Un vie­jo di­fe­ren­cial pa­ra la nue­va edu­ca­ción

Perfil (Domingo) - - IDEAS - DA­NIEL SINOPOLI*

La po­si­bi­li­dad de que en al­gu­nos años los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de en­se­ñan­za co­mien­cen a ser des­pla­za­dos por tec­no­lo­gías vir­tua­les es una de las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes so­bre el fu­tu­ro de la edu­ca­ción. Que esos sis­te­mas brin­da­rán so­bre to­do sa­be­res téc­ni­cos y pro­yec­tua­les es otra de las pro­yec­cio­nes que se rea­li­zan. Sin du­da, un atrac­ti­vo es­ce­na­rio. No obs­tan­te, en los dis­tin­tos pro­gra­mas es­co­la­res que se an­ti­ci­pan ya pue­de ob­ser­var­se cier­ta preo­cu­pan­te des­con­si­de­ra­ción de la fi­lo­so­fía, el ar­te y otras cien­cias y dis­ci­pli­nas hu­ma­nas, pi­la­res del desa­rro­llo de una con­cien­cia crí­ti­ca y una pers­pec­ti­va am­plia de los he­chos que per­mi­ta co­no­cer la reali­dad que nos ro­dea, apren­der a vi­vir con otros, to­mar de­ci­sio­nes, y com­pren­der los as­pec­tos más mis­te­rio­sos de la per­so­na hu­ma­na.

El pen­sa­mien­to que se des­plie­ga me­dian­te el co­no­ci­mien­to de las hu­ma­ni­da­des per­mi­te una co­ne­xión más in­te­li­gen­te y fruc­tí­fe­ra con el mun­do, des­ple­gan­do una mi­ra­da crí­ti­ca que en­ri­quez­ca con la du­da el co­no­ci­mien­to y nos per­mi­ta cre­cer, ser me­jo­res ciu­da­da­nos y pro­fe­sio­na­les. Es ce­le­bra­ble la in­clu­sión en la agen­da edu­ca­ti­va del desa­rro­llo tem­prano de un pen­sa­mien­to crí­ti­co y una con­cien­cia cívica. La vi­da en so­cie­da­des mo­der­nas im­pli­ca ejer­cer la li­ber­tad con una con­cien­cia de su di­men­sión: li­ber­tad im­pli­ca res­pon­sa­bi­li­dad, in­dis­pen­sa­ble pa­ra una vi­da so­cial or­de­na­da, es­pe­cial­men­te cuan­do los sis­te­mas de con­vi­ven­cia se pre­sen­tan tan com­ple­jos. El vie­jo di­cho “co­no­ce tus de­re­chos y tus de­be­res” pa­re­cie­ra ha­ber per­di­do den­si­dad; és­te es el efec­to que sue­le pro­du­cir el re­ci­ta­do au­to­má­ti­co de al­gu­nos pre­cep­tos.

Nos he­mos pre­gun­ta­do du­ran­te años qué im­pe­día a los chi­cos desa­rro­llar un pen­sa­mien­to crí­ti­co. Apun­ta­mos a la es­cue­la, re­vi­sa­mos pro­gra­mas, gene- ra­mos ta­lle­res, or­ga­ni­za­mos char­las y con­fe­ren­cias con el fin de adoc­tri­nar a los do­cen­tes en es­te ob­je­ti­vo, ci­ta­mos a Sar­mien­to y a Frei­re co­mo si fue­ran par­te de una mis­ma cons­te­la­ción ideo­ló­gi­ca. Y fi­nal­men­te nos di­mos cuen­ta de que fra­ca­sa­ría­mos por­que mu­chos do­cen­tes en los que de­po­si­tá­ba­mos la ta­rea no iban a po­der ha­cer con sus alum­nos lo que sus maes­tros y pro­fe­so­res no ha­bían he­cho con ellos.

Pen­sa­mien­to crí­ti­co es, en ver­dad, un pomposo tér­mino que se re­du­ce a la con­di­ción bá­si­ca de apren­der a pen­sar. Y “apren­der a pen­sar” se apren­de pen­san­do. Es una ac­ción trans­ver­sal a la vi­da for­ma­ti­va, no un pro­pó­si­to que re­quie­ra de mo­men­tos es­pe­cia­les y mé­to­dos for­ma­les.

Co­mo ejem­plo, el pro­yec­to “In­no­van­do con in­te­li­gen­cia”, ori­gi­na­do en la pres­ti­gio­sa aca­de­mia Lems­ha­ga de Sue­cia, ha pro­mo­vi­do en dis­tin­tos cen­tros edu­ca­ti­vos del mun­do –in­clu­yen­do Har­vard– un pro­gra­ma de ejer­ci­cios men­ta­les que per­mi­te a los es­tu­dian­tes ob­je­ti­var sa­be­res y des­ple­gar la ima­gi­na­ción ( Vi­si­ble Thin­king Rou­ti­nes). Pre­ci­sa­men­te, en esa pro­pues­ta los es­tu­dios ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les son el prin­ci­pal mo­tor pa­ra for­mar per­so­nas re­fle­xi­vas, crí­ti­cas y con au­to­no­mía de pen­sa­mien­to.

Un sis­te­ma edu­ca­ti­vo fo­men­ta­rá ca­pa­ci­da­des pa­ra pen­sar y pa­ra vi­vir en so­cie­dad de dos ma­ne­ras: con la pre­sen­cia en el au­la de do­cen­tes que ge­ne­ren en el alumno una pre­dis­po­si­ción fa­vo­ra­ble al ejer­ci­cio pro­duc­ti­vo del pen­sa­mien­to; y con pla­nes de es­tu­dio cu­yos con­te­ni­dos in­clu­yan, ade­más de fi­lo­so­fía, ar­te y otras hu­ma­ni­da­des, el aná­li­sis de las cau­sas pri­me­ras del mun­do, del hom­bre y de la vi­da en so­cie­dad. *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.