Mi­cro­fi­nan­zas y prés­ta­mos pa­ra AUH y ju­bi­la­dos

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - IG­NA­CIO E. CAR­BA­LLO*

El 20 de ju­lio fue im­ple­men­ta­da la ex­ten­sión de los prés­ta­mos que brin­da Ar­gen­ta a ju­bi­la­dos, pen­sio­na­dos y ti­tu­la­res de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH). El 70% de los nue­vos prés­ta­mos so­li­ci­ta­dos a la AN­SES (más de 300 mil) fue pa­ra re­cep­to­res de la AUH. La ma­yo­ría (70%) ac­ce­dió así por pri­me­ra vez en su vi­da a un prés­ta­mo per­so­nal. Co­mo es ha­bi­tual cuan­do se ha­bla de los más vul­ne­ra­bles, tras su apa­ren­te éxi­to en tér­mi­nos de de­man­da han flo­re­ci­do las crí­ti­cas y de­ba­tes en la opi­nión pú­bli­ca y los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Una pos­tu­ra crí­ti­ca oí­da re­cien­te­men­te ha­ce re­fe­ren­cia a la re­la­ción en­tre los prés­ta­mos Ar­gen­ta y una su­pues­ta inefec­ti­vi­dad del mi­cro­cré­di­to. Con el fin de di­lu­ci­dar no­cio­nes di­fu­sas y erro­res con­cep­tua­les, co­mo aquel de uti­li­zar una de­fi­ni­ción erró­nea o mi­ni­ma­lis­ta de mi­cro­cré­di­to po­nien­do ba­jo un úni­co pa­ra­guas más de años de desa­rro­llo e in­no­va­ción me­to­do­ló­gi­ca, abor­da­re­mos es­te de­ba­te.

El mi­cro­cré­di­to na­ce a me­dia­dos de 1970 co­mo una so­lu­ción in­no­va­do­ra pa­ra que mi­llo­nes de per­so­nas en si­tua­ción de po­bre­za y vul­ne­ra­bi­li­dad ac­ce­dan a fi­nan­cia­mien­to em­pren­de­dor. En ade­lan­te, nue­vos ser­vi­cios y me­to­do­lo­gías se aú­nan al con­cep­to in­te­gral de mi­cro­fi­nan­zas y más re­cien­te­men­te al de in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

En 2006 el crea­dor del mi­cro­cré­di­to, Muham­mad Yu­nus, re­ci­be el Premio No­bel de la Paz por su apor­te en la lu­cha mun­dial con­tra la po­bre­za. En 2015, la in­clu­sión fi­nan­cie­ra es re­co- no­ci­da por la ONU co­mo he­rra­mien­ta pa­ra po­ner fin al fla­ge­lo que Yu­nus y sus se­gui­do­res ha­bían co­men­za­do a com­ba­tir cua­tro dé­ca­das atrás.

Al­gu­nas vo­ces han se­ña­la­do erró­nea­men­te que el mi­cro­cré­di­to jun­ta prin­ci­pios an­ta­gó­ni­cos co­mo “fi­lan­tro­pía con ne­go­cios, ca­ri­dad con em­pren­di­mien­to in­di­vi­dual, ren­ta fi­nan­cie­ra con in­clu­sión so­cial”. En los he­chos, las mi­cro­fi­nan­zas son to­do lo con­tra­rio, pues se es­gri­me la no­ción de em­po­de­rar me­dian­te es­fuer­zo, tra­ba­jo y acom­pa­ña­mien­to, con­tra­rio a la fi­lan­tro­pía de do­nar y ol­vi­dar. Por lo di­cho que se co­bra in­te­rés, más allá de que los már­ge­nes de ga­nan­cia sean ma­yor­men­te ba­jos pa­ra el pres­ta­dor.

Otras pos­tu­ras sos­tie­nen co­mo crí­ti­ca que “la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal y lo­cal no con­va­li­da” sus bon­da­des. Di­cho ar­gu­men­to es fa­laz. La evi­den­cia in­ter­na­cio­nal no con­va­li­da pe­ro tam­po­co re­cha­za, es mixta. Con­se­cuen­cia de que exis­ta to­da una gama de me­to­do­lo­gías pa­ra brin­dar mi­cro­cré­di­tos a los más vul­ne­ra­bles (in­di­vi­dual, gru­pal, co­mu­nal, con o sin acom­pa­ña­mien­to edu­ca­ti­vo y em­pren­de­dor, etc.). La evi­den­cia so­bre sus bon­da­des es abun­dan­te al ana­li­zar ca­sos es­pe­cí­fi­cos.

La literatura nos de­mues­tra que el mi­cro­cré­di­to fo­men­ta la ac­ti­vi­dad in­de­pen­dien­te ca­si sin ex­cep­ción. Tam­bién cam­bios en los pa­tro­nes de con­su­mo ha­cia una ma­yor in­ver­sión en bie­nes du­ra­bles y me­nor en com­pras sun­tuo­sas co­mo be­bi­das al­cohó­li­cas, fes­ti­va­les, etc.

Se evi­den­cia de for­ma cla­ra el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer ha­llan­do me­jo­ras en la to­ma de de­ci­sio­nes, fe­li­ci­dad y con­fian­za mu­tua de las pres­ta­ta­rias a la vez de una dis­mi­nu­ción en in­di­ca­do­res de de­pre­sión y ne­ce­si­dad de ayu­da. Otros es­tu­dios en ba­se a cré­di­tos gru­pa­les en­cuen­tran ade­más in­cre­men­tos en con­su­mo de ali­men­tos en los ho­ga­res más po­bres.

Otro ar­gu­men­to que se ha es­gri­mi­do fren­te al prés­ta­mo de Ar­gen­ta pa­ra ti­tu­la­res de la AUH, de­fi­nién­do­los erró­nea­men­te co­mo una va­rian­te de mi­cro­cré­di­tos ope­ra­dos por el Es­ta­do, pro­po­ne que así el “go­bierno ar­gen­tino pro­mue­ve el en­deu­da­mien­to ciu­da­dano” y que en lu­gar de pro­te­ger a la po­bla­ción del ries­go de la di­vi­sión del tra­ba­jo “en­deu­da a la ciu­da­da­nía pa­ra que bus­que sa­li­das in­di­vi­dua­les”.

Es ne­ce­sa­rio com­pren­der que los ser­vi­cios de deu­da in­for­ma­les es­tán a mer­ced de la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble, en con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras am­plia­men­te menos fa­vo­ra­bles (ta­sas de in­te­rés más al­tas) y con trau­má­ti­cas con­se­cuen­cias fren­te al no pa­go. El Es­ta­do no “pro­mue­ve” el en­deu­da­mien­to me­dian­te Ar­gen­ta, en tal ca­so de­vuel­ve el de­re­cho de ac­ce­der a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que la ban­ca co­mer­cial ha ne­ga­do his­tó­ri­ca­men­te a los es­tra­tos más ba­jos. Brin­da la opor­tu­ni­dad de ac­ce­so que es­tra­tos su­pe­rio­res tie­nen por el sim­ple he­cho de no vi­vir ba­jo el es­tig­ma de la po­bre­za.

A su vez, la me­jor pro­tec­ción ciudadana fren­te al fan­tas­ma del des­pla­za­mien­to la­bo­ral que ge­ne­ra­rá el pro­ce­so glo­bal de au­to­ma­ti­za­ción es ar­mar de ca­pa­ci­da­des y opor­tu­ni­da­des a la po­bla­ción. El em­pren­de­do­ris­mo y el au­to­em­pleo son una respuesta tan vá­li­da co­mo to­das las de­más (in­gre­so uni­ver­sal, etc.) aun­que a prio­ri más ló­gi­ca y sos­te­ni­ble pa­ra paí­ses emer­gen­tes co­mo el nues­tro.

Por úl­ti­mo, dos re­fle­xio­nes fi­na­les. Pri­me­ro, que el prés­ta­mo Ar­gen­ta no es es­tric­ta­men­te un mi­cro­cré­di­to por mu­chos mo­ti­vos de di­se­ño, co­mo el no con­tem­plar el fin por el cual es so­li­ci­ta­do el fi­nan­cia­mien­to. En se­gun­do lu­gar, que los re­cep­to­res de la AUH no son be­ne­fi­cia­rios, son Ti­tu­la­res de De­re­cho. De igual mo­do, el ac­ce­so al cré­di­to es en­ten­di­do por gran par­te de la literatura co­mo un “De­re­cho Hu­mano de Se­gun­da Ge­ne­ra­ción”. El de­ba­te so­bre la me­di­da de­be es­tar en me­jo­rar su di­se­ño y no en ar­gu­men­tos re­bus­ca­dos so­bre su ra­zón de ser. *Es­pe­cia­lis­ta en In­clu­sión Fi­nan­cie­ra. Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, UBA, UCA y Co­ni­cet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.