To­dos víc­ti­mas

Perfil (Domingo) - - POLITICA - LUIS COS­TA*

La dispu­ta po­lí­ti­ca en Ar­gen­ti­na ha to­ma­do la for­ma de re­pre­sen­ta­ción cons­tan­te y re­cu­rren­te de sus pro­ta­go­nis­tas ba­jo el for­ma­to de víc­ti­mas. En lu­gar de ofre­cer ac­to­res do­mi­nan­tes que pue­dan des­de el Es­ta­do o des­de sus ofer­tas po­lí­ti­cas re­pre­sen­tar si­tua­cio­nes de do­mi­na­ción, de con­flic­to des­ple­ga­do ha­cia su enemi­gos, los re­pre­sen­tan­tes de la po­lí­ti­ca ha­cen pro­pa­gan­da des­de lo que los otros les ha­cen co­mo se­res ma­lig­nos. Así, la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na ofre­ce un es­pec­tácu­lo don­de na­die ten­dría el po­der y don­de los vo­tos se per­se­gui­rían des­de el su­fri­mien­to y las con­se­cuen­cias de la afec­ta­ción.

Cam­bie­mos es una ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca su­fri­da. Ca­si co­mo un gru­po po­lí­ti­co co­mún, igual que la gen­te que no en­tien­de “de po­lí­ti­ca”, se en­fren­ta­ría a las con­se­cuen­cias de un po­der con­so­li­da­do en más de trein­ta años de de­mo­cra­cia y don­de los que man­dan se­rían las ma­fias, los sin­di­ca­tos, la Po­li­cía Bo­nae­ren­se y la co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta. Es­tos mis­mos, des­de sus so­bre­vi­vien­tes es­truc­tu­ras de po­der reales, ten­drían la ca­pa­ci­dad de li­mi­tar la ve­lo­ci­dad de la ges­tión o de pre­sen­tar re­sis­ten­cias al cam­bio. En el es­ta­cio­na­mien­to ex­plo­ta la naf­ta con­tra Ri­ton­do y la go­ber­na­do­ra se mu­da a una ba­se mi­li­tar por su he­roís­mo. Los di­ri­gen­tes de Cam­bie­mos no ejer­ce­rían la to­ta­li­dad del po­der.

Cuan­do el con­teo de vo­tos re­fle­ja­ba en las ho­ras im­po­si­bles de des­cuen­to una apro­xi­ma­ción im­pen­sa­da, el kirch­ne­ris­mo se se­ña­la­ba co­mo víc­ti­ma de quien ad­mi­nis­tra­ba el po­der del Es­ta­do de­ci­dien­do has­ta dón­de con­tar. Mu­ti­la­do por la ma­ni­pu­la­ción de quien po­dría ha­cer­lo, un po­der real se ex­pre­sa­ba su­pues­ta­men­te co­mo in­ten­to de lí­mi­te a la pre­fe­ren­cia del pue­blo. El kirch­ne­ris­mo re­cla­ma­ba esa no­che que los po­de­ro­sos no le min­tie­ran a la gen­te. Allí, to­dos re­pre­sen­ta­dos en di­fe­ren­cia de ho­ras, eran víc­ti­mas cru­za­das de po­de­res con­tra­pues­tos.

La des­crip­ción clá­si­ca de do­mi­na­ción, que acom­pa­ña los pro­ce­sos po­lí­ti­cos de fi­na­les de siglo XIX y prin­ci­pios del XX, se nu­tre del con­cep­to de for­ta­le­za y de lí­mi­te a quie­nes in­ten­tan im­po­ner­se co­mo fuer­zas con­tra­rias. Los Es­ta­dos ad­quie­ren uni­dad con la cen­tra­li­dad de un go­bierno que do­mi­ne so­bre las di­si­den­cias y que ad­quie­ra el mo­no­po­lio del uso de la fuer­za, es­pe­cial­men­te co­mo ame­na­za. El mie­do a ese po­der cen­tral es­tá en la ba­se de un go­bierno que pue­da di­ri­gir el rum­bo del com­ple­jo cuer­po so­cial y que na­die pue­da es­tar por en­ci­ma de és­te. Es­te no pa­re­ce ser ya el for­ma­to en que los go­bier­nos se ex­pli­can a sí mis­mos. El kirch­ne­ris­mo inau­gu­ró una es­té­ti­ca de go­bierno en tran­si­ción, es de­cir de un ca­mino ex­ten­so y com­ple­jo ha­cia la eli­mi­na­ción de po­de­res enemi­gos pa­ra lue­go, siem­pre más ade­lan­te, lo­grar la do­mi­na­ción com­ple­ta. El ma­cris­mo, co­mo su he­re­de­ro en es­pe­jo, se obli­ga a asu­mir el mis­mo rol, en don­de la do­mi­na­ción es tam­bién un ca­mino ha­cia tiem­pos que ne­ce­si­tan ser ex­ten­sos.

La po­la­ri­za­ción elec­to­ral es en reali­dad la ex­pre­sión en vo­tos de un con­flic­to de do­mi­na­ción irre­suel­to, que a su vez ne­ce­si­ta de su sub­sis­ten­cia pa­ra los ac­to­res que de ella se be­ne­fi­cian. Ma­cri y Cristina vi­ven en el en­fren­ta­mien­to y pro­du­cen co­mo pa­ra­do­ja una do­mi­na­ción con­jun­ta so­bre otras ofer­tas elec­to­ra­les. Só­lo ellos da­rían sen­ti­do a las op­cio­nes de esos des­ti­nos po­si­bles por do­mi­nar, sien­do el res­to in­vi­si­bles pa­ra el elec­to­ra­do. Quien no se ofre­ce co­mo víc­ti­ma, no tie­ne rol po­si­ble en la Ar­gen­ti­na ac­tual.

En es­te ca­so ar­gen­tino se re­pre­sen­ta tam­bién, co­mo en tan­tos otros de es­ta con­tem­po­ra­nei­dad del mun­do, el pro­yec­to de la mo­der­ni­dad, que avan­za ha­cia la am­plia­ción de la di­fe­ren­cia y no de la uni­dad. Al­go de es­to mis­mo es­tá ya com­pues­to en la idea de do­mi­na­ción, por­que es el go­bierno que se im­po­ne an­te “otros” que quie­ren ame­na­zar­lo. Lo que no es­ta­ba con­tem­pla­do es el la­men­to y llan­to eterno por la afec­ta­ción in­ma­ne­ja­ble a la que ese enemi­go so­me­te­ría siem­pre a una otra par­te. Pro­duc­ti­vo en lo elec­to­ral, ofre­ce en con­jun­to una suer­te de so­cie­dad sin cen­tro rec­tor al que obe­de­cer, y por lo tan­to, una re­pe­ti­ción de desobe­dien­cias in­ce­san­tes.

Na­die sa­be quién aten­ta con­tra Ri­ton­do, qué in­tere­ses reales hay de­trás de la aper­tu­ra de las im­por­ta­cio­nes ni dón­de es­tá San­tia­go Mal­do­na­do. Lo que sa­be­mos es que to­do eso se pue­de uti­li­zar pa­ra des­cri­bir­se co­mo al­ter­na­ti­va elec­to­ral y así dar­le sen­ti­do a es­te país que no se pa­re­ce mu­cho a la ilu­sión de la unión so­ña­da.

La po­la­ri­za­ción es la ex­pre­sión de un con­flic­to de do­mi­na­ción irre­suel­to

*So­ció­lo­go. Di­rec­tor de Quid­dity.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.