Moyano, de la fies­ta a la preo­cu­pa­ción.

Pa­só de ce­le­brar los 100 años de Celina, su ma­má, a la in­quie­tud por el avan­ce de Ma­cri so­bre la CGT. Su plan: cui­dar más sus in­tere­ses co­mer­cia­les que gre­mia­les.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - MA­RIANO CONFALONIERI

La re­la­ción en­tre la CGT y el Go­bierno lle­gó en las úl­ti­mas ho­ras a nue­vos ni­ve­les de ten­sión, tras los mo­vi­mien­tos in­ter­nos en el ga­bi­ne­te y las se­ña­les hos­ti­les de Mau­ri­cio Ma­cri ha­cia el sin­di­ca­lis­mo, en par­ti­cu­lar a Hu­go Moyano.

El lí­der es­pi­ri­tual del sin­di­ca­to de Ca­mio­ne­ros (su hi­jo Pa­blo lo con­du­ce) es­tá fu­rio­so con Ma­cri. Se­gún di­je­ron des­de su en­torno a PER­FIL, la fal­ta de res­pues­tas con­cre­tas de la Ca­sa Ro­sa­da an­te los re­cla­mos gre­mia­les, la ac­ti­tud “an­ti­obre­ra” del ofi­cia­lis­mo en al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes, y el con­flic­to con la em­pre­sa pos­tal OCA al­te­ra­ron el áni­mo del ca­mio­ne­ro. Sin em­bar­go, cer­ca del di­ri­gen­te acla­ra­ron que Moyano no va a tra­ba­jar nun­ca “a fa­vor del kirch­ne­ris­mo. Su odio a Cristina es to­tal”, en alu­sión a que cual­quier en­fren­ta­mien­to fron­tal con Ma­cri be­ne­fi­cia­ría los in­tere­ses de la can­di­da­ta y ex pre­si­den­ta.

Por otra par­te, los más ra­cio­na­les en el mo­ya­nis­mo coin­ci­die­ron en diá­lo­go con PER­FIL en que no hay ra­zo­nes pa­ra creer que las ame­na­zas de Ma­cri se con­cre­ta­rán. “Son de­cla­ra­cio­nes y ma­nio­bras más elec­to­ra­les que otra co­sa”, di­jo uno de ellos.

Pe­ro en pa­ra­le­lo re­sur­gió el áni­mo hos­til de Pa­blo, que ha­bía li­de­ra­do la mar­cha que desató la po­lé­mi­ca a Pla­za de Ma­yo. “¿Nos van a me­ter pre­sos? ¿Van a ce­rrar los sin­di­ca­tos o lle­nar­los de ins­pec­cio­nes? Que lo ha­gan”, di­jo a ra­dio Coo­pe­ra­ti­va. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ca­mio­ne­ros, que siem­pre fue el más com­ba­ti­vo de la fa­mi­lia Moyano, en­du­re­ció su po­si­ción an­te lo que con­si­de­ra son ame­na­zas del ofi­cia­lis­mo a los gre­mios. “Oja­lá esa so­ber­bia que tie­nen con­tra los di­ri­gen­tes gre­mia­les la tu­vie­ran con los em­pre­sa­rios que des­pi­den gen­te, re­ba­jan los sa­la­rios y traen pro­duc­tos extranjeros pa­ra des­pe­dir a tra­ba­ja­do­res nues­tros”, pre­ci­só el di­ri­gen­te. “Pa­blo es­tá muy bé­li­co y el Go­bierno tam­bién”, ana­li­zó un di­ri­gen­te que co­no­ce a Moyano des­de ha­ce tiem­po.

“la úni­ca for­ma de de­rro­tar al go­bierno es en las ur­nas”, dis­pa­ró pa­blo Moyano

Hu­go, en ta nto, t uvo en ge­ne­ral con el Go­bierno una pos­tu­ra de diá­lo­go, pe­ro aho­ra, di­cen, la re­la­ción con el ma­cris­mo pa­sa por su peor mo­men­to. “Hu­go no quie­re par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Sa­be que ya pa­só su mo­men­to. Pe­ro sí va a de­fen­der sus in­tere­ses”, ex­pli­ca­ron di­ri­gen­tes sin­di­ca­les a PER­FIL. Em­bes­ti­da. Por su par­te, Pa­blo se­ña­ló: “oja­lá ha­ya una reac­ción de los tra­ba­ja­do­res pa­ra que el Go­bierno se dé cuen­ta y vea que hay una gran par­te de ar­gen­ti­nos que no com­par­ten es­te mo­de­lo”. Y agre­gó: “la úni­ca for­ma de de­rro­tar al Go­bierno es en las ur­nas”.

Otro di­ri­gen­te mo­ya­nis­ta, el lí­der ca­ni­lli­ta Omar Plai­ni, di­jo a PER­FIL que el Go­bierno no va a po­der avan­zar so­bre los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, por­que “son de­re­chos ad­qui­ri­dos” y la pro­pia so­cie­dad no lo per­mi­ti­rá.

La sos­pe­cha de los gre­mios es que el Go­bierno in­ten­ta­rá mo­di­fi­car los con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo, pa­ra fle­xi­bi­li­zar los de­re­chos la­bo­ra­les. “Lo plan­teó Sch­mid el otro día en el ac­to. La idea es ar­mar una ron­da con los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra fre­nar cual­quier avan­ce so­bre los de­re­chos la­bo­ra­les”, ex­pli­có Plai­ni.

El di­ri­gen­te se de­fen­dió de las crí­ti­cas a la mar­cha de la CGT, al­gu­nas de las cua­les sur­gie­ron de los pro­pios gre­mios que in­te­gran la cen­tral obre­ra. “De­ci­di­mos en Fe­rro lle­var un do­cu­men­to de dón­de sur­gió la fe­cha de la mar­cha. En to­do ca­so ha­bía que ha­ber­lo pen­sa­do an­tes. Pe­ro igual hay un error con­cep­tual: no se pue­de pa­ra­li­zar la de­fen­sa de los de­re­chos so­cia­les por­que hay elec­cio­nes”, in­di­có. La ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va pue­de de­pa­rar al­gu­na dis­cu­sión en­tre sin­di­ca­tos y la Ca­sa Ro­sa­da, da­do que hay en agen­da al­gu­nas ini­cia­ti­vas orien­ta­das al mer­ca­do la­bo­ral con las que los gre­mios de la CGT no es­tán de acuer­do. Pe­ro la pe­lea, que pro­me­te ser in­ten­sa, re­cién em­pie­za.

FA­CE­BOOK

FES­TE­JO. El mes pa­sa­do, Hu­go fue a Mar del Pla­ta pa­ra ce­le­brar los cien años de su ma­má, Celina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.