Do­ble mo­ni­to­reo pa­ra ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro

El agre­sor tie­ne que lle­var co­lo­ca­da una to­bi­lle­ra y la víc­ti­ma, un geo­lo­ca­li­za­dor si­mi­lar a un te­lé­fono que se ac­ti­va cuan­do una de las par­tes se acer­ca a la otra. El ob­je­ti­vo es evi­tar que se vio­le una me­di­da pe­ri­me­tral.

Perfil (Domingo) - - POLICIALES - NADIA GALAN Apa­ra­to. Ori­gen.

Con to­bi­lle­ras dua­les, bus­can ge­ne­rar un “eco­sis­te­ma de pro­tec­ción” pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro en ca­sos don­de exis­te una prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to. Con el dis­po­si­ti­vo, se bus­ca mo­ni­to­rear y te­ner geo­lo­ca­li­za­ción tan­to de víc­ti­ma co­mo de vic­ti­ma­rio pa­ra evi­tar que el hom­bre se acer­que a la de­nun­cian­te y pa­ra pre­ve­nir­la si es­to su­ce­die­ra. El plan se en­cuen­tra en prue­ba piloto en el país y es­ta se­ma­na se en­tre­ga­ron cin­co dis­po­si­ti­vos en San­ta Fe.

El me­ca­nis­mo es­tá com­pues­to por una to­bi­lle­ra que se le co­lo­ca al hom­bre so­bre el que re­cae la pe­ri­me­tral, mien­tras que la víc­ti­ma de­be lle­var un apa­ra­to si­mi­lar a un te­lé­fono que per­mi­te te­ner­la lo­ca­li­za­da y co­mu­ni­car­se con ella si des­de la cen­tral de mo­ni­to­reo se ne­ce­si­tan aler­tar­la. El sis­te­ma cuen­ta con un me­ca­nis­mo que per­mi­te re­co­no­cer­se en­tre am­bos apa­ra­tos (un sis­te­ma geo­rre­fe­ren­cial) y dis­pa­ra una aler­ta en ca­so de que el agre­sor vio­le la dis­tan­cia pe­ri­me- tral asig­na­da o in­ten­te sa­car­se la to­bi­lle­ra.

“La víc­ti­ma ten­drá una es­pe­cie de te­lé­fono, lla­ma­do track, que per­mi­te que el pe­rí­me­tro de res­tric­ción se va­ya mo­vien­do geo­grá­fi­ca­men­te (y no que­de es­tá­ti­co en el área del do­mi­ci­lio de la mu­jer). Ade­más, ge­ne­ra el be­ne­fi­cio de que la víc­ti­ma pue­da re­to­mar su vi­da nor­mal; tra­ba­jar, ir a bus­car a los hi­jos al co­le­gio, sin sen­tir que que­da des­pro­te­gi­da”, ex­pli­ca a PER­FIL la sub­se­cre­ta­ria de Ac­ce­so a la Jus­ti­cia de la Na­ción, Ma­ría Fer­nan­da Ro­drí­guez.

La es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca que son múl­ti­ples las ven­ta­jas del dis­po­si­ti­vo. “Sir­ve co­mo ele­men­to de prue­ba si el pre­sun­to agre­sor irrum­pe en la pe­ri­me­tral, por­que que­da cons­ta­ta­do in­for­má­ti­ca­men­te. Y ya no va a re­caer en la víc­ti­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de re­unir prue­bas o tes­ti­gos pa­ra acre­di­tar que el pre­sun­to agre­sor vio­ló la res­tric­ción. Otra de las ven­ta­jas es la pre­ven­ción: si él se es­tá acer­can­do, se le avi­sa a la víc­ti­ma que no va­ya en tal di- rec­ción y al mis­mo tiem­po se lla­ma al hom­bre pa­ra con­sul­tar­le por qué es­tá yen­do ha­cia ese lu­gar. Hay ciu­da­des chi­cas, co­mo Us­huaia, en don­de pue­de pa­sar que él di­ga que es­tá yen­do pa­ra el ban­co a pa­gar una fac­tu­ra, y se le va ha­cien­do un se­gui­mien­to vir­tual y se ac­ti­va una aler­ta; en ca­so de que so­bre­pa­se el ban­co, se en­vía una con­sig­na a la po­li­cía, que ya es­tá aler­ta­da, y se avi­sa a la víc­ti­ma”, enu­me­ra la es­pe­cia­lis­ta.

“Son to­das ac­cio­nes que re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de que se dis­pa­re un he­cho que no pue­das con­tro­lar y que ter­mi­ne con la vi­da de la víc­ti­ma. Por eso, es­to tie­ne que fun­cio­nar co­mo eco­sis­te­ma de pro­tec­ción pa­ra la víc­ti­ma”.

El miér­co­les pa­sa­do, San­ta Fe se su­mó a es­ta prue­ba piloto que ya se apli­ca en otras pro­vin­cias (Cór­do­ba, Men­do­za, Sal­ta, Bue­nos Aires y Chu­but). La pro­vin­cia fir­mó un con­ve­nio con el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia de la Na­ción pa­ra con­tar con cin­co to­bi­lle­ras dua­les, y así se su­man a las 125 que ya es­tán en uso.

GO­BIERNO DE COR­DO­BA

MI­NIS­TE­RIO DE JUS­TI­CIA DE LA NA­CION

DUA­LES. La to­bi­lle­ra pa­ra los hom­bres y el apa­ra­to pa­ra mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.