Ca­ta­lu­ña de­fi­ne si es in­de­pen­dien­te, ne­go­cia con Ra­joy o lla­ma a elecciones

Puig­de­mont po­dría pro­cla­mar el mar­tes de ma­ne­ra uni­la­te­ral la crea­ción del nue­vo es­ta­do. el go­bierno es­pa­ñol des­car­tó una me­dia­ción y ame­na­zó con in­ter­ve­nir la región.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - LEAN­DRO DARIO

La ten­sión en­tre Ca­ta­lu­ña y el go­bierno de Ma­riano Ra­joy pue­de au­men­tar es­te mar­tes, cuan­do el pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, com­pa rez­ca en el Par­la­men­to re­gio­nal para abor­dar la “si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual”. Allí es­ta­rá fren­te a la dis­yun­ti­va de pro­cla­mar de ma­ne­ra uni­la­te­ral la in­de­pen­den­cia o apos­tar, co­mo en los úl­ti­mos días, por una ne­go­cia­ción que des­com­pri­ma la cri­sis. Sin em­bar­go, en el me­nú de op­cio­nes tam­bién fi­gu­ra la po­si­bi­li­dad de ba­ra­jar y dar de nue­vo, me­dian­te la ce­le­bra­ción de elecciones au­to­nó­mi­cas en Ca­ta­lu­ña. De­cla­ra­ción Uni­la­te­ral de In­de­pen­den­cia (DUI) y re­pre­sión. Si Puig­de­mont ac­ce­de al pe­di­do de las agru­pa­cio­nes más in­de­pen­den­tis­tas, co­mo la CUP, la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) y Om­ni­um Cul­tu­ral –que con­tro­lan la mo­vi­li­za­ción en las ca­lles–, el con­flic­to re­cru­de­ce­rá y no ha­brá vuel­ta atrás. “El Go­bierno va a im­pe­dir que cual­quier de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia se plas­me en al­go”, afir­mó ayer Ra­joy al dia­rio El País. Para lo­grar ese ob­je­ti­vo, el pre­si­den­te ba­ra­ja so­li­ci­tar­le al Se­na­do la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, que sus­pen­de­ría la au­to­no­mía de Ca­ta­lu­ña. La Jus­ti­cia po­dría de­te­ner a los lí­de­res ca­ta­la­nes por “re­be­lión” y “se­di­ción”, lo que ge­ne­ra­ría una ola de pro­tes­tas en las ca­lles. “Al­gu­nas de las me­di­das que ha to­ma­do el go­bierno ya su­po­nen una for­ma de Es­ta­do de ex­cep­ción. Un au­men­to en es­ta lí­nea re­pre­si­va só­lo pue­de ge­ne­rar un ma­yor des­ape­go en­tre la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na res­pec­to de Es­pa­ña”, ex­pli­có a PER­FIL Jo­sep Vi­la­jo­sa­na, ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía del De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que te­me es­ce­nas de re­pre­sión aun más vi­ru­len­tas que las del do­min­go pa­sa­do, ju­ga­ría un rol

cla­ve en el re­co­no­ci­mien­to del nue­vo Es­ta­do ca­ta­lán.

La pa­ra­do­ja in­de­pen­den­tis­ta no es me­nor: si se de­cla­ra la in­de­pen­den­cia, el au­to­go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas que­da­rán he­ri­das de muer­te tras el em­ba­te del Es­ta­do cen­tral. Si la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia es me­ra­men­te re­tó­ri­ca, Ra­joy es­pe­ra­ría a que las impu­tacio­nes de la Jus­ti­cia y las ren­ci­llas in­ter­nas des­in­flen el fu­ror in­de­pen­den­tis­ta.

Ne­go­cia­ción. El Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol (PSOE) y Po­de­mos lla­ma­ron al diá­lo­go para ha­llar una sa­li­da a la cri­sis. Sin em­bar­go, Ra­joy ne­gó esa po­si­bi­li­dad, a menos que Puig­de­mont re­nun­cie a la De­cla­ra­ción Uni­la­te­ral de In­de­pen­den­cia. El can­ci­ller Al­fon­so Das­tis des­car­tó ayer la me­dia­ción in­ter­na­cio­nal que ha­bía pe­di­do la Ge­ne­ra­li­tat, pe­ro di­jo que el go­bierno es­tá abier­to a ha­blar so­bre “po­si­bles vías de so­lu­ción y so­bre re­for­mas”.

Una al­ter­na­ti­va es una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que pro­fun­di­ce el fe­de­ra­lis­mo y con­ce­da más com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas a Ca­ta­lu­ña. Si Puig­de­mont des­car­ta la DUI y Ma­drid retira los efec­ti­vos de la Po­li­cía Na­cio­nal y de la Guar­dia Ci­vil, cre­ce­rán las chan­ces del diá­lo­go, re­cla­ma­do ayer por mi­les de es­pa­ño­les en las ca­lles.

Elecciones au­to­nó­mi­cas. El go­bierno es­pa­ñol pro­pu­so el vier­nes es­ta al­ter­na­ti­va, que po­dría ser pro­pi­cia­da por la Ge­ne­ra­li­tat o por Ra­joy en ca­so de que apli­que el ar­tícu­lo 155. “Se­ría bueno em­pe­zar a se­llar esa frac­tu­ra por el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña a tra­vés de unas elecciones”, di­jo el vo­ce­ro Iñi­go Mén­dez de Vi­go. Esa idea es com­par­ti­da por Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), que as­pi­ra a con­ver­tir­las en unas cons­ti­tu­yen­tes del nue­vo Es­ta­do. La apues­ta de la Mon­cloa, por su par­te, pa­sa por su­per­po­ner la vo­ta­ción ge­ne­ral con la au­to­nó­mi­ca.

La cri­sis só­lo men­gua­rá si Es­pa­ña re­cu­pe­ra el es­pí­ri­tu con­ci­lia­dor de la Cons­ti­tu­ción.

FO­TOS: AFP / AP

DESAFIO. El pre­si­den­te ca­ta­lán po­dría ser de­te­ni­do por la Jus­ti­cia si con­su­ma la se­ce­sión. Ra­joy re­ci­bió el res­pal­do de Sán­chez y Ri­ve­ra en de­fen­sa de la in­te­gri­dad te­rri­to­rial del país.

‘SI’. Dos mi­llo­nes de ca­ta­la­nes vo­ta­ron por la in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.