CFK no cla­si­fi­ca

Es­tá aba­jo en las en­cues­tas y los pe­ro­nis­tas quie­ren pres­cin­dir de ella en la re­cons­truc­ción.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

Es una cam­pa­ña po­la­ri­za­da y bas­tan­te aburr ida. No hay ca­si dispu­ta de en­cues­tas. To­das las con­sul­to­ras coin­ci­den en la ven­ta­ja que Cam­bie­mos tie­ne so­bre Uni­dad Ciu­da­da­na en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Por en­de, gran par­te de la aten­ción se en­cuen­tra cen­tra­da en la si­tua­ción in­ter­na que atra­vie­sa ca­da una de las fuer­zas po­lí­ti­cas a la bús­que­da de su sos­te­ni­mien­to y su re­cons­truc­ción fu­tu­ra. La ten­sión y el enig­ma aco­rra­lan al pe­ro­nis­mo y sus va­rian­tes. En­cues­tas. El re­pa­so de los nú­me­ros res­pec­to de la in­ten­ción de vo­to tan­to en Ca­pi­tal Fe­de­ral co­mo en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se muestra que los tres pri­me­ros pues­tos en CABA no sor­pren­den, de acuer­do con la úl­ti­ma en­cues­ta de Po­liar­quía. Ca­rrió po­dría su­pe­rar la abul­ta­da ven­ta­ja de más de trein­ta pun­tos so­bre Fil­mus; por su par­te, Mar­tín Lous­teau se sos­tie­ne con una co­se­cha muy similar a la ob­te­ni­da en las PA­SO. La úni­ca sor­pre­sa se­ría el cre­ci­mien­to del Fren­te de Iz­quier­da y de los Tra­ba­ja­do­res (FIT), que, con Mar­ce­lo Ra­mal co­mo can­di­da­to, po­dría arre­ba­tar­le el cuar­to pues­to a Ma­tías Tom­bo­li­ni, de 1País.

Para la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la ma­yo­ría de los en­cues­ta­do­res sos­tie­ne que la ven­ta­ja del ofi­cia­lis­mo es­ta­rá en­tre cua­tro y sie­te pun­tos. Los vo­tos que su­ma Cam­bie­mos pro­vie­nen de 1País y les res­tan cau­dal a Ser­gio Mas­sa y Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer. La ex­pli­ca­ción más ra­zo­na­ble ra­di­ca en la me­jo­ra de los ín­di­ces y el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, que, aho­ra de ma­ne­ra más vi­si­ble, lle­ga­ron jus­to a tiem­po para dar­le ai­re al Go­bierno.

Mien­tras tan­to, el pe­ro­nis­mo con­ti­núa en es­ta­do de­li­be­ra­ti­vo, y la CGT –de­bi­li­ta­da en su con­duc­ción– tra­ta de ha­cer pie po­nien­do en dis­cu­sión los pun­tos ás­pe­ros de la re­for­ma la­bo­ral que pro­po­ne el ma­cris­mo y bus­can­do so­lu­cio­nes y apo­yo pe­ro­nis­ta, don­de pro­ba­ble­men­te no lo ha­ya. Es que el pe­ro­nis­mo es hoy una ma­sa he­te­ro­gé­nea de di­ri­gen­tes que van y vie­nen. Aho­ra, la pa­la­bra de mo­da es “uni­dad”. La pro­pia Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner qui­so apos­tar a ello lue­go de ha­ber di­vi­di­do el mo­vi­mien­to con sa­ña. Ser­gio Mas­sa tra­ba­ja en el mis­mo sen­ti­do, y los go­ber­na­do­res jus­ti­cia­lis­tas y la CGT in­ten­tan –sin vi­sos de lo­grar­lo has­ta aho­ra– dar­le for­ma. La ta­rea se­rá di­fí­cil, las aguas es­tán agi­ta­das. CFK es el lí­mi­te. Una fuen­te de pri­me­ra lí­nea den­tro de las fi­las de Ran­daz­zo ase­gu­ró: “El pe­ro­nis­mo tie­ne que ser ca­paz de cons­truir una op­ción que ex­pre­se fu­tu­ro y sea com­pe­ti­ti­va para ga­nar las elecciones de 2019. Las co­sas no es­tán para ce­rrar­le las puer­tas a na­die, pe­ro no hay que con­tar a CFK en esa re­cons­truc­ción, por­que ella ex­pre­sa un pa­sa­do de di­vi­sión y desacuer­dos”. En esa vi­sión coin­ci­den los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas de la nue­va ca­ma­da y la cú­pu­la de la CGT. Uno de los triun­vi­ros ex­pre­só: “Bus­ca­mos en­con­trar­nos y no pa­re­ce po­si­ble que las op­cio­nes de des­en­cuen­tro ten­gan lu­gar en un mo­vi­mien­to que ya no quie­re la dis­cor­dia co­mo for­ma de cons­truir”. El ti­ro por ele­va­ción a la ex pre­si­den­ta es cla­ro. En el mas­sis­mo se que­jan de la po­la­ri­za­ción y ci­mien­tan por lo ba­jo el acer­ca­mien­to al pe­ro­nis­mo y el en­cuen­tro opo­si­tor co­mo la me­jor for­ma de po­ner lí­mi­tes al ofi­cia­lis­mo. Pa­re­cen ha­ber caí­do en la cuen­ta de que los com­po­nen­tes per­so­na­les hoy no le jue­gan a fa­vor al ex in­ten­den­te de Tigre.

En ese sen­ti­do Ser­gio Mas­sa co­se­cha crí­ti­cas, aun­que sin lle­gar a ser una di­vi­so­ria de aguas: “Ser­gio se fue del pe­ro­nis­mo y tie­ne, ade­más, un gran pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad pro­duc­to de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas opor­tu­nis­tas que ha ve­ni­do mos­tran­do. No po­de­mos de­jar­lo afue­ra por­que ne­ce­si­ta­mos a to­dos los ac­to­res, pe­ro in­te­li­gen­cia no es lo mis­mo que ven­ta­jis­mo”, ases­tó un pe­ro­nis­ta que apues­ta por la re­cons­truc­ción. El gran pro­ble­ma del mo­vi­mien­to es la au­sen­cia de un con­duc­tor o je­fe. Na­die co­se­chó la can­ti­dad su­fi­cien­te de vo­tos co­mo para mos­trar una es­pal­da ca­paz de ge­ne­rar con­duc­ción en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. “Hay un vo­lun­ta­ris­mo para en­con­trar en los go­ber­na­do­res ese eje de con­duc­ción, pe­ro si va­mos al te­rreno real, Ur­tu­bey o Uñac son op­cio­nes in­tere­san­tes que ex­pre­san fu­tu­ro, pe­ro sin ni­vel de cono- ci­mien­to y li­de­raz­go al­guno al día de hoy”, re­fle­xio­nó un ana­lis­ta. Es­te des­agre­ga­do de fi­gu­ras lle­va di­rec­ta­men­te, a ni­vel na­cio­nal, a pen­sar en un pe­ro­nis­mo re­pre­sen­ta­do por dos fi­gu­ras: Flo­ren­cio Ran­daz­zo y Ser­gio Mas­sa. El dilema pe­ro­nis­ta es la fal­ta de sim­pa­tía que exis­te en­tre am­bos: “No te­ne­mos re­la­ción. No hay diá­lo­go ni puen­tes; el tiem­po di­rá”, di­jo un ran­daz­zis­ta que to­mó distancia del ti­gren­se. In­ten­tos. Cris­ti­na pa­re­ce es­for­zar­se por man­te­ner su fol­klo­re. Esa mis­ma con­jun­ción en la que abun­dan la rei­te­ra­ción de fra­ses he­chas, sus con­tra­dic­cio­nes, su no ha­cer­se car­go de nin­gu­na de las co­sas ma­las acae­ci­das du­ran­te su go­bierno y su per­so­na­li­dad les ha ga­na­do a los cam­bios de for­ma im­ple­men­ta­dos en las PA­SO, cir­cuns­tan­cia que le cie­rra las puer­tas a su pro­yec­to pre­si­den­cial de 2019.

“Es ella, con o sin ma­qui­lla­je. Pun­to. Es cier­to que man­tie­ne un nú­cleo du­ro de vo­tan­tes, pe­ro es­tá más ais­la­da en su círcu­lo que nun­ca. Wa­do de Pe­dro, An­drés ‘Cuer­vo’ La­rro­que, Os­car Pa­rri­lli, la ju­ven­tud cam­po­ris­ta y no mu­cho más”, ase­gu­ra un ex cris­ti­nis­ta que su­po co­rrer­se a tiem­po. La no­ve­dad es la en­tra­da en esa pe­que­ña lo­gia de Vi­ni­cio Alvarado, a quien lla­man “el Du­ran Bar­ba de Cris­ti­na”. “Es el úni­co ju­ga­dor nue­vo al que es­cu­cha, y le ha­ce bas­tan­te ca­so. Pe­ro te di­ría que le di­vier­te, lo to­ma co­mo un jue­go y no de­ja de so­me­ter su es­tra­te­gia al ta­miz de su pensamiento pro­pio. Es co­mo si ella va­li­da­ra las ideas del es­pe­cia­lis­ta y las hi­cie­ra su­yas”, in­di­ca la mis­ma fuen­te.

Mien­tras tan­to, los desafíos de la Ar­gen­ti­na si­guen en pie. Son re­tos que re­quie­ren acuer­dos po­lí­ti­cos co­mo con­di­ción si­ne qua non. Lo sa­ben el Go­bierno y bue­na par­te de la opo­si­ción. Es lo que es­pe­ra la ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía des­pués del 22 de oc­tu­bre. “No pre­gun­te­mos si estamos ple­na­men­te de acuer­do, sino tan só­lo si mar­cha­mos por el mis­mo ca­mino” (Johann Wolf­gang von Goet­he).

La aten­ción es­tá cen­tra­da en la in­ter­na que atra­vie­sa ca­da una de las fuer­zas po­lí­ti­cas

Pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca: San­tia­go Se­rra

DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.