La cri­sis y la fal­ta de ver­güen­za

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - JAI­RO STRACCIA

Hay que de­jar­se de jo­der con “la cri­sis”. Cuan­do go­ber­na­ba CFK, la ad­ver­ten­cia per­ma­nen­te era que se ve­nía “la cri­sis” por aumento ex­ce - si­vo del gas­to, por em isión mo­ne­ta r ia des­con­tro­la­da, por el ce­po. Y fi­nal­men­te no la hu­bo, hu­bo elec­cio­nes, cam­bio de go­bierno, con más o menos los mis­mos pro­ble­mas de siem­pre que nun­ca se ter­mi­nan de re­sol­ver. Des­de que asu­mió, el pro­pio go­bierno se en­car­gó de ma­cha­car que sa­lió de una “cri­sis asin­to­má­ti­ca” mien­tras el Cen­tral se jac­ta de que “evi­tó la cri­sis”.

Aho­ra que go­bier­na Mau­ri­cio Ma­cri es la opo­si­ción (en par­te ex ofi­cia­lis­mo) la que em­pe­zó a pre­go­nar que “así va­mos a otra cri­sis”, que es­to ter­mi­na “en co­lap­so”. La ad­ver­ten­cia es que se emi­te deu­da a lo pa­vo, que los in­tere­ses cre­cen al 80% in­ter­anual, que hay más Le­bacs que ai­re y que la fu­ga de ca­pi­ta­les es­tá des­bo­ca­da.

Las ob­ser­va­cio­nes o crí­ti­cas o re­pa­ros a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de ca­da mo­men­to te­nían y tie­nen asi­de­ro, se ba­san en pro­ble­mas reales, pe­ro ¿la úni­ca for­ma de ad­ver­tir­lo es se­ña­lan­do que va a es­ta­llar to­do por el ai­re?

Una por­ción de los ar­gen­ti­nos, los más gran­des, vi­vie­ron una cri­sis ca­da sie­te o diez años du­ran­te la se­gun­da mi­tad del siglo XX. Los eco­no­mis­tas lo lla­man el stop and go o los re­cu­rren­tes “es­tran­gu­la­mien­tos ex­ter­nos”, es de­cir, que nos que­da­mos sin dó­la­res por­que pa­ra pro­du­cir más im­por­ta­mos mu­chos in­su­mos y eso nos ma­ta. Esa ge­ne­ra­ción lo de­fi­ne siem­pre con una pre­gun­ta, que sir­ve pa­ra cual­quier mo­men­to de re­la­ti­vo cre­ci­mien­to y es lo que es­tá atrás de la pro­pen­sión a azu­zar con la cri­sis: “¿Cuan­do se va to­do a la mier­da?”.

Pe­ro de gol­pe hay ya un 40% de ar­gen­ti­nos que na­ció des­pués de 1983, co­mo sue­le ex­pli­car Juan Ger­mano, de Iso­no­mía. O sea que la úni­ca “cri­sis” que co­no­cie­ron co­mo adul­tos eco­nó­mi­cos es la de 2001. No vi­vie­ron ni el Ro­dri­ga­zo ni la hi­per­in­fla­ción. Los que la pa­san me­jor tie­nen re­gis­tra­do el qui­lom­bo del fin de la con­ver­ti­bi­li­dad, pe­ro pa­ra ellos la nor­ma­li­dad es que los sa­la­rios acom­pa­ñen la in­fla­ción, que el dó­lar es­té ac­ce­si­ble y to­do se con­si­ga más ba­ra­to en el ex­te­rior, y que la co­sa va­ya an­dan­do, con los bar­dos de siem­pre, pe­ro an­dan­do al fin. Una par­te de los que la pa­san peor sa­be que el Es­ta­do es su red de con­ten­ción que ya ni un go­bierno de cen­tro­de­re­cha, co­mo Cam­bie­mos, pla­nea mo­di­fi­car.

¿Tie­ne sen­ti­do en­ton­ces que el men­sa­je po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co se ex­pre­se so­bre te­mo­res que tal vez ca­si la mi­tad de la po­bla­ción no com­par­te? ¿Y si ese back­ground tan dis­tin­to pa­ra la ge­ne­ra­ción post 2001 res­pec­to del que tie­nen di­ri­gen­tes y em­pre­sa­rios más gran­des jue­ga dis­tin­to en la to­ma de de­ci­sio­nes y eso no se es­tá re­gis­tran­do en los pro­nós­ti­cos de lo que vie­ne? Más que se­llos. El pa­so de los años ob­via­men­te tam­bién afec­ta el com­por­ta­mien­to de los hom­bres de ne­go­cios. Hay gran­des se­llos que nu­clean com­pa­ñías, eje­cu­ti­vos y ac­cio­nis­tas que se han con­ver­ti­do, ya sin re­pa­ros, en una ver­da­de­ra task for­ce mi­li­tan­te del mo­de­lo. Son la Aso­cia­ción Em­pre­sa­ria Ar­gen­ti­na (AEA), la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ar­gen­tino Es­ta­dou­ni­den­se (Am­cham), la So­cie­dad Ru­ral, el Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo Em­pre­sa­rial Ar­gen­tino (IDEA) y la Aso­cia­ción Cris­tia­na de Di­ri­gen­tes de Em­pre­sa (ACDE), un cuer­po que ca­ta­li­zó su idea­rio po­lí­ti­co en el Fo­ro de Con­ver­gen­cia Em­pre­sa­rial, la re­pre­sen­ta­ción que sue­ña Ma­cri pa­ra el sec­tor pri­va­do, ale­ja­da de la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na (UIA) y sus pe­di­dos de ti­po de cam­bio y pro­tec­ción.

Du­ran­te los úl­ti­mos años del kirch­ne­ris­mo, era ha­bi­tual que an­te ca­da “atro­pe­llo a la Jus­ti­cia” por par­te de la Ca­sa Ro­sa­da emi­tie­ran en­cen­di­dos co­mu­ni­ca­dos pa­ra de­fen­der las ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro los tiem­pos cam­bian. Ya cuan­do el Pre­si­den­te ha­bía de­sig­na­do jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma por de­cre­to se les ha­bía til­da­do el Word. “No ha­ce fal­ta sa­lir a de­cir na­da, por­que a es­te go­bierno se lo de­ci­mos en per­so­na”, ase­gu­ró en­ton­ces uno de sus re­fe­ren­tes an­te PER­FIL. Es­ta se­ma­na, sin nin­gún ti­po de ver­güen­za, de­ja­ron en cla­ro que las for­mas tam­po­co son siem­pre tan im­por­tan­tes. Jun­to a la Aso­cia­ción de Ban­cos de la Ar­gen­ti­na (ABA), es­cri­bie­ron un co­mu­ni­ca­do ti­tu­la­do “Sin Jus­ti­cia no hay Re­pú­bli­ca” pa­ra ban­car la “avi­va­da”, “pi­car­día” o “ven­ta­na de opor­tu­ni­dad” de tres ho­ras que “apro­ve­chó el Go­bierno” en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra pa­ra re­mo­ver, con una ma­yo­ría tran­si­to­ria, al im­pre­sen­ta­ble juez Eduar­do Frei­ler. Con un pá­rra­fo que tam­bién ha­bla­ra del ma­ma­rra­cho del me­ca­nis­mo ofi­cial ha­brían que­da­do afue­ra de la grie­ta, y so­bre to­do con más au­to­ri­dad pa­ra vol­ver a cues­tio­nar en el fu­tu­ro a otra ad­mi­nis­tra­ción que no sea del pa­lo, ha­ya o no en el me­dio “una cri­sis”.

¿tie­ne sen­ti­do un men­sa­je so­bre te­mo­res que ca­si me­dia po­bla­ción no com­par­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.