“Ne­go­cia por­que se le vie­ne la no­che”, di­jo la ex mu­jer de Van­den­broe­le

Perfil (Domingo) - - POLITICA - AGENCIAS

—Pa­ra los ban­cos era un gran ne­go­cio. Les per­mi­tía más mo­vi­mien­to de gui­ta en efec­ti­vo. Lo ha­cían du­ran­te un tiem­po pa­ra no des­per­tar sos­pe­chas o te­ner tan­tas aler­tas. El en­tra­ma­do es tan gran­de que cuan­do em­pie­zo a in­ver­tir en me­dios de co­mu­ni­ca­ción me em­pie­zan a pre­sen­tar más gen­te del Po­der Ju­di­cial pa­ra te­ner cier­to res­guar­do. En­tre to­da esa gen­te, me pre­sen­tan al fis­cal Carlos Stor­ne­lli pa­ra te­ner co­ber­tu­ra. Me di­jo que es­ta­ba a dis­po­si­ción mía pa­ra lo que ne­ce­si­te. Me lo pre­sen­tó Ma­riano, un so­brino de Ge­rar­do Weirt­hein.

Stor­ne­lli di­jo en diá­lo­go con PER­FIL que ese en­cuen­tro exis­tió pe­ro que fue a ese ca­fé sin sa­ber que se tra­ta­ba de Mar­tí­nez Ro­jas. Ne­gó ade­más ha­ber­le ofre­ci­do es­tar a su dis­po­si­ción y di­jo que le re­cri­mi­nó a su ami- Mar­tí­nez Ro­jas. go que le ha­ya pre­sen­ta­do a Mar­tí­nez Ro­jas.

—¿Có­mo era ese arre­glo?

—El arre­glo era con los ge­ren­tes de los ban­cos, y des­pués pa­ra arri­ba. Si ne­ce­si­tas gi­rar, no te pi­den mu­cha do­cu­men­ta­ción y si sal­ta una aler­ta de Re­por­te de Ope­ra­cio­nes Sos­pe­cho­sas (ROS), te avi­san y de­ja­ban des­can­sar las em­pre­sas 30 días y la ac­ti­va­ban de nue­vo.

—Tie­ne pe­di­do de cap­tu­ra. ¿Se va a pre­sen­tar a la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na?

—A par­tir de aho­ra, el res­to de la in­for­ma­ción se la voy a dar al go­bierno nor­te­ame­ri­cano. No con­fío en la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na, me pu­sie­ron un car­tel de sen­ten­cia y ten­go un mon­tón de ame­na­zas.

—Por lo que us­ted cuen­ta, us­ted te­nía un rol en es­ta or­ga­ni­za­ción...

—Yo no te­nía nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción. Fui em­plea­do de mu­cha gen­te.

—Pe­ro sa­bía que es­ta­ba sa­can­do di­ne­ro com­pran­do vo­lun­ta­des.

—La do­cu­men­ta­ción es real y ava­la­da por jue­ces (que au­to­ri­za­ban la sa­li­da del di­ne­ro). Si des­pués al­guien ha­ce una in­ves­ti­ga­ción so­bre si se com­pra­ron vo­lun­ta­des, que ci­ten a los jue­ces. Yo no voy a vol­ver a la Ar­gen­ti­na pa­ra ser un arre­pen­ti­do co­mo Fariña.

—¿Cuál es su re­la­ción con Ma­tías Gar­fun­kel y Ser­gio Spols­ki, ex due­ños de Tiem­po Ar­gen­tino?

—Con Gar­fun­kel no ten­go re­la­ción y Spols­ki me es­ta­fó, me ope­ró y me ame­na­zó. Y si­gue te­nien­do in­fluen­cia.

—Mu­chos po­drían de­cir que esa com­pra po­dría ha­ber­la he­cho pa­ra la­var di­ne­ro de sus otras ac­ti­vi­da­des...

—Yo no ve­nía ha­cien­do nin­gún ne­go­cio fi­nan­cie­ro, tra­ba­jé pa­ra mu­cha gen­te en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro. El ne­go­cio de los me­dios era com­prar por uno y ven­der por cin­co des­pués de se­tear­lo (“arre­glar­lo”). su­pues­to Mien­tras avan­za un even­tual acuer­do de coope­ra­ción en­tre Ale­jan­dro Van­den­broe­le (se­ña­la­do co­mo tes­ta­fe­rro del ex vi­ce­pre­si­den­te Amado Bou­dou) y la Jus­ti­cia fe­de­ral, su ex es­po­sa, Lau­ra Mu­ñoz, opi­nó que su arre­pen­ti­mien­to es­tá vin­cu­la­do a que sa­be que “se le vie­ne la no­che”, por­que pron­to co­men­za­rá el jui­cio oral por Cic­co­ne, en el que es­tá pro­ce­sa­do por cohe­cho.

El juez fe­de­ral A riel Li­jo pro­ce­só a Van­den­broe­le jun­to a Bou­dou y los man­dó a jui­cio oral por con­si­de­rar que se apro­pia­ron de la im­pren­ta con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner ré­di­tos en ne­go­cios con el Es­ta­do.

“Yo creo que es una si­tua­ción per­so­nal de él, don­de ve que se le vie­ne la no­che y quie­re ver có­mo pue­de re­pa­rar lo mí­ni­mo. Acá tam­bién es­tá la si­tua­ción de For­mo­sa en el me­dio, don­de él fue quien ideó y pla­ni­fi­có to­do, él via­ja­ba, es­cri­bía los con­tra­tos y lo sé por­que me lo di­jo de su bo­ca”, ex­pli­có Mu­ñoz a Ra­dio Mi­tre.

Cuan­do ha­ce alu­sión a For­mo­sa se re­fie­re a la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial por la re­es­truc- tu­ra­ción de la deu­da de la pro­vin­cia, en la que in­ter­vino The Old Fund, el se­llo uti­li­za­do lue­go por Van­den­broe­le, y en teo­ría por Bou­dou, pa­ra com­prar Cic­co­ne.

Ra­dio Ri­va­da­via pri­me­ro y lue­go Cla­rín con­fir­ma­ron que exis­ten tra­ta­ti­vas en­tre la de­fen­sa de Van­den­broe­le, el Go­bierno y la Jus­ti­cia fe­de­ral, pa­ra arre­glar una po­ten­cial coope­ra­ción del acu­sa­do, que pre­ten­de aco­ger­se a la ley del arre­pen­ti­do pa­ra ob­te­ner una mo­ri­ge­ra­ción de la pe­na a cam­bio de in­for­ma­ción.

En teo­ría, Van­den­broe­le pi­dió co­mo con­di­cio­nes que le den pro­tec­ción, una ca­sa y re­cur­sos eco­nó­mi­cos. La úl­ti­ma pa­la­bra la ten­drá el Go­bierno.

Mu­ñoz, por lo pron­to, con­si­de­ró que en sin­to­nía con es­ta de­ci­sión de que­rer coope­rar con la Jus­ti­cia, su ex ma­ri­do tam­bién cam­bió en lo per­so­nal. “Ha te­ni­do un cam­bio ra­di­cal en su ac­ti­tud en el úl­ti­mo tiem­po, tam­bién con­mi­go. Siem­pre ha si­do muy agre­si­vo y aho­ra ba­jó mu­chí­si­mo, es­tá en una on­da zen, ac­ce­si­ble a cual­quier pe­di­do”, di­jo a Mi­tre.

CEDOC PER­FIL

A JUI­CIO. Ayer se di­fun­dió que quie­re de­cla­rar co­mo arre­pen­ti­do.

CEDOC PER­FIL

ECHE­GA­RAY. Se­gún el em­pre­sa­rio, era “so­cio”.

MO­RENO. Su área au­to­ri­za­ba las im­por­ta­cio­nes tru­chas.

MIS­TER KO­REA. Se­ría el je­fe de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.