El go­bierno bus­ca ase­gu­rar el apo­yo de los re­li­gio­sos ul­tra­con­ser­va­do­res

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - A.P.

En me­nos de 24 ho­ras, Do­nald Trump apli­có un gol­pe do­ble para be­ne­plá­ci­to por los sec­to­res re­li­gio­sos con­ser­va­do­res: am­plió las ca­te­go­rías de em­plea­do­res au­to­ri­za­dos a op­tar por no pro­por­cio­nar ser­vi­cios de con­trol na­tal gra­tui­tos a los tra­ba­ja­do­res, y emi­tió am­plias dis­po­si­cio­nes so­bre li­ber­tad re­li­gio­sa que po­drían anu­lar mu­chas me­di­das que pro­te­gen al co­lec­ti­vo LGBT y otros de la dis­cri­mi­na­ción.

En mo­men­tos en que en­fren­ta pro­ble­mas en di­ver­sos fren­tes, las dos di­rec­tri­ces –emi­ti­das el vier­nes ca­si de ma­ne­ra si­mul­tá­nea– mues­tran el afán del pre­si­den­te por re­te­ner la leal­tad de los sec­to­res con­ser­va­do­res, que con­for­man parte cru­cial de su ba­se de apo­yo y que no ocul­ta­ron su ale­gría por las dis­po­si­cio­nes.

“El pre­si­den­te Trump es­tá de­mos­tran­do su com­pro­mi­so de des­ha­cer las po­lí­ti­cas del go­bierno an­te­rior que aten­tan con­tra la fe y de res­tau­rar la ver­da­de­ra li­ber­tad re­li­gio­sa”, afir­mó Tony Per­kins, pre­si­den­te del Con­se­jo de In­ves­ti­ga­ción de la Fa­mi­lia.

Por el con­tra­rio, de­fen­so­res de de­re­chos LGBT y re­pro­duc­ti­vos fue­ron crí­ti­cos. “El go­bierno de Trump les es­tá di­cien­do a los em­plea­do­res: ‘Si quie­ren dis­cri­mi­nar, los apo­ya­mos’”, de­cla­ró Fa­ti­ma Goss Gra­ves, pre­si­den­ta del Cen­tro Ju­rí­di­co Na­cio­nal de la Mu­jer. Gue­rra cul­tu­ral. Las dos di­rec­tri­ces es­ta­ban sien­do ela­bo­ra­das des­de ha­ce me­ses, y los ac­ti­vis­tas de am­bos ban­dos de una gue­rra cul­tu­ral se man­tu­vie­ron muy pen­dien­tes acer­ca de sus de­ta­lles y del mo­men­to en que se­rían pro­mul­ga­das.

La nor­ma­ti­va so­bre la li­ber­tad re­li­gio­sa, emi­ti­da por el se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia Jeff Ses- sions, or­de­na a las agen­cias fe­de­ra­les que ha­gan cuan­to les sea po­si­ble para aten­der a quie­nes con­si­de­ren que su li­ber­tad re­li­gio­sa es­tá sien­do in­frin­gi­da.

La nue­va nor­ma po­dría afec­tar a mi­llo­nes de mu­je­res cu­yos mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos eran has­ta aho­ra re­em­bol­sa­dos por sus em­plea­do­res ba­jo el Oba­ma­ca­re, ley a la que Trump se opo­ne fe­roz­men­te y pro­me­tió de­ro­gar.

Con la me­di­da, los ob­je­to­res re­li­gio­sos no de­ben de­mos­trar que son sin­ce­ros en sus creen­cias so­bre el ma­tri­mo­nio u otros temas que in­flu­yen en diversas ac­ti­vi­da­des.

“Sal­vo en las cir­cuns­tan­cias más ex­tre­mas, na­die de­be­ría ser obli­ga­do a ele­gir en­tre vi­vir su fe o cum­plir la ley”, es­cri­bió Ses­sions.

Se­gún la dis­po­si­ción, las or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas pue­den con­tra­tar a tra­ba­ja­do­res en ba­se a sus creen­cias y a que el em­plea­do se mues­tre dis­pues­to a “ad­he­rir­se a un có­di­go de con­duc­ta”.

AP

FIR­MA. En ma­yo Trump otor­gó exen­cio­nes im­po­si­ti­vas a igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.