El com­pa­dre de an­ge­li­ci cre­ce en el ne­go­cio de los cha­le­cos an­ti­ba­las

Perfil (Domingo) - - POLITICA - AN­DRES FIDANZA

En 2002 fun­dó una em­pre­sa jun­to al que se­ría mano de­re­cha y con­ta­dor de Ser­gio Scho­klen­der. Esa vin­cu­la­ción fue, afir­ma hoy Gus­ta­vo Dorf, “la de­ci­sión más ne­fas­ta” de su vi­da. Al ca­lor de la cri­sis y de los se­cues­tros ex­prés, la com­pa­ñía Ar­mo­ring Sys­tems SA, ofre­cía pro­duc­tos y ser­vi­cios de se­gu­ri­dad. Sus clien­tes eran pri­va­dos y, úl­ti­ma­men­te, tam­bién del Es­ta­do. Dorf era (y to­da­vía es) su pre­si­den­te. Ale­jan­dro Got­kin, per­so­na­je cla­ve en el es­cán­da­lo de la­va­do de Sue­ños com­par­ti­dos, era su con­ta­dor y apo­de­ra­do.

Si bien esa suer­te de so­cie­dad se ter­mi­nó en 2007, el con­tac­to flui­do le va­lió que­dar impu­tado en la cau­sa que in­ves­ti­ga el juez Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi. Pe­ro hay otra re­la­ción que agran­da su mi­to y ge­ne­ra re­ce­los en­tre los em­pre­sa­rios que com­pi­ten con Ar­mo­ring: Dorf es ami­go y com­pa­dre de Da­niel “El Tano” An­ge­li­ci.

Ade­más de su ha­bi­tual y muy re­di­tua­ble ne­go­cio de blin­da­je de au­tos par­ti­cu­la­res, en oc­tu­bre pa­sa­do Ar­mo­ring ga­nó una li­ci­ta­ción pú­bli­ca im­por­tan­te: la ven­ta de 7.200 cha­le­cos an­ti­ba­las a la Po­li­cía por­te­ña. Si bien on­ce em­pre­sas com­pra­ron los plie­gos, só­lo dos se pre­sen­ta­ron. Y Ar­mo­ring ga­nó la li­ci­ta­ción he­cha por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad.

El go­bierno por­te­ño pa­gó $ 86.400.000: o sea, $ 12 mil por ca­da cha­le­co ni­vel RB3 (re­sis­ten­tes a ba­las ca­li­bre .44 Mag­num). A di­fe­ren­cia de otras em­pre­sas del ru­bro, que im­por­tan una par­te de los in­su­mos, Ar­mo­ring trae los cha­le­cos de los Es­ta­dos Uni­dos. “Tie­nen me­jor ca­li­dad. Y aho­ra im­por­tar es más sen­ci­llo”, di­cen.

En di­ciem­bre pa­sa­do, ba­jo el ar­gu­men­to de la me­jor ca­li­dad, el go­bierno de Men­do­za tam­bién op­tó por Ar­mo­ring Sys­tems. La ad­mi­nis­tra­ción del ra­di­cal Al­fre­do Cor­ne­jo desechó la ofer­ta de dos em­pre­sas y, por com­pra di­rec­ta, le pa­gó $ 31.200.000 a cam­bio de 2.600 cha­le­cos. Una de las com­pe­ti­do­ras de Ar­mo­ring, Gur­ban 360 SA, pre­sen­tó una que­ja an­te la Fis­ca­lía de Es­ta­do men­do­ci­na. En Cór­do­ba, Dorf es­tá por que­dar­se con otra li­ci­ta­ción pa­ra la pro­vi­sión de cha­le­cos. La po­si­ble am­plia­ción del ne­go­cio a una pro­vin­cia pe­ro­nis­ta de- mos­tra­ría, se jac­ta Dorf, que el fa­vo­ri­tis­mo por Ar­mo­ring no es mo­no­po­lio de Cam­bie­mos.

“Con Da­niel (An­ge­li­ci) so­mos ami­gos de otra épo­ca. Mi ex mu­jer es ma­dri­na de su hi­ja. Y su es­po­sa es ma­dri­na de la mía. Pe­ro des­de que me di­vor­cié nos ve­mos po­co. Tam­bién me vin­cu­lan con Scho­klen­der, a quien no co­noz­co. Igual to­dos me mi­ran de reojo. Es inevi­ta­ble”, ase­gu­ra Dorf an­te PER­FIL.

En 2012 de­cla­ró y re­sul­tó impu­tado en la me­ga­cau­sa por Sue­ños com­par­ti­dos. Se­gún el juez, Ar­mo­ring fue una de las do­ce so­cie­da­des anó­ni­mas crea­das pa­ra dar apa­rien­cia le­gal a los $ 280 mi­llo­nes ro­ba­dos del plan de vi­vien­das. Otra de las fa­cha­das fue Mel­do­rek, en la que Scho­klen­der era di­rec­tor y Got­kin pre­si­den­te. Y Mel­do­rek, en­tre otras, lle­gó a com­par­tir do­mi­ci­lio fis­cal con Ar­mo­ring en Al­va­rez Tho­mas 198.

“La di­rec­ción la dio él, y ahí me­tió otras em­pre­sas que manejaba. Pe­ro Ar­mo­ring es­tá des­de siem­pre en Vicente Ló­pez. Igual no nie­go ha­ber te­ni­do al­gu­na des­pro­li­ji­dad, co­mo ca­si to­da py­me, pe­ro no ten­go na­da que ver con lo de Sue­ños com­par­ti­dos”, se de­fien­de Dorf.

CEDOC PER­FIL

EM­PRE­SA­RIO. Tie­ne re­la­ción con fa­mo­sos. Ya ga­nó li­ci­ta­cio­nes con el go­bierno por­te­ño, el de Men­do­za y es­tá por su­mar Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.