El pro­ble­ma del ba­llot­ta­ge

Perfil (Domingo) - - PERFIL - JORGE FON­TE­VEC­CHIA

A sí co­mo no hi zo fa lta, pre­via­men­te a la vo­ta­ción, es­pe­rar el re­sul­ta­do de las PA­SO para pro­nos­ti­car la es­te­la que iba a de­jar su re­sul­ta­do, tam­po­co es ne­ce­sa­rio es­pe­rar aho­ra dos se­ma­nas al re­cuen­to de vo­tos para pro­yec­tar qué an­ti­ci­pa­rán los re­sul­ta­dos de oc­tu­bre de 2017 para los de oc­tu­bre de 2019.

Mas­sa, aun gol­pea­do, que­da­rá con dos de­ce­nas de dipu­tados que –su­ma­dos a los del pe­ro­nis­mo que ya no fue­ron kirch­ne­ris­tas el año pa­sa­do, más los que de­ja­rán de ser­lo tras es­tas elecciones– con­for­ma­rán un in­ter­blo­que pan­pe­ro­nis­ta que, ade­más de ga­nar­le al kirch­ne­ris­mo en re­pre­sen­ta­ción le­gis­la­ti­va, se­rá una se­ñal del ali­nea­mien­to opo­si­tor que com­pe­ti­rá contra Cam­bie­mos en las elecciones pre­si­den­cia­les de 2019.

An­te el triun­fo des­con­ta­do de Cam­bie­mos es­te 22 de oc­tu­bre, la hi­pó­te­sis más pro­nos­ti­ca­da para las elecciones de 2019 es que se pre­sen­ten a su re­elec­ción tan­to Ma­cri co­mo Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta. Pe­ro no ha­bría que des­car­tar la po­si­bi­li­dad de que no sea Ma­cri el can­di­da­to pre­si­den­cial por Cam­bie­mos en 2019 y, en ese ca­so, sea can­di­da­ta a pre­si­den­ta Ma­ría Eu­ge­nia Vidal si se man­tu­vie­ra con menos acu­mu­la­ción de ne­ga­ti­vas que Ma­cri.

Se­ría ima­gi­na­ble un 2019 nue­va­men­te con tres fuer­zas: Cam­bie­mos co­mo pri­me­ra mi­no­ría, un pan­pe­ro­nis­mo sin kirch­ne­ris­mo co­mo se­gun­da mi­no­ría, y ter­ce­ro un kirch­ne­ris­mo que con­ti­núe su re­duc­ción. El pro­ble­ma para Cam­bie­mos se­ría que hu­bie­ra ba­llot­ta­ge: allí el ries­go de Ma­cri de per­der no se­ría me­nor por­que se po­drían jun­tar tras el se­gun­do ca­si to­dos los de­más par­ti­dos. La idea de Mas­sa de su­mar a Stol­bi­zer, que no agre­gó vo­tos en 2017 y los lle­vó a am­bos a que­dar fue­ra del Con­gre­so, po­dría ser útil en 2019 para unir a ese pan­pe­ro­nis­mo no po­pu­lis­ta con sec­to­res pro­gre­sis­tas.

La pre­vi­si­ble unión de los le­gis­la­do­res de Mas­sa con los del pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta tras elecciones le po­dría per­mi­tir a Mas­sa ser uno de los pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de las PA­SO 2019 por ese pan­pe­ro­nis­mo uni­fi­ca­do. Por el pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta, el otro can­di­da­to que su­pera el 85% de co­no­ci­mien­to a ni­vel na­cio­nal es Juan Ma­nuel Ur­tu­bey. Fal­tan 18 me­ses para la pre­sen­ta­ción de las pre­can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les, pe­ro es di­fí­cil que al­guien que hoy no sea co­no­ci­do na­cio­nal­men­te lo­gre ser­lo an­tes de mar­zo de 2019. Por eso, Ti­ne­lli o Fa­cun­do Ma­nes, que ya son co­no­ci­dos por to­da la población, po­drían ser cis­nes ne­gros que se agre­guen a los po­lí­ti­cos de ca­rre­ra en el me­nú de can­di­da­tos.

La pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, por la com­ple­ji­dad de sus pro­ble­mas, es muy di­fí­cil de go­ber­nar pro­lon­ga­da­men­te sin per­der po­pu­la­ri­dad, cau­sa por la cual nin­gún go­ber­na- dor pu­do lle­gar a pre­si­den­te elec­to. Ocho años co­mo go­ber­na­dor de esa pro­vin­cia des­gas­tan al me­jor po­lí­ti­co, pe­ro si fue­ran cua­tro años, po­dría ser di­fe­ren­te si el go­ber­na­dor sa­lien­te ar­gu­men­ta­ra que los cam­bios es­tán en pro­ce­so y que las me­jo­ras se ve­rán más ade­lan­te, mien­tras que en ocho no ha­bría ex­cu­sa si to­do si­guie­ra pa­re­ci­do. Por eso es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que qui­zá Vidal pue­da ser una car­ta de triun­fo para Cam­bie­mos mu­cho ma­yor en 2019 que en 2023.

Las PA­SO no le gus­tan a Ma­cri pe­ro siem­pre ju­ga­ron a su fa­vor, per­mi­tién­do­le me­jo­rar su re­sul­ta­do pos­te­rior en las elecciones. Pro­ba­ble­men­te no le gus­ten más por­que po­drían fun­cio­nar al re­vés en 2019 si en una even­tual in­ter­na en­tre Ur­tu­bey y Mas­sa, por ejem­plo, que­da­ra muy bien po­si­cio­na­do el que sur­ja con más vo­tos, su­mán­do­le po­ten­cia para obli­gar a Cam­bie­mos a ir a un ba­llot­ta­ge aun con Cris­ti­na Kirch­ner di­vi­dien­do la opo­si­ción co­mo can­di­da­ta en ter­cer lu­gar. En ese ca­so, los vo­tos de Cris­ti­na en una se­gun­da vuel­ta irían al pan­pe­ro­nis­mo y –ob­via­men­te– no a Cam­bie­mos. Más se­gu­ro po­dría ser un ba­llot­ta­ge para 2019 si Cris­ti­na Kirch­ner es­tu­vie­ra presa o no fue­ra can­di­da­ta. En sín­te­sis, aun sin ser el gran pro­ta­go­nis­ta de es­tas elecciones 2017, el pan­pe­ro­nis­mo pue­de sa­lir be­ne­fi­cia­do por­que, al ha­cer en mu­chos dis­tri­tos una ma­la elec­ción, la re­duc­ción de egos in­di­vi­dua­les po­dría fa­ci­li­tar las con­di­cio­nes para una es­pe­cie de con­fe­de­ra­ción opo­si­to­ra, de la mis­ma for­ma en que, al fi­nal del kirch­ne­ris­mo, la de­bi­li­dad del PRO, la UCR y Ca­rrió fa­ci­li­tó la crea­ción de Cam­bie­mos. El ba­llot­ta­ge, que fue in­clui­do por Al­fon­sín en la

Lo que fue bueno para Ma­cri, las PA­SO y el ba­llot­ta­ge, po­dría ser­le ma­lo en 2019 Mas­sa, Ur­tu­bey y los go­ber­na­do­res PJ no K, en un in­ter­blo­que del Con­gre­so, an­ti­ci­pan la alian­za de 2019

Cons­ti­tu­ción de 1994 para que el ra­di­ca­lis­mo pu­die­ra ga­nar­le al pe­ro­nis­mo, e hi­zo que Ma­cri fue­ra pre­si­den­te, po­dría en 2019 per­mi­tir­le al pan­pe­ro­nis­mo so­ñar con ser el se­gun­do que se que­da­ra con el pri­mer pues­to. Ma­cri, Vidal, La­rre­ta y Pe­ña ten­drán muy en cuen­ta el pro­ble­ma del ba­llot­ta­ge: no lle­gar a él se­rá su pe­lea de fon­do cuan­do oc­tu­bre de 2017 ha­ya que­da­do atrás. Cris­tó­bal Ló­pez - Jorge Sam­pao­li

CEDOC PER­FIL

po­dría dar­le a Cam­bie­mos el triun­fo en un ba­llot­ta­ge en 2019.

RO­DEA­DOS. La Jus­ti­cia avan­za so­bre el em­pre­sa­rio K. Y ha­cia el DT, la sombra de no ir al Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.