La mu­jer de an­ge­li­ci, en­tre Bo­ca y el go­bierno por­te­ño

Di­ri­ge una onG que ella fun­dó, tra­ba­ja en el club que pre­si­de su in­flu­yen­te ma­ri­do y tie­ne un car­go en un pro­gra­ma de la Ciu­dad.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - ANDRES FIDANZA

Ma­ría Inés Be­llo­ni es la mu­jer de­trás del pre­si­den­te de Bo­ca y ope­ra­dor ju­di­cial del ma­cris­mo, Da­niel “el Tano” An­ge­li­ci. Se in­ser­tó en la fun­ción pú­bli­ca a tra­vés de la ayu­da so­cial que des­plie­ga des­de tres es­pa­cios en pa­ra­le­lo: una ONG crea­da por ella y un gru­po de ami­gas, Bo­ca Ju­niors y el Es­ta­do por­te­ño. Si bien Be­llo­ni tra­ta de man­te­ner el per­fil ba­jo y no mez­clar su ac­ti­vi­dad con la de su ma­ri­do, su tra­yec­to­ria lle­va las mar­cas y la in­fluen­cia de An­ge­li­ci. De­sig­na­da en la Ca­pi­tal co­mo ase­so­ra de ga­bi­ne­te de la pre­si­den­ta del Con­se­jo de De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes, Ka­ri­na Le­gui­za­món, por es­tos días Be­llo­ni tra­ba­ja en el pro­gra­ma “Abra­zar”, orien­ta­do a fo­men­tar una suer­te de pa­dri­naz­go en chi­cos preado­les­cen­tes.

“Soy una sim­pá­ti­ca ru­bia de 45 años que le gus­ta son­reír, que con­fía y quie­re ayu­dar, ser puen­te”, se au­to­de­fi­nía ha­ce dos años en la pá­gi­na web de la Fun­da­ción Uni­dos para Amar. Se tra­ta de una ONG que fun­dó jun­to a la abo­ga­da Ka­ri­na Le­gui­za­món, ex te­so­re­ra de ese co­lec­ti­vo, y otras ami­gas. Be­llo­ni, a su vez, colabora en Bo­ca So­cial, la fun­da­ción so­li­da­ria del club ma­ne­ja­do por su es­po­so.

Has­ta su re­cien­te muer­te, el en­car­ga­do de esa pa­ta so­li­da­ria de Bo­ca era En­zo Pa­ga­ni, quien fue el es­po­so de Le­gui­za­món y pre­si­día el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra de la Ciu­dad, un es­pa­cio do­mi­na­do des­de las som­bras por An­ge­li­ci. Pa­ga­ni cum­plía am­bas fun­cio­nes con cri­te­rio de leal­tad ha­cia El Ta- no. Si bien el as­cen­so de Elisa Ca­rrió den­tro de Cam­bie­mos le pu­so un freno a las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas del Tano, el pre­si­den­te de Bo­ca si­gue ta­llan­do so­bre el ám­bi­to ju­di­cial. Car­go. En el Es­ta­do por­te­ño, Be­llo­ni tie­ne un pues­to de ase­so­ra de Ga­bi­ne­te de Le­gui­za­món. De­pen­dien­te di­rec­ta- men­te del al­cal­de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, el Con­se­jo es uno de los or­ga­nis­mos más im­por­tan­tes de­di­ca­dos a pro­te­ger los de­re­chos de los chi­cos: se ocu­pa de los trá­mi­tes vin­cu­la­das a las adop­cio­nes (ins­cri­be can­di­da­tos y los eva­lúa); bus­ca chi­cos per­di­dos; e in­ten­ta com­ba­tir el mal­tra­to in­fan­til. Tie­ne unos 700 em­plea­dos, y tra­ta unos 25 mil ca­sos anual­men­te.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, Be­llo­ni tra­ba­jó en un nue­vo pro­gra­ma del Con­se­jo lla­ma­do “Abra­zar”. El plan pro­mue­ve acuer­dos en­tre adul­tos que ne­ce­si­ten com­pa­ñía y chi­cos que, por ser preado­les­cen­tes, cuen­ten con po­cas chan­ces reales de ser adop­ta­dos.

Des­de sep­tiem­bre del año pa­sa­do, el Con­se­jo am­plió su área de in­je­ren­cia. A par­tir de un lobby ex­plí­ci­to de Le­gui­za­món, los pro­gra­mas de asis­ten­cia di­rec­ta y los dis­po­si­ti­vos de in­ter­ven­ción con ado­les­cen­tes in­frac­to­res de la ley pe­nal, que has­ta ese en­ton­ces eran ad­mi­nis­tra­dos por la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Ni­ñez, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia (Sen­naf), fue­ron trans­fe­ri­dos a la Ciu­dad y son ad­mi­nis­tra­dos por el con­se­jo.

Ese tras­pa­so ge­ne­ró al­gu­nas fric­cio­nes en­tre fun­cio­na­rios ma­cris­tas. Y po­ten­ció las crí­ti­cas en sor­di­na contra Le­gui­za­món y Be­llo­ni. “Es una da­ma de be­ne­fi­cen­cia, que es­tá ahí só­lo gra­cias al Tano”, afir­ma una di­ri­gen­te que no la apre­cia.

Sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo más cer­ca­nas, en cam­bio, ase­gu­ran que tra­ba­ja co­mo si fue­ra una más, sin cha­pear ni sa­car (de­ma­sia­da) ven­ta­ja del po­der en las som­bras que ad­mi­nis­tra su es­po­so.

FA­CE­BOOK

PA­RE­JA. Tie­nen tres hi­jos y com­par­ten la pa­sión por Bo­ca.

FA­CE­BOOK

EN LA CIU­DAD. Be­llo­ni tra­ba­ja en el Con­se­jo de De­re­chos de ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.