¿Po­drá go­ber­nar Ma­cri?

Perfil (Domingo) - - IDEAS - JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

El go­ri­la in­vi­si­ble es un li­bro apa­sio­nan­te en el que los au­to­res ana­li­zan las li­mi­ta­cio­nes de los se­res hu­ma­nos pa­ra ver lo que es­tá an­te sus ojos. Es­to no tie­ne que ver so­la­men­te con los pre­jui­cios que to­dos te­ne­mos, sino con las li­mi­ta­cio­nes que tie­ne nues­tra es­pe­cie, pa­ra acer­car­se a la reali­dad. Hay mu­chas co­sas evi­den­tes que nues­tra men­te no re­gis­tra. Esos aná­li­sis no son exó­ti­cos, se desa­rro­llan en li­bros de pro­fe­sio­na­les se­rios co­mo Fa­cun­do Ma­nes o Da­niel Ló­pez Ro­set­ti. En Ar­gen­ti­na a pe­sar de ex­pe­rien­cias exi­to­sas que se han re­pe­ti­do por dos dé­ca­das, en el círcu­lo ro­jo mu­chos se re­sis­ten a dis­cu­tir si­quie­ra lo que es la nue­va po­lí­ti­ca. Fe­liz­men­te no pa­sa lo mis­mo con la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos.

A pe­sar de que Mau­ri­cio Ma­cri di­ri­gió una se­rie inin­te­rrum­pi­da de triun­fos du­ran­te do­ce años, cuan­do lle­ga­ron es­tas elec­cio­nes apa­re­cie­ron nue­va­men­te quie­nes afir­man que lo que ha­ce no tie­ne sen­ti­do. En es­ta oca­sión, va­rios pre­di­je­ron que Martín Lous­teau ga­na­ría am­plia­men­te en la Ca­pi­tal, que en la Pro­vin­cia ha­bía un tri­ple em­pa­te, que Cristina po­día es­tar en el 40% gra­cias a la erra­da po­la­ri­za­ción que pro­mo­vió el Go­bierno. Co­mo pa­sa siem­pre, las pro­fe­cías no tu­vie­ron que ver con la reali­dad.

Ce­rran­do los ojos a lo que ha ocu­rri­do du­ran­te más de vein­te años, di­cen aho­ra que Ma­cri no po­drá go­ber­nar, que ne­ce­si­ta con­vo­car a los po­lí­ti­cos de siem­pre pa­ra que con­ti­núen go­ber­nan­do co­mo siem­pre. Has­ta el siglo pa­sa­do se su­po­nía que el me­jor pre­si­den­te de­bía mi­li­tar mu­chos años en un par­ti­do, y ser abo­ga­do o mi­li­tar. La re­dun­dan­cia de la pa­la­bra es in­ten­cio­nal. Los es­ta­dis­tas se for­ma­ban en se­mi­na­rios ideo­ló­gi­cos y en co­mi­tés par­ti­dis­tas. Ac­tual­men­te los co­no­ci­mien­tos, la or­ga­ni­za­ción so­cial, las re­la­cio­nes hu­ma­nas, se vol­vie­ron mu­cho más plu­ra­les y com­ple­jos. Apa­re­cie­ron nue­vas ac­ti­vi­da­des que ge­ne­ra­ron otros ti­pos de li­de­raz­go que in­cur­sio­na­ron en la po­lí­ti­ca al mis­mo tiem­po que la po­bla­ción se can­só y re­cha­za ma­si­va­men­te las vie­jas for­mas del po­der.

Ma­cri em­pe­zó a ha­cer po­lí­ti­ca en el siglo XXI, per­te­ne­ce a un nue­vo ti­po de di­ri­gen­te for­ma­do fue­ra de los ri­tos par­ti­dis­tas, que lle­ga a la Pre­si­den­cia for­ma­do di­ri­gien­do ins­ti­tu­cio­nes más cer­ca­nas a la gen­te real. En 1995 de­jó su ca­rre­ra de em­pre­sa­rio pa­ra de­di­car­se a otras co­sas que le in­tere­sa­ban más, que son po­si­bles en es­ta so­cie­dad. Fue ele­gi­do pre­si­den­te del Club Atlé­ti­co Bo­ca Ju­niors al que di­ri­gió por más de una dé­ca­da. Se ini­ció así lo que se­ría un kar­ma en su ca­rre­ra: la ins­ti­tu­ción es­ta­ba en una si­tua­ción la­men­ta­ble co­mo lo es­tu­vie­ron las ins­ti­tu­cio­nes que di­ri­gió des­pués y tu­vo que tra­ba­jar mu­cho pa­ra ob­te­ner 17 tí­tu­los en ocho años. Cuan­do ter­mi­nó su desem­pe­ño, Bo­ca era re­co­no­ci­do co­mo el me­jor club de Amé­ri­ca del Sur, uno de los más im­por­tan­tes del mun­do y go­za­ba de una si­tua­ción eco­nó­mi­ca que na­die ha­bría creí­do po­si­ble al ini­cio de su con­duc­ción. Di­ri­gir de ma­ne­ra tan exi­to­sa una ins­ti­tu­ción tan com­ple­ja re­quie­re que el lí­der se­pa ne­go­ciar y cons­truir po­der. Fue se­gu­ra­men­te esa ex­pe­rien­cia la que desa­rro­lló en Mau­ri­cio una de sus prin­ci­pa­les vir­tu­des: sa­ber tra­ba­jar en equi­po.

El 2007 Ma­cri fue ele­gi­do je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires a la que go­ber­nó du­ran­te ocho años. Al ter­mi­nar su pe­río­do la in­men­sa ma­yo­ría de los por­te­ños creía que ha­bía si­do el me­jor je­fe de Go­bierno de la his­to­ria. Esa opi­nión se con­fir­mó cuan­do otro di­ri­gen­te de su es­pa­cio, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, fue ele­gi­do en su re­em­pla­zo en una ac­ción pro­pia de la nue­va po­lí­ti­ca: el su­ce­sor no era pa­rien­te del je­fe de Go­bierno. Du­ran­te sus dos pe­río­dos el PRO ca­re­ció de una ma­yo­ría pro­pia en la Le­gis­la­tu­ra y fue per­se­gui­do por el go­bierno fe­de­ral. Sin em­bar­go, el go­bierno fue exi­to­so, la Ciu­dad cam­bió y es el en­te fe­de­ral en el que me­jor se vi­ve en el país.

Cuan­do ini­ció su man­da­to pre­si­den­cial Ma­cri to­mó me­di­das im­po­pu­la­res que eran inevi­ta­bles por el es­ta­do desas­tro­so en que se en­con­tra­ba el país. A pe­sar de eso, si­gue co­mo el man­da­ta­rio me­jor eva­lua­do de Amé­ri­ca La­ti­na y su par­ti­do se en­ca­mi­na a un im­por­tan­te triun­fo na­cio­nal en las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Al­gu­nos bas­tio­nes tra­di­cio­na­les del pe­ro­nis­mo cae­rán fren­te a los can­di­da­tos de Cam­bie­mos y el en­tu­sias­mo por la trans­for­ma­ción avan­za por to­dos la­dos. Los can­di­da­tos que bus­can la vuel­ta al pa­sa­do de ma­ne­ra or­to­do­xa o re­no­va­da es­tán en fran­co re­tro­ce­so.

El te­mor de que no pue­da go­ber­nar es in­fun­da­do. No se tra­ta de ala­bar­lo sino de tra­tar de ver la reali­dad. Al­guien que des­de 1995 su­po di­ri­gir una ins­ti­tu­ción tan com­ple­ja co­mo Bo­ca y lle­var­la a la gloria y que ha si­do un je­fe de Go­bierno de Bue­nos Aires efi­cien­te y acep­ta­do, ha de­mos­tra­do en los he­chos que sa­be go­ber­nar. Lo en­tien­de la gen­te que le si­gue apo­yan­do y que quie­re que cam­bien las co­sas. Por eso go­bier­na de una nue­va ma­ne­ra, co­mo quie­re la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos. Si Cam­bie­mos se trans­for­ma en Par­che­mos per­de­rá to­do sen­ti­do. *Pro­fe­sor de la GWU, miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

AP

PA­SO. El Pre­si­den­te, el día de las pri­ma­rias. Ha de­mos­tra­do que sa­be go­ber­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.