Fle­xi­bi­li­dad pe­ro­nis­ta en Cam­bie­mos

Perfil (Domingo) - - POLITICA - JA­VIER CAL­VO

Aun a ries­go de pa­re­cer reite­ra­ti­vo con el con­cep­to plan­tea­do el do­min­go pa­sa­do aquí en PER­FIL, es­ta se­ma­na el Go­bierno vol­vió a dar mues­tras de cier ta lóg ica pe­ro­nis­ta que apli­ca en su cons­truc­ción de po­lí­ti­ca y de ges­tión.

Una de las má­xi­mas pre­fe­ri­das de Nés­tor Kirch­ner en­tre los re­cién lle­ga­dos a su círcu­lo de ac­ce­so di­rec­to era “no oi­gan lo que di­go, sino mi­ren lo que ha­go”. Era su ma­ne­ra de blan­dir su dic­cio­na­rio de prag­ma­tis­mo, tan clá­si­co co­mo el pe­ro­nis­mo. Con­ven­dría en­ton­ces ana­li­zar cier­tos pa­sos re­cien­tes del ac­tual ofi­cia­lis­mo más allá de sus di­chos.

Así, tras la descafeinada mov i l i za­ción si nd ica l del mar­tes 22, don­de ni si­quie­ra se pu­do con­sa­grar una con­vo­ca­to­ria a la se­gun­da huel­ga ge­ne­ral por la que pre­sio­na­ron los gru­pos más com­ba­ti­vos de la CGT, Mau­ri­cio Ma­cri im­pu­so una agen­da de du­re­za apa­ren­te­men­te no­ve­do­sa ha­cia las es­truc­tu­ras gre­mia­les.

Al­gu­na se­ñal ya ha­bía da­do me­ses atrás con la in­ter­ven­ción del SOMU, que abrió la puer­ta a la de­ten­ción de su lí­der, el “Ca­ba­llo” Suá­rez. Des­pués hi­zo re­fe­ren­cia a las ma­fias sin­di­ca­les, que am­plió a otros sec­to­res.

Aho­ra vol­vió a la ac­ción, a tra­vés de los des­pla­za­mien­tos del vir­tual vi­ce­mi­nis­tro de Tra­ba­jo y del su­per­in­ten­den­te de Ser­vi­cios de Sa­lud, de don­de se con­tro­lan los mul­ti­mi­llo­na­rios fon­dos que na­ve­gan ha­cia las obras so­cia­les, la esen­cial ca­ja de cual­quier gre­mio.

Al mis­mo tiem­po, con los bue­nos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en las PA SO, el Go­bierno em­pe­zó a ace­le­rar al­gu­nos pa­sos que afec­tan el sis­te­ma sin­di­cal tal co­mo lo co­no­ce­mos has­ta aho­ra. Co­mo re­ve­ló PER­FIL en su edición de ayer sá­ba­do, el ofi­cia­lis­mo apun­ta a una ma­yor vi­gi­lan­cia de las obras so­cia­les, cam­bios en los con­ve­nios co­lec­ti­vos y re­for­mas la­bo­ra­les.

Vien­do se­me­jan­te me­nú, se po­dría caer en la idea de que el pla­to an­ti­sin­di­ca­lis­mo es­tá ser­vi­do en la me­sa ofi­cia­lis­ta. Error. O, al menos, se su­gie­re evi­tar la mi­ra­da li­neal. Vea­mos si no al­gu­nos de­ta­lles.

A l mis­mo tiem­po que se des­pi­dió a dos de los fun­cio­na­rios con ma­yor lle­ga­da al mun­do gre­mial, el Go­bierno pro­mo­vió co­mo nú­me­ro dos en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (otra de las puer­tas ha­cia las obras so­cia­les) a un hom­bre de con­fian­za sin­di­cal, pro­te­gi­do del acuá­ti­co José Luis Lin­ge­ri, que acu­mu­la cre­cien­tes sos­pe­chas ju­di­cia­les mul­ti­co­lo­res.

La sa­li­da del vi­ce­mi­nis­tro de Tra­ba­jo f ue im­pul­sa­da más por su je­fe di­rec­to, Jor­ge Tria­ca, que por sus re­la­cio­nes más o menos fron­do­sas con gre­mia­lis­tas. Es más, tam­bién co­mo se ha con­ta­do en es­te es­pa­cio, el pro­pio Tria­ca ha ve­ni­do man­te­nien­do con­tac­tos re­ser­va­dos con va­rios sin­di­ca­lis­tas (el men­cio­na­do Lin­ge­ri y el pe­tro­le­ro Antonio Cas­sia, en­tre otros) y em­pre­sa­rios pa­ra tra­tar de acor­dar las re­for­mas que se vie­nen con la idea tan me­nea­da de ba­jar el “cos­to ar­gen­tino”.

No se­ría és­ta la pri­me­ra vez que Ma­cri apli­ca el prag­ma­tis­mo pe­ro­nis­ta tam­bién en el mun­do gre­mial. Cuan­do ini­ció su je­fa­tu­ra de Go­bierno en la Ciu­dad, ha­ce diez años, y qui­so me­ter mano en el sis­te­ma la­bo­ral mu­ni­ci­pal fue re­ci­bi­do con un pa­ro sal­va­je por tiem­po in­de­ter­mi­na­do del sin­di­ca­to. La pa­rá­li­sis ad­mi­nis­tra­ti­va fue to­tal y caó­ti­ca, pe­ro no du­ró mu­cho: una ne­go­cia­ción tan ar­dua co­mo con­ce­si­va de am­bas par­tes alum­bró la paz. Bien pe­ro­nis­ta.

Pa­re­ce ver­se un me­nú ofi­cial an­ti­sin­di­cal, pe­ro hay otras se­ña­les de ne­go­cia­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.