“Sin cien­cia y tec­no­lo­gía va a ser di­fí­cil po­der tran­si­tar el ca­mino ha­cia el desa­rro­llo en se­rio”

El ac­tual di­rec­tor del ins­ti­tu­to bal­sei­ro, cen­tro aca­dé­mi­co que fun­dó su pa­pá en 1955, re­ci­bi­rá el premio bun­ge y born 2017 por su tra­yec­to­ria co­mo do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor.

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - F. B.

Di­ri­ge des­de 2016 el Ins­ti­tu­to Bal­sei­ro, la uni­dad aca­dé­mi­ca de ex­ce­len­cia que su pa­pá, José Antonio Bal­sei­ro, fun­dó en 1955. Carlos Bal­sei­ro tie­ne 66 años, na­ció en Ba­ri­lo­che y es egre­sa­do de la Li­cen­cia­tu­ra y del Doc­to­ra­do en Fí­si­ca de ese cen­tro de en­se­ñan­za que de­pen­de de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (CNEA) y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cu­yo.

Por su ex­ten­sa tra­yec­to­ria en in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia, Bal­sei­ro re­ci­bi­rá el pró­xi­mo miér­co­les el Premio Fun­da­ción Bun­ge y Born 2017, tras ser ele­gi­do por un ju­ra­do de ex­per­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En­tre ellos, el Premio No­bel en Fí­si­ca 2008, Ser­ge Ha­ro­che. “Fue una gran sor­pre­sa re­ci­bir el lla­ma­do te­le­fó­ni­co. No lo es­pe­ra­ba ni lo so­ña­ba. Me sien­to muy hon­ra­do, no só­lo por lo que re­pre­sen­ta la Fun­da­ción sino por el gran ju­ra­do”, ex­pre­só Bal­sei­ro, quien es­tá ca­sa­do con una

“De­be­ría­mos ha­cer más pa­ra des­per­tar las vo­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas que es­tán la­ten­tes.”

do­cen­te en Quí­mi­ca y tie­ne tres hi­jos.

Co­mo in­ves­ti­ga­dor de la CNEA y el Co­ni­cet, tra­ba­ja en el gru­po de Teo­ría de la Ma­te­ria Con­den­sa­da del Cen­tro Ató­mi­co Ba­ri­lo­che. “La idea es es­tu­diar las pro­pie­da­des cuán­ti­cas de la ma­te­ria. Las le­yes fun­da­men­ta­les que ri­gen en la fí­si­ca de los ma­te­ria­les son co­no­ci­das pe­ro las con­se­cuen­cias de apli­car esas le­yes pue­den ser muy com­ple­jas. Las mis­mas le­yes dan lu­gar a pro­pie­da­des co­mo el mag­ne­tis­mo, la su­per­con­duc­ti­vi­dad y to­do eso, por su­pues­to, de­pen­de de de­ta­lles mi­cros­có­pi­cos, de có­mo es la es­truc­tu­ra electrónica”, le ex­pli­có el fí­si­co a PER­FIL.

El Ins­ti­tu­to Bal­sei­ro es uno de los gran­des cen­tros for­ma­do­res de fí­si­cos e in­ge­nie­ros de Amé­ri­ca La­ti­na y ger­men de la em­pre­sa Invap. “Ha­ce­mos una se­lec­ción de los chi­cos que se pre­sen­tan pa­ra in­gre­sar, ya que de­ben te­ner un ci­clo bá­si­co de dos años de Fí­si­ca o In­ge­nie­ría en uni­ver­si­da­des pú­bli­cas o pri­va­das. Hay un exa­men y a los pre­se­lec­cio­na­dos los entrevistamos an­tes de ofre­cer­les una be­ca. Tra­ba­ja­mos con gru­pos pe­que­ños, son 15 es­tu­dian­tes por ca­rre­ra. For­ma­mos pro­fe­sio­na­les pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Nues­tro in­te­rés es fo­men­tar el tra­ba­jo crea­ti­vo, la po­si­bi­li­dad de in­no­var, de crear nue­vo co­no­ci­mien­to”.

—¿Cree que hoy fal­tan vo­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas?

—No sé si fal­tan o si no so­mos ca­pa­ces de des­per­tar las vo­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas que es­tán la­ten­tes en los chi­cos. To- dos los chi­cos tie­nen cu­rio­si­da­des y ha­bi­li­da­des. Creo que de­be­ría­mos ha­cer más pa­ra des­per­tar esas vo­ca­cio­nes. No­so­tros or­ga­ni­za­mos con­cur­sos con co­le­gios se­cun­da­rios y hay chi­cos su­per­in­te­re­sa­dos. Son aque­llos que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver al­go de cien­cia en el co­le­gio o en la ca­sa. Hay que bus­car la for­ma de que los in­ves­ti­ga­do­res se acer­quen más a la es­cue­la, pe­ro tam­bién que la mis­ma es­cue­la pue­de dar res­pues­tas.

—¿Los afec­ta­ron los re­cor­tes en cien­cia? ¿Les preo­cu­pa?

—No su fr i mos re­cor tes en be­cas de gra­do. En ese sen­ti­do tu­vi­mos apo­yo. Es preo­cu­pan­te, sin du­da, que la in­ves­ti­ga­ción a ni­vel na­cio­nal no en­cuen­tre una po­lí­ti­ca de Es­ta­do que pue­da de­fi­nir con cla­ri­dad pa­ra dón­de va la cien­cia ar­gen­ti­na. Si el país no de­fi­ne la im­por­tan­cia de la CyT, va a ser di­fí­cil que po­da­mos tran­si­tar el ca­mino ha­cia el desa­rro­llo en se­rio. Pro­ble­mas te­ne­mos que es­pe­rar, a lo que de­be­ría­mos as­pi­rar es a tra­tar de re­sol­ver­los con una po­lí­ti­ca a lar­go pla­zo. La cien­cia no se im­pro­vi­sa. El país ha su­fri­do mu­cho en dé­ca­das an­te­rio­res, con uni­ver­si­da­des que cre­cían, se de­sin­te­gra­ban y vol­vían a cre­cer. Es­to no sir­ve, se ne­ce­si­ta con­ti­nui­dad.

FOTOS GZA: BUN­GE Y BORN

LIDER. Bal­sei­ro es re­co­no­ci­do mun­dial­men­te en el cam­po de la fí­si­ca de la ma­te­ria con­den­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.