Vuel­ve el ‘ga­rro­te’: trump in­ten­si­fi­ca su re­tó­ri­ca bé­li­ca

Anun­ció más agre­si­vi­dad en afganistán, ame­na­zó con ata­car nor­co­rea e in­clu­so Ve­ne­zue­la. ¿Dis­cur­so tác­ti­co o im­pul­si­vo?

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

Le­jos de su pro­me­sa de cam­pa­ña de po­ner fin a las gue­rras le­ja­nas y cos­to­sas en las que par­ti­ci­pan los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump dio es­ta se­ma­na un vuel­co en su po­lí­ti­ca ex­te­rior al anun­ciar una nue­va y más agre­si­va es­tra­te­gia pa­ra Afganistán, que im­pli­ca la pro­lon­ga­ción de una gue­rra que ya lle­va 16 años y el des­plie­gue de cua­tro mil nue­vos sol­da­dos en el te­rreno. Trump fi­jó la pre­mi­sa pa­ra es­ta nue­va fa­se del con­flic­to bé­li­co: “Ya no va­mos a cons­truir paí­ses; va­mos a ma­tar te­rro­ris­tas”.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se fue bru­tal­men­te sin­ce­ro al re­co­no­cer que no cum­pli­rá con lo que ha­bía ju­ra­do an­tes de asu­mir en la Ca­sa Blan­ca. “Com­pren­do la frus­tra­ción de los es­ta­dou­ni­den­ses –di­jo–. Mi pri­mer ins­tin­to era sa­lir de esa gue­rra, e his­tó­ri­ca­men­te me ha gus­ta­do se­guir mi ins­tin­to, pe­ro he oí­do to­da la vi­da que las de­ci­sio­nes son muy dis­tin­tas cuan­do uno se sien­ta en la me­sa del Des­pa­cho Oval”.

En efec­to, la de­ci­sión de Trump de adop­tar una ac­ti­tud más be­li­ge­ran­te fren­te a la cues­tión af­ga­na no pa­re­ce ser un he­cho ais­la­do. En los días pre­vios, el mag­na­te re­pu­bli­cano ha­bía ame­na­za­do con ini­ciar ac­cio­nes mi­li­ta­res con­tra Corea del Nor­te e in­clu­so con­tra Ve­ne­zue­la. Po­cos me­ses an­tes ha­bía pa­tea­do el ta­ble­ro geo­po­lí­ti­co en Si­ria al or­de­nar de ma­ne­ra im­pre­vis­ta el bom­bar­deo de una ba­se aé­rea del go­bierno de Bas­har al-As­sad, lue­go de que la Ca­sa Blan­ca lo acu­sa­ra de uti­li­zar ar­mas quí­mi­cas con­tra la po­bla­ción.

La dia­tri­ba mi­li­ta­ris­ta de Trump po­ne fin a la po­lí­ti­ca de dis­ten­sión que im­pe­ró en Washington du­ran­te los úl­ti­mos dos años de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma y abre los mis­mos in­te­rro­gan­tes que otros as­pec­tos del pe­cu­liar li­de­raz­go del man­da­ta­rio: ¿qué tan lar­go es el tre­cho que se­pa­ra al di­cho del he­cho bé­li­co? ¿Pue­de el “sis­te­ma” neu­tra­li­zar la des­me­su­ra de Trump? Bo­tón nu­clear. Am­bas pre­gun­tas ad­quie­ren ma­yor re­le­van- cia si se tie­ne en cuen­ta que el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se dis­po­ne del ma­yor ar­se­nal nu­clear del mun­do. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na, y ti­tu­la­do “¿Pue­de al­guien fre­nar a Trump si de­ci­de ini­ciar una gue­rra nu­clear?”, la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Fo­reign Po­licy ana­li­zó los pro­ble­mas que plan­tea el he­cho de que el co­man­dan­te en je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das es­ta­dou­ni­den­ses, en es­te ca­so Trump, ten­ga el mo­no­po­lio to­tal so­bre la de­ci­sión de pre­sio­nar o no el fa­mo­so bo­tón nu­clear. La con­clu­sión del ar­tícu­lo es de­s­es­pe­ran­za­do­ra: la uni­la­te­ra­li­dad pre­si­den­cial en es­ta ma­te­ria es una ma­la y peligrosa idea, pe­ro no exis­te otra me­jor.

Des­de a ntes de a sum i r, Trump in­clu­so ele­vó el tono be­li­cis­ta fren­te a Chi­na, la ter­ce­ra po­ten­cia mi­li­tar del mun­do, y se en­tro­me­tió en su dispu­ta te­rri­to­rial con Ja­pón por el Mar de Chi­na Me­ri­dio­nal. “Las ten­sio­nes con el go­bierno chino no se desata­ron por fac­to­res es­truc­tu­ra­les e in­he­ren­tes de la re­la­ción Washington-Bei­jing –se­ña­ló a PER­FIL la po­li­tó­lo­ga es­ta­dou­ni­den­se Pa­me­la Ky­le Cross­ley, in­ves­ti­ga­do­ra del Dart­mouth Co­lle­ge–. Los te­mo­res se de­ben es­pe­cial­men­te a las du­das so­bre la ca­pa­ci­dad del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de to­mar de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas ra­cio­na­les. Y de co­mu­ni­car­las del mo­do ade­cua­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.