Ti­ne­lli, La­na­ta, Cla­rín y la me­mo­ria se­lec­ti­va con los K

Perfil (Domingo) - - POLITICA - JA­VIER CAL­VO

Aho­ra que tras do­ce años de clep­to­cra­cia em­pie­zan a ir a l a cár­cel em­ble­mas de esos tiem­pos y se de­rrum­ban em­po­rios in­fla­dos con di­ne­ros públicos y de la co­rrup­ción, con­ven­dría des­con­fiar de cier­tas reac­cio­nes re­so­nan­tes que pa­re­cen ge­nui­nas pe­ro ocul­tan las di­fe­ren­cias en­tre be­ne­fi­cia­rios y víc­ti­mas.

El ca­so que brilla es el de Mar­ce­lo Ti­ne­lli, ex­po­nien­do y de­nun­cian­do a su ex so­cio y em­plea­dor, Cris­tó­bal Ló­pez. El hom­bre más po­pu­lar del país le ven­dió Ideas del Sur, la pro­duc­to­ra que fun­dó, ha­ce ya cua­tro años al em­pre­sa­rio hoy caí­do en des­gra­cia. Has­ta don­de se sa­be, no só­lo co­bró un di­ne­ro muy im­por­tan­te y se ase­gu­ró un con­tra­to men­sual sin par en el ne­go­cio te­le­vi­si­vo (que di­ce que no lo cum­plen), sino que lo hi­zo vo­lun­ta­ria­men­te, no co­mo le pa­só a Da­niel Ha­dad con su gru­po de me­dios. Ra­ro que Ti­ne­lli no le pre­gun­ta­ra a su ex so­cio Ha­dad en Ca­nal 9 qué on­da Cris­tó­bal, en tan­to y en cuan­to no hu­bie­ra leí­do lo que al­gu­nos dia­rios con­tá­ba­mos des­de ha­cía años so­bre su so­cio-com­pra­dor.

A tal pun­to el ani­ma­dor te­nía en cla­ro con quién se aso­cia­ba que nun­ca qui­so sa­car­se una foto for­mal jun­to a Cris­tó­bal. El úni­co re­gis­tro que los jun­ta en la mis­ma ima­gen es en los pal­cos de San Lo­ren­zo, club que tam­bién los une, ya pu­bli­ca­da por PER­FIL.

No se­ría és­te el úni­co des­cui­do cui­da­do­so de Ti­ne­lli. Atrás que­da­ron los fon­dos públicos con que Nés­tor y Cristina Kirch­ner con­tri­bu­ye­ron pa­ra un po­li­de­por­ti­vo en Bo­lí­var, su cu­na. O el ac­to que pro­ta­go­ni­zó en la rei­nau­gu­ra­ción del ci­ne de esa ciu­dad, que lle­va el nom­bre de la ma­má del con­duc­tor, gra­cias a los des­em­bol­sos or­de­na­dos por Ju­lio De Vi­do y Jo­sé Ló­pez, pre­sen­tes en la ce­re­mo­nia, que fue trans­mi­ti­da en di­rec­to por C5N, el ca­nal de Cris­tó­bal.

Ti­ne­lli no es­tá so­lo en es­ta mues­tra de me­mo­ria se­lec­ti­va. Cla­rín fue so­cio de Cris­tó­bal en Ideas, has­ta que le ven­dió su par­te en la pro­duc­to­ra. Y le­jos de no que­rer sa­ber na­da, a la hora de los ne­go­cios man­tie­ne sus con­tra­tos con el em­pre­sa­rio K pa­ra que Sho­wMacht si­ga en el ai­re del ca­nal abier­to del gru­po, El Tre­ce.

Cu­rio­sa­men­te, o no tan­to, el em­ble­ma pe­rio­dís­ti­co de Cla­rín la em­pren­dió es­tos días con­tra Ti­ne­lli, Cris­tó­bal y los me­dios K. Jor­ge La­na­ta, quién si no, car­gó so­bre la pu­bli­ci­dad ofi­cial que sos­tu­vo em­pren­di­mien­tos pri­va­dos po­co sos­te­ni­bles.

Pe­se a que la ló­gi­ca es in­dis­cu­ti­ble (nin­gún me­dio su­frió co­mo PER­FIL y No­ti­cias la dis­cri­mi­na­ción de la pau­ta pu­bli­ci­ta­ria K), ob­vió La­na­ta su arre­glo con el re­pu­bli­ca­ní­si- mo ex je­fe de Ga­bi­ne­te Al­ber­to Fer­nán­dez, que le pro­me­tió res­pal­do pa­ra lan­zar en 2008 su dia­rio Crí­ti­ca. Ese apo­yo nun­ca lle­gó y el pe­rió­di­co nau­fra­gó en dos años.

Tam­po­co La­na­ta pa­re­ce me­mo­rio­so con otro de sus pro­duc­tos que fue­ron com­pra­dos con di­ne­ro pa­ra­es­ta­tal, co­mo lo que cri­ti­ca de Ti­ne­lli y Cris­tó­bal. El pe­rio­dis­ta más po­pu­lar del país le ven­dió su re­vis­ta Vein­ti­trés a Ser­gio Sz­pols­ki, quien ade­más lue­go le ad­qui­rió por muy bue­na pla­ta los de­re­chos pa­ra pu­bli­car ca­pí­tu­los de sus li­bros en la mis­ma pu­bli­ca­ción. Dis­tin­to a lo que pa­sa con Cris­tó­bal y Gar­fun­kel (ex so­cio en el tan pom­po­so co­mo hue­co Gru­po Vein­ti­trés), Sz­pols­ki no só­lo go­za de la omi­sión con­ve­nien­te de La­na­ta, sino tam­bién de fis­ca­les y jue­ces que de­be­rían in­ves­ti­gar­lo. Igual, no to­dos se ol­vi­dan.

Gen­te que se be­ne­fi­ció con di­ne­ros es­ta­ta­les o de la co­rrup­ción, se vic­ti­mi­za aho­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.