Car­tas de los lec­to­res a PER­FIL

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

PER­FIL agra­de­ce las car­tas de sus lec­to­res y eli­ge pu­bli­car aque­llas cu­yo texto no su­pere los mil ca­rac­te­res, ex­cep­to las que jus­ti­fi­quen ma­yor ex­ten­sión por su con­te­ni­do. No ha­brá res­pues­tas in­di­vi­dua­les, sal­vo las re­fe­ri­das a no­tas apa­re­ci­das en es­te diario, que se­rán ana­li­za­das y con­tes­ta­das por el De­fen­sor de los Lec­to­res (om­buds­man) en su co­lum­na de los do­min­gos. Las car­tas de­ben lle­gar fir­ma­das con nom­bre, ape­lli­do y di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co, y no se pu­bli­ca­rán aque­llas sus­crip­tas con seu­dó­ni­mos o ini­cia­les y tam­po­co co­mu­ni­ca­dos, ga­ce­ti­llas o –sal­vo ex­cep­cio­nes– car­tas en­via­das a otros me­dios. PER­FIL se re­ser­va el de­re­cho de re­su­mir, re­du­cir o ex­trac­tar el con­te­ni­do. Es­cri­bir a: co­rreo­cen­tral@per­fil.com. que hay cos­tum­bres que nun­ca cam­bian en una gran ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos: las con­duc­tas co­rrup­tas en to­dos los es­ta­men­tos y el in­mo­de­ra­do ape­ti­to de for­tu­na -co­mo ya de­cía Or­te­ga ha­ce cien años- que ya­ce en el es­pí­ri­tu co­mu­ni­ta­rio, que­rien­do ob­te­ner des­me­su­ra­das ga­nan­cias sin el me­nor es­fuer­zo y ca­si siem­pre ape­lan­do a la tram­pa. Os­val­do Os­car Al­bano al­ba­no­quar­ta­ro­ne @hot­mail.com clá­si­co elo­gio de la po­bre­za, con su con­se­cuen­te crí­ti­ca de la ri­que­za y del ri­co, tó­pi­co clá­si­co del ca­to­li­cis­mo y de cual­quier fi­lo­so­fía orien­tal ready-ma­de (“… po­dría­mos ser to­dos un po­co más po­bres y se­ría­mos to­dos más fe­li­ces”). El pro­ble­ma no es que di­ga idio­te­ces –to­dos de al­gún mo­do lo ha­ce­mos–, el pro­ble­ma es que las di­ga en­fá­ti­ca­men­te. Se­bas­tián Car­ba­llo Lic. en Co­mu­ni­ca­ción (UBA) Se­ba­s_­car­ba­llo@hot­mail.com ima­gi­na­ron que iban a per­der el con­trol del di­ne­ro de los afi­lia­dos a las obras so­cia­les sin­di­ca­les. El pre­si­den­te Ma­cri pu­so a los gre­mia­lis­tas a fue­go len­to. Los es­tá co­ci­nan­do de a po­co, co­mo se co­ci­na un po­llo al es­pie­do. Pa­re­ce­ría que, des­pués de las PA­SO, Ma­cri ha de­mos­tra­do te­ner más co­ra­je que el que apa­ren­ta­ba te­ner de an­te­mano. No lo de­tu­vo una pla­za re­ple­ta de tra­ba­ja­do­res, co­mo tam­po­co le mo­vió un pe­lo el dis­cur­so ti­bio y ale­tar­ga­do del úni­co ora­dor. Carlos Galli car­losg1708@yahoo.com.ar Pa­sa­dos ya dos lar­gos años y tras el desar­chi­va­do de la cau­sa, la jun­ta in­ter­dis­ci­pli­na­ria de pe­ri­tos de­ter­mi­na­rá la ver­da­de­ra cau­sal de la muer­te del fis­cal. Tam­bién la Jus­ti­cia or­de­nó la re­vi­sión de lla­ma­das y mails (en­tran­tes y sa­lien­tes) en­tre 2011 y 2015 (de Cristina y los in­vo­lu­cra­dos en la frus­tra­da de­nun­cia). Es pro­ba­ble que es­tas prue­bas nos lle­ven a co­no­cer la ver­dad so­bre lo que el ma­lo­gra­do fis­cal no lle­gó a pre­sen­tar pe­ro le de­jó a la so­cie­dad co­mo le­ga­do pós­tu­mo. La ver­dad y só­lo la ver­dad se­rá el “ci­ca­tri­zan­te ne­ce­sa­rio” pa­ra ce­rrar la he­ri­da abier­ta co­mo una grie­ta en el cuer­po so­cial de los ar­gen­ti­nos. Juan Ma­nuel Ira­la ju­mi­ra­la@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.