¿Y si Cris­ti­na es­tá ba­jan­do?

Perfil (Domingo) - - POLITICA - LUIS COS­TA*

Atrás, en los vi­nos, di­ce que hay que be­ber­los con mo­de­ra­ción, y esa le­yen­da, co­mo otras, es in­tere­san­te. Vi­ve en su tex­to la fan­ta­sía de que lo que re­la­ta sea acep­ta­do co­mo orien­ta­ción de la con­duc­ta para el in­di­vi­duo que es­tá por con­su­mir­lo. Es de­cir que se ima­gi­na que la so­cie­dad pue­de re­ci­bir mensajes y ac­tuar ca­si di­rec­ta­men­te en con­se­cuen­cia. La ilusión de la or­den, y el se­gui­mien­to de la or­den, es uno de los enor­mes asun­tos que de­ses­pe­ran al aná­li­sis de la mo­der­ni­dad. Tra­ta­do ba­jo el tér­mino ge­né­ri­co de “po­der”, se ex­pre­sa la ca­pa­ci­dad de se­guir la or­den de otro co­mo pro­pia y, por lo tan­to, es po­de­ro­so o dé­bil aquel que lo lo­gra o no lo po­see o lo pier­de. En es­te te­rri­to­rio pos­te­rior a las PA­SO, po­dría Cris­ti­na Kirch­ner es­tar re­pre­sen­tan­do, en su re­pe­ti­ción pú­bli­ca, a aquel que ejer­ce el rol de per­der po­der.

En su go­bierno, la ex­po­si­ción pú­bli­ca era re­cu­rren­te pe­ro en for­ma­to se­lec­cio­na­do y li­mi­ta­do. La co­mu­ni­ca­ción de la ges­tión se mon­ta­ba en una re­pre­sen­ta­ción di­ri­gi­da só­lo a su gus­to. Des­de el atril ha­bla­ba con aplau­sos y ri­sas de sus se­gui­do­res en es­ce­na, es de­cir ob­ser­van­do allí mis­mo sus re­la­tos de ges­tión, y en ca­de­nas na­cio­na­les es­truc­tu­ra­ba un re­co­rri­do ti­po “vía sa­té­li­te”, con fá­bri­cas que se abrían o nue­vas in­ver­sio­nes. Esa trans­mi­sión era un ejer­ci­cio de do­mi­na­ción, des­de las ór­de­nes a sus ve­ci­nos de me­sa has­ta el pe­di­do de la trans­mi­sión. Ella era el pro­gra­ma de te­le­vi­sión, ella en­tre­vis­ta­ba y los de­más res­pon­dían en la lí­nea de sus de­seos. En es­tos días, su cons­tan­te ex­po­si­ción pú­bli­ca en en­tre­vis­tas nos ha­bla de un nue­vo lu­gar de po­der, en reali­dad lo ha­ce de un po­der de­cre­cien­te.

Du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2007 y de 2011, la ne­ce­si­dad de ex­po­si­ción a la pren­sa fue muy ba­ja. In­clu­so el re­co­rri­do a las PA­SO de es­te año fue con una mí­ni­ma can­ti­dad de ac­tos y de pre­sen­ta­cio­nes an­te el pú­bli­co ma­si­vo. Mien­tras en las cam­pa­ñas a pre­si­den­te su po­der real lo per­mi­tía, en las PA­SO que aca­ban de su­ce­der re­sul­tó una muestra de des­ajus­te con la reali­dad. Cris­ti­na Kirch­ner se re­sis­te a re­co­no­cer el cam­bio del tiem­po, y el elec­to­ra­do pa­re­ce que­rer re­cor­dár­se­lo de ma­ne­ra cre­cien­te. Aho­ra, en su se- cuen­cia lla­ma­ti­va de enor­me can­ti­dad de en­tre­vis­tas, pa­re­ce por pri­me­ra vez es­tar dan­do se­ña­les de re­co­no­ci­mien­to del tiem­po que ya no es más.

Es di­fí­cil es­ta­ble­cer­lo con cla­ri­dad, pe­ro las se­ña­les que las me­di­cio­nes des­pren­den son las de un ofi­cia­lis­mo fuer­te y de una Cris­ti­na no só­lo con di­fi­cul­ta­des para au­men­tar sus vo­tos, sino con po­si­bles pér­di­das. Su in­sis­ten­cia en dar en­tre­vis­tas, su au­men­to en la ex­po­si­ción pú­bli­ca, son se­ña­les del re­co­no­ci­mien­to de que lo que an­tes so­bra­ba hoy ya no al­can­za. Mien­tras el vo­to al kirch­ne­ris­mo no ne­ce­si­ta­ba le­yen­da para pe­dir­lo, Cris­ti­na re­cla­ma para sí la ne­ce­si­dad de que no se ol­vi­den de vo­tar­la e in­ten­ta guiar al elec­to­ra­do a una con­duc­ta con­tra­ria a Cam­bie­mos. Igual que a las be­bi­das con al­cohol, ya ca­si pi­de que se lo vo­te con mo­de­ra­ción para evi­tar lo que po­dría su­ce­der en dos se­ma­nas con una población em­bria­ga­da del nue­vo ofi­cia­lis­mo.

El pro­ce­so de sa­li­da del kirch­ne­ris­mo ha si­do has­ta aho­ra una se­gui­da y cons­tan­te tran­si­ción, en don­de unos no ter­mi­nan de apa­gar­se y los nue­vos, de do­mi­nar ple­na­men­te. Ob­ser­var el mo­men­to mis­mo del cam­bio es es­pe­cial­men­te di­fí­cil, y al­go de esa di­fi- cul­tad nos ha ro­dea­do en es­te tiem­po des­de 2015. Ese mo­do de ar­ti­cu­lar la cam­pa­ña es­te año, co­mo si fue­ra 2011, es más un signo de di­fi­cul­tad en la tran­si­ción que de vi­sión es­tra­té­gi­ca. La sor­pre­sa de al­gu­nos an­te la pa­ri­dad en pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es tam­bién la se­ñal de su di­fi­cul­tad por ser con­tem­po­rá­neos del nue­vo tiem­po. Con un re­sul­ta­do na­cio­nal abul­ta­do, y una vic­to­ria mar­ca­da en el pla­ne­ta bo­nae­ren­se, la so­cie­dad ar­gen­ti­na es­ta­rá dan­do co­mien­zo sim­bó­li­co y real al ma­cris­mo y de­ja­rá de ser un cuer­po so­cial en tran­si­ción a otro de nue­va do­mi­na­ción.

Ten­go en­ten­di­do que el ra­ting du­ran­te las en­tre­vis­tas a Cris­ti­na Kirch­ner ba­ja. La ac­ción por in­ten­tar evi­tar per­der tie­ne el efec­to con­tra­rio, es de­cir la hui­da de los es­pec­ta­do­res y, por lo tan­to, la im­po­si­bi­li­dad de re­ci­bir la chan­ce de cam­biar sus vo­tos. Para ella, es tiem­po de re­co­no­cer que los días de glo­ria ya son la can­ción del pa­sa­do, aun­que to­da­vía el 22 de oc­tu­bre pue­da dar sor­pre­sas. Por aho­ra, la ma­yo­ría cam­bia de ca­nal. Es­to es así, la gen­te se di­vier­te más con los pro­gra­mas nue­vos.

Su cons­tan­te ex­po­si­ción nos ha­bla de un nue­vo lu­gar de po­der, un po­der de­cre­cien­te Las se­ña­les son las de un ofi­cia­lis­mo fuer­te y de una Cris­ti­na in­clu­so con po­si­bles pér­di­das

*So­ció­lo­go. Di­rec­tor de Quid­dity.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.