El círcu­lo ro­jo es­tá fe­liz, muy fe­liz

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

Des­de el do­min­go 13 rei­na una sen­sa­ción de ali­vio en el círcu­lo ro­jo co­mo no se sin­tió en vein­te me­ses de ges­tión ma­cris­ta. A la eu­fo­ria ini­cial tras la asun­ción de Ma­cri y el fin de los ma­lé­fi­cos K, le si­guie­ron me­ses de ten­sa ex­pec­ta­ti­va por sa­ber si el nue­vo go­bierno se­ría ca­paz de con­tro­lar el po­der, dar se­ña­les cla­ras de go­ber­na­bi­li­dad y no ter­mi­nar co­mo to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes no pe­ro­nis­tas que le an­te­ce­die­ron.

Tras el do­min­go de las PA­SO, el círcu­lo ro­jo del que Ma­cri tan­to des­con­fía, en­ten­dió que la ame­na­za del renacimiento de Cristina era só­lo eso y aho­ra da por des­con­ta­do que en las ge­ne­ra­les de oc­tu­bre el triun­fo del ofi­cia­lis­mo se­rá aun más con­tun­den­te.

Des­de en­ton­ces, to­das fue­ron bue­nas no­ti­cias. Pos­kirch­ne­ris­mo. Los jue­ces, co­mo sue­len ha­cer, to­ma­ron no­ta del cli­ma po­se­lec­to­ral y, en es­pe­cial, del arra­sa­dor re­sul­ta­do por­te­ño de Ca­rrió. Sa­ben que a un fis­cal lo pue­den nin­gu­near, pe­ro que si Li­li­ta los po­ne en la mi­ra van a te­ner pro­ble­mas. Qui­zás no se re­la­cio­na con eso, pe­ro en las úl­ti­mas dos se­ma­nas se no­tó un ace­le­ra­mien­to en las in­ves­ti­ga­cio­nes que lle­van co­mo pro­ta­go­nis­tas a ex fun­cio­na­rios K y a la pro­pia ex man­da­ta­ria jun­to con su fa­mi­lia.

No hay na­da que pue­da ilu­sio­nar más al círcu­lo ro­jo que ima­gi­nar que Cristina, sus ex fun­cio­na­rios, sus fa­mi­lia­res, sus ami­gos y los ami­gos de sus ami­gos, va­yan pre­sos. No só­lo por­que dan por cier­to que fue­ron co­rrup­tos (al­gu­nos lo sa­ben bien por­que de­bie­ron/qui­sie­ron pa­gar coimas pa­ra ha­cer ne­go­cios con el Es­ta­do), sino por­que mu­chos allí su­frie­ron du­ran­te más de una dé­ca­da el des­tra­to pú­bli­co y pri­va­do del kirch­ne­ris­mo. La ma­yo­ría guar­dó res­pe­tuo­so si­len­cio por aque­llo de que el ca­pi­tal es co­bar­de y por­que te­nían mu­cho pa­ra per­der si pro­tes­ta­ban: em­pre­sas, em­pleos y es­tig­ma­ti­za­cio­nes de dis­tin­to ca­li­bre.

Con el kirch­ne­ris­mo fue­ra de jue­go, de­rro­ta­do en las ur­nas y ajus­ti­cia­do en Tri­bu­na­les, se ima­gi­nan que sur­gi­rá un am­bien­te pro em­pre­sas co­mo no exis­tía des­de los 90. No lo di­cen só­lo por el ago­ta­mien­to po­lí­ti­co de Cristina, lo di­cen por­que creen que eso re­fle­ja nue­vos pa­ra­dig­mas de épo­ca. Fren­te al re­la­to “po­pu­lis­ta y de­ma­gó­gi­co” apa­re­ce un re­la­to de “ra­cio­na­li­dad y prag­ma­tis­mo”.

Lo que si­guió des­de las PA­SO, les in­di­ca que Ma­cri com­pren­dió que la re­la­ción de fuer­zas es otra. Es­te Ma­cri ya se ase­me­ja a un go­ber­nan­te pe­ro­nis­ta pos­mo­derno, pe­ro con las ma­ñas y el ma­ne­jo del po­der tra­di­cio­nal. Pos­pe­ro­nis­mo. Que el Pre­si­den­te se pue­da pa­re­cer a Pe­rón (pa­ra leer más so­bre es­to, vean la ta­pa de es­ta se­ma- na de No­ti­cias) no preo­cu­pa al es­ta­blish­ment. Ca­si al con­tra­rio. A lo lar­go de su his­to­ria, el pe­ro­nis­mo con­tu­vo co­mo una pa­ta cen­tral de su alian­za a dis­tin­tos gru­pos em­pre­sa­rios. La otra pa­ta fue la de los sec­to­res populares. Los em­pre­sa­rios que no se que­da­ban afue­ra, o que no eran per­se­gui­dos, go­za­ron de los be­ne­fi­cios de go­bier­nos que les abrie­ron in­fi­ni­dad de ne­go­cios (des­de los in­dus­tria­les del pri­mer pe­ro­nis­mo a los vin­cu­la­dos con la obra pú­bli­ca del kirch­ne­ris­mo, pa­san­do por los sec­to­res fi­nan­cie­ros del me­ne­mis­mo).

Pa­ra ellos, el pe­ro­nis­mo es ga­ran­tía de con­trol efec­ti­vo del po­der. De he­cho, el ma­cris­mo se­ría la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción no pe­ro­nis­ta que lo­gra­ría de­mos­trar que tam­bién pue­de ter­mi­nar su man­da­to. Y he­re­da­ría el cos­ta­do más prag­má­ti­co y re­so­lu­ti­vo de un jus­ti­cia­lis­mo siem­pre al fi­lo de la le­ga­li­dad.

En ese mar­co, al­gu­nas ac­cio­nes de Ma­cri de es­tos días, que he­chas por Cristina hu­bie­ran pro­vo­ca­do es­co­zor, fue­ron to­ma­das con sim­pa­tía y has­ta co­mo un buen sín­to­ma. La pri­me­ra arran­có el mis­mo día del es­cru­ti­nio. El Go­bierno di­rá que no hu­bo intencionalidad en la car­ga de da­tos que lle­gó a mos­trar ca­si seis pun­tos de di­fe­ren­cia a fa­vor de Es­te­ban Bullrich, pe­ro pa­ra al­gu­nos fue una se­ñal de ha­ber per­di­do la in­ge­nui­dad de un par­ti­do adolescente.

A eso le si­guió un he­cho que la ma­yo­ría de los me­dios ca­li­fi­có co­mo “pi­car­día” o “apro­ve­cha­mien­to” y que du­ran­te el úl­ti­mo kirch­ne­ris­mo hu­bie­ra me­re­ci­do tí­tu­los del es­ti­lo de “es­cán­da­lo ins­ti­tu­cio­nal” o “sa­bo­ta­je ju­di­cial”: el jue­ves 17, ge­ne­ró una ma­yo­ría cir­cuns­tan­cial en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra (mien­tras el se­na­dor pe­ro­nis­ta Ma­rio Pais es­pe­ra­ba en la Cor­te a pres­tar ju­ra­men­to), pa­ra sus­pen­der y man­dar a jui­cio al ca­ma­ris­ta Eduar­do Frei­ler. Sin es­te juez, acu­sa­do de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, se­rá más fá­cil avan­zar en las in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­ción con­tra el kirch­ne­ris­mo.

La úl­ti­ma bue­na nue­va su­ce­dió con la mar­cha sin­di­cal de es­ta se­ma­na. El Go­bierno em­pe­zó por apu­rar a los lí­de­res ce­ge­tis­tas pa­ra que no con­cu­rrie­ran, lo­gran­do que el ac­to pa­re­cie­ra só­lo mo­ya­nis­ta y de las CTA. Lue­go echó a dos fun­cio­na­rios li­ga­dos al sec­tor gre­mial. Y fi­nal­men­te de­jó tras­cen­der que a par­tir de aho­ra ha­brá más con­trol so­bre los 30 mil mi­llo­nes de las obras so­cia­les.

Pe­ro, pe­ro­nis­ta­men­te, ade­más de cas­ti­gos, hu­bo pre­mios. Ese mis­mo día acor­dó con Sma­ta, Uo­cra, Plás­ti­cos y Luz y Fuer­za, un pro­gra­ma de for­ma­ción y em­pleo pa­ra sus afi­lia­dos. Tam­po­co es­tos gre­mios par­ti­ci­pa­ron

de la mar­cha. Pos­cri­sis. Los mis­mos em­pre­sa­rios que en las se- man a s pre­vias a las PA­SO se mos­tra­ban an­gus­tia­dos por las en­cues­tas que da­ban a Cristina has­ta diez pun­tos arri­ba, aho­ra es­tán con­ven­ci­dos de su se­gu­ra de­rro­ta en oc­tu­bre. Le atri­bu­yen a eso el me­jor cli­ma eco­nó­mi­co de es­tas dos se­ma­nas. Es­tán fe­li­ces, muy fe­li­ces. Cual fun­cio­na­rios, pro­mo­cio­nan ca­da bro­te ver­de que apa­re­ce: cre­ci­mien­to del 4% del PBI en ju­nio, 166% más de cré­di­tos pa­ra vi­vien­da en CA­BA que en 2016, aumento del ín­di­ce de con­fian­za del con­su­mi­dor (11,8% fren­te a 2016), re­cu­pe­ra­ción del con­su­mo a va­lo­res de 2015 (se­gún Ban­co Río), cre­ci­mien­to in­ter­anual de las in­ver­sio­nes del 10% (se­gún Du­jov­ne), aumento no­to­rio de con­sul­tas por in­ver­sión (se­gún Ga­briel Mar­tino, del HSBC), ba­ja de la in­fla­ción (Ma­rio Ble­jer), re­duc­ción del 9,3% en el dé­fi­cit fis­cal y aumento de la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va de diez pun­tos so­bre la in­fla­ción (AFIP), pre­vi­sión ré­cord de siem­bra de tri­go y maíz con cre­ci­mien­to del 30% (Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel) y la me­jor ven­ta de ca­mio­nes des­de 2015 (Joa­chim Maier, de Mer­ce­des Benz), en­tre otras se­ña­les.

Desean que la reali­dad se pa­rez­ca tan­to a sus es­pe­ran­zas, que aca­lla­ron sus crí­ti­cas a la pre­sión im­po­si­ti­va, los cos­tos lo­gís­ti­cos, la le­gis­la­ción la­bo­ral, al al­to en­deu­da­mien­to ex­terno, al aún ele­va­do dé­fi­cit fis­cal o al ries­go de la aper­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da de las im­por­ta­cio­nes. Has­ta ol­vi­da­ron la des­con­fian­za que les ins­pi­ra­ba Ma­cri, al no sen­tir­se tan es­cu­cha­dos co­mo su­po­nían que lo iban a ser.

Es que los em­pre­sa­rios son un po­co co­mo los pe­ro­nis­tas (y los ar­gen­ti­nos): se tran­qui­li­zan cuan­do hue­len que apa­re­ce un Ma­cho Al­fa que se ha­ce fuer­te, los con­du­ce y los con­tie­ne. Y se en­co­lum­nan de­trás de él.

Ya no des­con­fían del Pre­si­den­te. Pe­ro el Pre­si­den­te de ellos, sí.

Co­mo pe­ro­nis­tas, el es­ta­blish­ment tam­bién se cal­ma an­te un nue­vo Ma­cho Al­fa

Aprie­tes a Ma­cri. El je­fe de Es­ta­do inau­gu­ró el con­cep­to de círcu­lo ro­jo en agos­to de 2013 en un reportaje con Jor­ge Fon­te­vec­chia en PER­FIL. Lo hi­zo en sen­ti­do crí­ti­co pa­ra re­fe­rir­se a los aprie­tes que re­ci­bía de gru­pos de po­der an­ti K pa­ra que acor­da­ra con Mas­sa y Scio­li. En la Ca­sa Ro­sa­da, to­da­vía re­cuer­dan es­ce­nas pa­té­ti­cas, pre­vias a los co­mi­cios de 2015, de des­ta­ca­dos miem­bros del es­ta­blish­ment y de pres­ti­gio­sos ana­lis­tas po­lí­ti­cos, exi­gién­do­le que ba­ja­ra la can­di­dau­ra de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y apo­ya­ra la de Mas­sa en la Pro­vin­cia: “Era tan fuer­te el lobby que a ve­ces le ter­mi­na­ba echan­do la cul­pa a Du­ran Bar­ba pa­ra jus­ti­fi­car su re­cha­zo a tal pe­di­do”. En el Go­bierno se acor­da­ban de es­to en los me­ses pre­vios a las PA­SO, cuan­do la eco­no­mía no da­ba se­ña­les de vi­da y Cristina sí. Fue al sa­ber de em­pre­sa­rios e ideó­lo­gos po­lí­ti­cos (al­gu­nos vin­cu­la­dos con lo más ran­cio de la dic­ta­du­ra) que pro­mo­vían reunio­nes en las que se ha­bla­ba de la in­ca­pa­ci­dad de Ma­cri pa­ra lle­var ade­lan­te re­for­mas pro­fun­das e ima­gi­na­ban dis­tin­tas es­tra­te­gias pa­ra pre­sio­nar­lo aso­cia­dos al pe­ro­nis­mo no K. “Mau­ri­cio co­no­ce bien a ca­da uno de los em­pre­sa­rios –ex­pli­ca uno de los con­fi­den­tes pre­si­den­cia­les–. Lo úni­co que es­pe­ra de ellos no es que pien­sen en lo me­jor pa­ra el país, sino que vean que aho­ra hay con­di­cio­nes úni­cas pa­ra que in­vier­tan y ga­nen di­ne­ro.” No pa­re­ce un mal con­se­jo. Les pi­de que sean tan egoístas co­mo el ca­pi­ta­lis­mo re­quie­re y Smith en­se­ña­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.