Cuan­do los me­dios son el fin

Perfil (Domingo) - - IDEAS - BER­NAR­DA LLO­REN­TE* Y CLAU­DIO VI­LLA­RRUEL**

El ma­cris­mo crea reali­dad. En su apa­ren­te tor­pe­za, en su apa­ren­te es­tu­pi­dez, crea reali­dad. No re­fle­ja lo que es, no ocul­ta lo que es. Crea, in­ven­ta, pro­du­ce. Co­mo en The Tru­man Show, re­bo­ta­mos contra la nu­be. Por­que crear reali­dad no es men­tir, es más gran­de, es otra co­sa. Es una pues­ta en es­ce­na sin afue­ra. Una po­lí­ti­ca sin afue­ra. En su agu­do aná­li­sis el fi­ló­so­fo Gus­ta­vo Va­re­la se res­pon­de una pre­gun­ta “inú­til”: ¿pe­ro có­mo, no ven la reali­dad? No, por­que no hay afue­ra. Crear reali­dad es crear una red de con­cep­tos que for­man un sis­te­ma. Pu­ra tau­to­lo­gía, un es­pe­jo, una te­la­ra­ña de la que no se pue­de sa­lir.

Des­de esa pre­ca­rie­dad con­cep­tual que por mo­men­tos abru­ma, con vo­ca­bu­la­rio es­que­lé­ti­co e hil­va­na­do de va­cíos, el PRO ins­ta­la una co­mu­ni­ca­ción mo­no­cro­má­ti­ca, pla­na, de már­ge­nes es­tre­chos. El pa­sa­do es “lo ma­lo”, el pre­sen­te no exis­te, el “cam­bio” es “fu­tu­ro”. Qui­zás, las re­des so­cia­les sean el há­bi­tat na­tu­ral de un dis­cur­so que in­ten­ta in­ter­pre­tar y re­pre­sen­tar la épo­ca. To­do se re­su­me en po­cos ca­rac­te­res, sin con­tex­to, fun­da­men­ta­ción, in­ter­re­la­cio­nes. El diá­lo­go que­dó oxi­da­do en pro­me­sas de cam­pa­ña y su si­mu­la­ción –a ve­ces– se cue­la en una foto.

La agen­da ofi­cial, que bom­bar­dea con son­ri­sas di­bu­ja­das de fun­cio­na­rios que les ha­blan a ho­lo­gra­mas, lle­va has­ta la exas­pe­ra­ción los res­qui­cios de un sen­ti­do co­mún que pa­re­ce es­fu­mar­se. No hay son­ro­jo an­te ini­cia­ti­vas co­mo las “ca­bi­nas antiestrés” ins­ta­la­das en al­gu­na pla­za por­te­ña, que in­vi­tan a apol­tro­nar­se en un puff so­bre cés­ped sin­té­ti­co, es­cu­char mú­si­ca y aca­ri­ciar dos ca­cho­rros que jue­gan con pe­lo­tas ama­ri­llas. La úl­ti­ma no­ve­dad es equi­va­len­te al “de­po­si­ta­rio de chi­cles mas­ti­ca­dos”, al egre­só­me­tro o al sub­tren­me­tro­cle­ta. Ra­ros frag­men­tos de una ciu­dad que se pien­sa más cer­ca de sus pre­ten­sio­nes que de sus reali­da­des, en la que la mor­ta­li­dad in­fan­til tre­pó un 20%, en la que mi­les de sin te­cho pue­blan sus ca­lles o en la que la in­di­gen­cia cre­ce ver­gon­zo­sa­men­te.

Para aque­llos que el Go­bierno no lo­gra con­ven­cer di­rec­ta­men­te, siem- pre hay me­dios dis­pues­tos a ten­der la mano. Ni si­quie­ra los fun­cio­na­rios pi­den tan­to. La vo­lun­tad por con­gra­ciar, por ser par­te pri­vi­le­gia­da en una pau­ta ofi­cial que cre­ció a $ 4.500 mi­llo­nes o por de­fen­der los mis­mos in­tere­ses, ha lle­va­do al “pe­rio­dis­mo del ab­sur­do”. El ca­so de San­tia­go Mal­do­na­do re­ve­ló la peor con­ni­ven­cia en­tre al­gu­nos co­mu­ni­ca­do­res y me­dios y la par­te más os­cu­ra de un go­bierno que en­cu­bre y se en­cu­bre. Las men­ti­ras, ver­sio­nes, ope­ra­cio­nes y des­ca­li­fi­ca­cio­nes ema­na­das des­de el Go­bierno y re­pro­du­ci­das y ava­la­das des­de el si­tial de pe­rio­dis­mo ofi­cia­lis­ta, re­tro­tra­je­ron a una Ar­gen- tina in­dig­na, que se creía su­pe­ra­da.

Son tiem­pos en los que las dis­cre­pan­cias fas­ti­dian. A la crí­ti­ca la cu­bre un man­to de sos­pe­cha, lo que mo­les­ta se ocul­ta, lo que in­co­mo­da des­apa­re­ce, la ta­pa de los dia­rios sue­le de­fi­nir­se por des­car­te. En nin­gún pe­río­do de­mo­crá­ti­co se han re­pli­ca­do tan po­co tan­tas vo­ces di­so­nan­tes. No im­por­ta que la opo­si­ción al Go­bierno al­can­ce al 65%. Esas fran­jas di­sí­mi­les, va­ria­das, con di­fe­ren­cias pro­fun­das o pe­que­ñas en­tre ellas, tie­nen ín­fi­ma ex­pre­sión en el uni­ver­so me­diá­ti­co. La pre­sen­cia de can­di­da­tos no ofi­cia­lis­tas prác­ti­ca­men­te se res­trin­ge a los es­pa­cios pau­ta­dos por ley. Los me­dios ma­si­vos sue­len ig­no­rar a sus re­pre­sen­tan­tes o, en mu­chos ca­sos, im­po­nen su ta­ri­fa­rio. “Es la mano invisible del mer­ca­do”, ex­pli­ca el Go­bierno jus­ti­fi­can­do el tono mo­no­cor­de de una reali­dad que se cuen­ta sin aris­tas. La con­cen­tra­ción bru­tal de me­dios, que siem­pre exis­tió y que el go­bierno an­te­rior in­ten­tó cam­biar tal vez sin las me­jo­res es­tra­te­gias, que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te con­so­li­da­da y ex­pan­di­da por ac­ción del ma­cris­mo. Los me­dios tra­di­cio­na­les no son la apues­ta prin­ci­pal en los ma­nua­les du­ran­bar­bis­tas, pe­ro cuán­to ayu­dan para crear una reali­dad pa­ra­le­la a fuer­za de ta­pas, zó­ca­los, ver­sio­nes y omi­sio­nes de ca­ra al tan re­ñi­do y te­mi­do oc­tu­bre. Qui­zás, por­que la reali­dad a ve­ces se em­pe­ci­na, y apa­re­ce sin avi­so aun­que no ten­ga un rol en la es­ce­na. */**Ex­per­tos en Me­dios, Con­te­ni­dos y Co­mu­ni­ca­ción. *Po­li­tó­lo­ga. **So­ció­lo­go.

DE­MO­CRA­CIA CRIS­TIA­NA POR­TE­ñA

PLA­ZAS PORTER­ñAS. "No hay son­ro­jo an­te ini­cia­ti­vas co­mo las ca­bi­nas antiestrés".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.