­ti­cos y cu­rio­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.