La de­mo­cra­cia del re­cha­zo

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SER­GIO SI­NAY*

Se­gún se apre­su­ran a de­fi­nir cier­tos aná­li­sis post (y pre) elec­to­ra­les, la so­cie­dad ar­gen­ti­na ha da­do un sal­to de ma­du­rez tal que ya no pien­sa ni res­pon­de con el bol­si­llo, sino que aho­ra sus as­pi­ra­cio­nes son más tras­cen­den­tes y sus vi­sio­nes más su­ti­les e idea­lis­tas. ¿Es así o es­tas in­ter­pre­ta­cio­nes, tan li­bres y ar­bi­tra­rias co­mo sue­len ser to­das las in­ter­pre­ta­cio­nes, sim­ple­men­te aco­mo­dan los re­sul­ta­dos a la reali­dad y crean lo que el en­sa­yis­ta Nas­sim Nicholas Ta­leb lla­ma pos­dic­cio­nes? Las pos­dic­cio­nes co­rren de­trás de los he­chos que al­guien no va­ti­ci­nó o que no pue­de ex­pli­car e in­ten­ta de­mos­trar que los pre­vió y anun­ció. En es­te ca­so pun­tual, da­do que las in­ver­sio­nes no lle­gan y el con­su­mo no le­van­ta, se op­ta­ría por de­mos­trar que la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de la so­cie­dad ha da­do un sal­to de ca­li­dad que se re­fle­ja en el voto. ¿Pe­ro qué ocu­rri­ría si se pre­sen­ta­ran un nue­vo vien­to de co­la y una nue­va olea­da con­su­mis­ta, y otra vez hu­bie­ra co­rre­la­ción en­tre voto y si­tua­ción eco­nó­mi­ca? Aca­so nue­vas pos­dic­cio­nes aco­mo­da­rían en­ton­ces la in­ter­pre­ta­ción.

Pe­ro hay otra op­ción. Qui­zás se es­té con­fir­man­do lo que el his­to­ria­dor y po­li­tó­lo­go fran­cés Pie­rre Ro­san­va­llon ana­li­za en su li­bro La con­tra­de­mo­cra­cia (Edi­cio­nes Ma­nan­tial). Ro­san­va­llon, que pre­si­de La Re­pu­bli­que des Ideés (un es­pa­cio de in­ter­cam­bio de ideas en­tre in­te­lec­tua­les eu­ro­peos), ad­vier­te so­bre la es­pec­ta­cu­lar ex­pan­sión que ad­qui­rie­ron las cam­pa­ñas elec­to­ra­les esen­cial­men­te ne­ga­ti­vas. “To­do su­ce­de co­mo si el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de una elec­ción pa­ra ca­da can­di­da­to fue­ra evi­tar la vic­to­ria de su opo­nen­te”, es­cri­be. Es­to no es nue­vo, pe­ro era pe­ri­fé­ri­co. Hoy se con­vir­tió en la re­gla. Se­gún el en­sa­yis­ta, nu­me­ro­sos es­tu­dios de­mues­tran que pe­ne­tran y se me­mo­ri­zan más los anun­cios ne­ga­ti­vos que los po­si­ti­vos. El fe­nó­meno es mun­dial, y ex­per­tos y ase­so­res han ido em­pu­jan­do a los can­di­da­tos a que aban­do­nen pru­ri­tos mo­ra­les, que re­la­ti­vi­cen los mé­ri­tos pro­pios y que de­mue­lan al com­pe­ti­dor an­tes que na­da.

En la Ar­gen­ti­na de la grie­ta es­te fe­nó- meno es no­to­rio. De uno y otro la­do del abis­mo se dis­pa­ra con es­ti­los di­fe­ren­tes pe­ro con idén­ti­co fin. Acen­tuar el “ellos y no­so­tros”. Quien no es­tá con uno es­tá con el otro. Y quien pro­pon­ga otra vía es fun­cio­nal al enemi­go, y así se lo pin­ta. Las cam­pa­ñas ne­ga­ti­vas tie­nen un tri­ple efec­to, apun­ta Ro­san­va­llon. Con­so­li­dan el “nú­cleo du­ro”, al crear dis­tan­cia­mien­to con el opo­si­tor im­pi­den que se lo pue­da co­no­cer de ver­dad y, por fin, des­mo­vi­li­zan a los vo­tan­tes que no ad­hie­ren al en­fren­ta­mien­to. En de­fi­ni­ti­va, co­la­bo­ran al em­po­bre­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca y fo­men­tan el es­cep­ti­cis­mo so­cial. Fi­nal­men­te, los re­sul­ta­dos de la vo­ta­ción mues­tran quién co­se­chó más enemi­gos y no cuál fue la po­lí­ti­ca ele­gi­da lue­go de ha­ber si­do des­ple­ga­da en for­ma de pro­gra­ma.

Por su­pues­to, una cam­pa­ña po­si­ti­va fun­da­men­ta­da en ideas y vo­lun­tad de me­jo­rar a tra­vés de ac­cio­nes y po­lí­ti­cas de Es­ta­do re­quie­re un ni­vel de re­cur­sos po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les que se­ría ex­ce­si- vo es­pe­rar de los can­di­da­tos que vie­nen pre­sen­tán­do­se en to­das las elec­cio­nes. La vía ne­ga­ti­va es más sim­ple y ele­men­tal. Lo gra­ve es que, cuan­do pren­de, se tras­la­da al ra­zo­na­mien­to de los vo­tan­tes quie­nes, más allá de lo que de­cla­men, ter­mi­nan vo­tan­do “con­tra” al­guien y lo ha­cen con ar­gu­men­tos per­so­na­les y emo­cio­na­les an­tes que ra­cio­na­les. Es­to im­pi­de to­da dis­cu­sión en­ri­que­ce­do­ra, au­men­ta los ni­ve­les de in­to­le­ran­cia, im­pi­de el aso­mo de una vi­sión com­par­ti­da so­bre el des­tino de la so­cie­dad en la que se vi­ve y en­san­cha la grie­ta. El que ga­na, ga­na pa­ra él, no pa­ra la so­cie­dad, por mu­cho dis­cur­so opor­tu­nis­ta que des­plie­gue des­pués. Des­de una pers­pec­ti­va pe­da­gó­gi­ca, las cam­pa­ñas ne­ga­ti­vas no en­se­ñan pe­ro con­tri­bu­yen a fo­men­tar la ig­no­ran­cia en sus for­mas más ob­vias y di­si­mu­la­das. Es­to ocu­rre a par­tir de un pro­ce­di­mien­to de­mo­crá­ti­co, co­mo es el voto. Pe­ro ter­mi­na por da­ñar la po­si­bi­li­dad del con­sen­so y con­so­li­da lo que Ro­san­va­llon lla­ma una de­mo­cra­cia de re­cha­zo. La cual nun­ca es si­nó­ni­mo de ma­du­rez. *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.