El ca­so del ‘ca­ba­llo’ Suá­rez, una ame­na­za pa­ra los de­más

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PA­TRI­CIA BLAN­CO

Es una idea re­cu­rren­te ha­blar de sin­di­ca­lis­tas ri­cos, tra­ba­ja­do­res po­bres. Pe­ro los gre­mia­lis­tas no sue­len ser de­nun­cia­dos por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to en Co­mo­do­ro Py. Co­mo no son fun­cio­na­rios pú­bli­cos, el di­ne­ro que ma­ne­jan res­pon­de a los afi­lia­dos a los que re­pre­sen­tan. La ló­gi­ca in­di­ca que “lo que pa­sa en ca­sa, se que­da en ca­sa”. Sal­vo que se de­mues­tre que la­va­ron di­ne­ro o des­via­ron fon­dos pú­bli­cos.

La ex­cep­ción a la bue­na es­tre­lla pe­nal de los sin­di­ca­lis­tas es Omar “Ca­ba­llo” Suá­rez, el je­fe de los obre­ros ma­rí­ti­mos se­ña­la­do co­mo el gre­mia­lis­ta pre­fe­ri­do de Cristina Kirch­ner. Pre­so des­de ha­ce ca­si un año co­mo je­fe de una aso­cia­ción ilí­ci­ta que ex­tor­sio­nó y co­me­tió frau­des, aho­ra lo in­ves­ti­gan por el ori­gen de sus bie­nes. “Soy un pre­so po­lí­ti­co”, ase­gu­ra “Ca­ba­llo” des­de la cár­cel. En su en­torno di­cen a PER­FIL que Suá­rez só­lo es “un men­sa­je alec­cio­na­dor”. El ca­ni­lli­ta Omar Plai­ni tam­bién de­nun­ció al Go­bierno cuan­do en ju­lio lo pro­ce­sa­ron y le in­ter­vi­nie­ron el gre­mio.

En tan­to, Hu­go Moyano se plan­tó con fuer­za an­te la pri­me­ra ame­na­za pe­nal. En 2011, pa­ra­li­zó el país cuan­do el ex juez Norberto Oyar­bi­de ac­ti­vó un pe­di­do de in­for­mes de Sui­za por la­va­do de di­ne­ro a par­tir del blo­queo pre­ven­ti­vo de una cuen­ta ban­ca­ria a nom­bre del due­ño de la em­pre­sa re­co­lec­to­ra de re­si­duos Co­ve­lia. En esa cau­sa, Moyano nun­ca fue impu­tado, pe­ro sí lo de­nun­cia­ron en una cau­sa si­mi­lar a la ma­fia de los me­di­ca­men­tos, por la que es­tu­vo pre­so y es­pe­ra jui­cio el otro­ra po­de­ro­so lí­der de los ban­ca­rios, Juan José Za­no­la. El juez Clau­dio Bo­na­dio in­ves­ti­gó un frau­de des­de la obra so­cial de Ca­mio­ne­ros a la Ad­mi­nis­tra­ción de Pro­gra­mas Es­pe­cia­les del Mi­nis­te­rio de Sa­lud: pe­dían re­in­te­gros por dar re­me­dios de al­to cos­to pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des com­ple­jas de los afi­lia­dos. En abril pa­sa­do, el fis­cal Guillermo Ma­ri­juan pi­dió jui­cio oral al abo­ga­do de Moyano Juan Ri­nal­di y otros, re­ve­la­ron a PER­FIL fuen­tes ju­di­cia­les.

Pe­ro en la cau­sa nun­ca se avan­zó so­bre el ca­mio­ne­ro. Des­de 2013 la Pro­ce­lac re­por­tó ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras sos­pe­cho­sas de la obra so­cial de Ca­mio­ne­ros con em­pre­sas con­tra­tis­tas li­ga­das a la fa­mi­lia Moyano por 580 mi­llo­nes de pe­sos. La preo­cu­pa­ción de Moyano no so­lo es­tá en los tri­bu­na­les pe­na­les: es­tá pen­dien­te el fu­tu­ro de la quie­bra de OCA, una em­pre­sa a la que siem­pre se lo vin­cu­ló y a la que Ma­cri le ha­bría sol­ta­do la mano.

en 2011, Hu­go Moyano se plan­tó con fuer­za an­te la pri­me­ra ame­na­za pe­nal

CEDOC PER­FIL

CARCEL. El lí­der de los ma­rí­ti­mos es­tá pre­so ha­ce ca­si un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.