A cin­cuen­ta años de la muer­te del Che

Perfil (Domingo) - - IDEAS - CE­CI­LIA BORSCAK*

Que­re­mos que sean co­mo el Che” afir­man los car­te­les de pro­pa­gan­da en Cuba. La mis­ma fra­se que pro­nun­ció Fi­del Castro en la Pla­za de la Re­vo­lu­ción, tras la muer­te de Gue­va­ra. Sen­ten­cia que de­vino el sa­lu­do ini­cial de to­dos los es­co­la­res cu­ba­nos: “Se­re­mos co­mo el Che”. Er­nes­to Gue­va­ra fue un hombre, pe­ro el Che si­gue sien­do, un sím­bo­lo, un mi­to.

Gue­va­ra, ro­sa­rino de na­ci­mien­to y mé­di­co de pro­fe­sión, se unió al mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio que lo­gra­ría to­mar el po­der en Cuba a par­tir de una lu­cha gue­rri­lle­ra. Lue­go del triun­fo, por su rol de­ci­si­vo en el com­ba­te, ocu­pó dis­tin­tos car­gos de go­bierno. Fue res­pon­sa­ble de mu­chos de los jui­cios rea­li­za­dos contra miem­bros del go­bierno de­pues­to. En di­chos jui­cios, acae­ci­dos en un marco de cues­tio­na­ble le­gi­ti­mi­dad, se or­de­na­ron cien­tos de fu­si­la­mien­tos. Gue­va­ra tam­bién fue pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, apli­can­do un mo­de­lo eco­nó­mi­co es­ta­tis­ta y de pla­ni­fi­ca­ción co­mu­nis­ta. Los in­ten­tos de sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes y au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes fra­ca­sa­ron, en par­te por erro­res pro­pios, y en par­te por el blo­queo es­ta­dou­ni­den­se.

Pe­ro las mo­ti­va­cio­nes del Che no es­ta­ban en los car­gos de go­bierno, sino en la di­fu­sión del co­mu­nis­mo. Lo in­ten­tó en Ar­gen­ti­na, a tra­vés de un fo­co di­ri­gi­do por Jorge Mas­se­ti, que nun­ca lle­gó a con­so­li­dar­se. Con­ti­nuó en el Con­go, don­de las di­fi­cul­ta­des de co­mu­ni­ca­ción e idio­sin­cra­sia lo­cal, le im­pi­die­ron ga­nar apo­yo. Sin dar­se por ven­ci­do, lo in­ten­ta­ría una vez más en Bo­li­via.

El Che la eli­gió por su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, en el co­ra­zón de Su­da­mé­ri­ca, que le per­mi­ti­ría irra­diar la in­su­rrec­ción al con­ti­nen­te. Bo­li­via era un país con gran­des de­sigual­da­des, te­rreno pro­pi­cio para un fo­co re­vo­lu­cio­na­rio. Gue­va­ra afir­ma­ba: “de­be­mos crear un nue­vo Viet­nam en las Amé­ri­cas con su cen­tro en Bo­li­via. Abrién­do­le mu­chos fren­tes de com­ba­te a Es­ta­dos Uni­dos, que se en­con­tra­ba em­pan­ta­na­do en el sud­es­te asiá­ti­co, la po­ten­cia de Oc­ci­den­te se de­bi­li­ta­ría y aca­ba­ría sien­do ven­ci­da por el co­mu­nis­mo”.

Lo que el Che no calculó fue la in­di­fe­ren­cia, in­clu­so el re­cha­zo bo­li­viano a su pro­yec­to. Nin­gún cam­pe­sino se su­mó a la gue­rri­lla. Un blan­co, que no ha­bla­ba que­chua y era ex­tran­je­ro, fue vis­to co­mo un in­va­sor por los in­dí­ge­nas. Ni si­quie­ra el Par­ti­do Co­mu­nis­ta lo­cal le brin­dó su apo­yo, por­que el Che no per­mi­tió a Ma­rio Mon­je, su lí­der, di­ri­gir la ope­ra­ción. Co­mo afir­ma Jon Lee An­der­son apa­re­ció en tie­rra ex­tran­je­ra sin ser in­vi­ta­do. Tam­po­co hu­bo un co­no­ci­mien­to pro­fun­do del te­rreno. Los me­ses que pa­só en Ñan­cahua­zú fue­ron de hui­da, ham­bre, en­fer­me­dad y pér­di­das en com­ba­te has­ta la de­rro­ta de­fi­ni­ti­va en La Hi­gue­ra, en oc­tu­bre de 1967.

Er­nes­to Gue­va­ra fue apre­sa­do con vi­da, aun­que he­ri­do. Es­tu­vo de­te­ni­do un día en la es­cue­la del lu­gar, para ser fu­si­la­do el 9 de oc­tu­bre. Es­ta­dos Uni­dos ha­bía co­la­bo­ra­do con la ope­ra­ción, en­vian­do ase­so­res mi­li­ta­res. Los pro­ta­go­nis­tas sos­tie­nen que fue el pre­si­den­te de Bo­li­via, el ge­ne­ral Ba­rrien­tos, quien dio la or­den de fu­si­lar­lo. Pre­sun­ta­men­te el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se lo que­ría con vi­da para to­mar­le tes­ti­mo­nio y mos­trar­lo co­mo tro­feo de gue­rra.

Con su muer­te, na­cía la le­yen­da del Che. Eter­na­men­te jo­ven, in­mor­ta­li­za­do en la foto de Al­ber­to Kor­da co­mo el ar­que­ti­po del re­vo­lu­cio­na­rio. Ima­gen re­pro­du­ci­da has­ta el can­san­cio por quie­nes eli­gen que­dar­se con el com­ba­tien­te idea­lis­ta que mu­rió por sus prin­ci­pios, que eli­gen el Che már­tir. Pe­ro hay otro as­pec­to, el del hombre que hi­zo de la violencia su he­rra­mien­ta, que co­me­tió erro­res es­tra­té­gi­cos pro­fun­dos. El hombre au­to­ri­ta­rio y el pa­dre po­co pre­sen­te.

Se ha di­cho que cuan­do es­ta­ba a pun­to de ser cap­tu­ra­do en Bo­li­via, el Che di­jo que no lo ma­ta­ran por­que va­lía más vi­vo que muer­to. El trans­cu­rrir de los años de­mos­tró que el Che sir­vió al co­mu­nis­mo mu­cho más muer­to que vi­vo. Al ma­tar­lo, los sol­da­dos bo­li­via­nos crea­ron una le­yen­da y las le­yen­das tras­cien­den el tiem­po y la reali­dad. *Pro­fe­so­ra de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.