La Jus­ti­cia de Ma­cri

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

¿Macr i es o se ha­ce?

Esa es la pre­gun­ta que se es­con­de de­trás de mu­chas du­das que aún ge­ne­ra su ad­mi­nis­tra­ción.

¿Tie­ne cier­ta sen­si­bi­li­dad so­cial o ha­cía que la te­nía pa­ra es­pe­rar a ga­nar las elec­cio­nes y con­fir­mar que pa­ra él la efi­cien­cia es­tá an­tes que cual­quier ne­ce­si­dad po­pu­lar? ¿Su ideo­lo­gía es un desa­rro­llis­mo ag­gior­na­do o de­trás de la ido­la­tría por la ges­tión di­si­mu­la un va­cío ideo­ló­gi­co que le im­pe­di­rá cons­truir una co­rrien­te política de lar­go pla­zo? ¿Es el ma­yor ex­per­to en ca­var grie­tas pa­ra ex­traer de allí los me­jo­res be­ne­fi­cios elec­to­ra­les o en­car­na, co­mo di­ce, un re­pu­bli­ca­nis­mo que vie­ne a ce­rrar he­ri­das del pa­sa­do? ¿Sus fun­cio­na­rios son per­so­nas que no ne­ce­si­tan ni quie­ren ro­bar di­ne­ros públicos o se­rán igual que los kirch­ne­ris­tas, que de­cían lo mis­mo cuan­do em­pe­za­ron a go­ber­nar?

Y en lo ju­di­cia l, ¿lle­gó pa­ra trans­pa­ren­tar la Jus­ti­cia, pro­mo­ver jue­ces pro­bos y de­sig­nar un pro­cu­ra­dor/a que de ver­dad sea in­de­pen­dien­te, o lo que es­tá ha­cien­do es re­em­pla­zar a unos por otros que le sean adic­tos? Un juez en apu­ros. La Jus­ti­cia ar­gen­ti­na es tam­bién un a r ma pol ít ica, y quie - nes la usan a ve­ces son jue­ces que pue­den ac­tuar ba­jo ins­truc­cio­nes ex­plí­ci­tas del po­der de turno o an­ti­ci­par­se a lo que, in­tu­yen, el po­der de turno ne­ce­si­ta. Pa­ra el ca­so es lo mis­mo.

En el Go­bierno di­cen que es­to úl­ti­mo es lo que pa­só con la de­ten­ción de Ama­do Bou­dou: “El juez Li­jo sa­be que es­tá en pro­ble­mas, por­que cuan­do se co­noz­can los de­ta­lles de la cau­sa en la que es­tá in­vo­lu­cra­do su her­mano, lo van a sal­pi­car a él. Y él cree que so­bre­ac­tuan­do de es­ta for­ma tie­ne más chan­ces de pe­lear por su car­go…”. La fra­se no ter­mi­na con un “se equi­vo­ca”, pe­ro pre­ten­den que se en­tien­da eso.

Quien ha­bla es un fun­cio­na­rio que co­no­ce bien al juez. El her­mano del ma­gis­tra­do al que se re­fie­re se lla­ma Al­fre­do y le di­cen “Freddy”. En Tri­bu­na­les lo co­no­cen to­dos (les di­cen los her­ma­nos “Lu­jo”) y en el Go­bierno dan por he­cho que se­rá lla­ma­do a de­cla­rar es­ta se­ma­na por el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción con­tra el sus­pen­di­do ca­ma­ris­ta Eduar­do Frei­ler, sos­pe­cha­do por pre­sun­tas in­con­sis­ten­cias pa­tri­mo­nia­les. La ex es­po­sa de Al­fre­do ya ha­bló de ne­go­cios en­tre los her­ma­nos Li­jo y tam­bién de su ex con Frei­ler.

Eli­sa Ca­rrió cree con­cre­ta­men­te que el her­mano de Li­jo era lobbys­ta de De Vi­do y que los ne­go­cios co­mer­cia­les en­tre to­dos se ex­ten­de­rían has­ta el juez fe­de­ral que me­tió pre­so a Bou­dou.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, de­cla­ró que en­ten­día que la de­ten­ción de Bou­dou era le­gal. Lo que no di­jo es que igual le pa­re­ce ex­tra­ña. Sus du­das son las de ca­si to­do el mun­do ju­di­cial: el ex vi­ce­pre­si­den­te ja­más ha­bía si­do lla­ma­do a de­cla­rar, no ha­bía re­que­ri­mien­to fis­cal y su pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra que no in­ter­fi­rie­ra en la cau­sa no ex­pli­ca por qué hoy lo po­dría ha­cer y an­tes, que era el nú­me­ro dos de un go

bierno, no. Plan ju­di­cial. El úl­ti­mo día de la Leal­tad pe­ro­nis­ta se co­no­ció una tras­cen­den­tal ac­tua­li­za­ción en el es­pí­ri­tu de las pri­sio­nes pre­ven­ti­vas. Su men­tor fue el ca­ma­ris­ta Mar­tín Irur­zun, muy bien con­si­de­ra­do por el Go­bierno. Allí se im­pul­sa a los jue­ces a de­te­ner a quie­nes, por su po­si­ción en la fun­ción pú­bli­ca pre­sen­te o pa­sa­da, pu­die­ran en­tor­pe­cer una in­ves­ti­ga­ción. El pro­ble­ma es que el con­cep­to es de­ma­sia­do am­plio pa­ra de­jar­lo li­bra­do a los jue­ces. Ba­jo ese pre­cep­to fue­ron pre­sos De Vi­do y Bou­dou: aho­ra que es­tán le­jos del po­der re­sul­tan una ame­na­za pa­ra los ma­gis­tra­dos y an­tes, que eran “el” po­der, no. Ra­ro.

El Go­bierno es­tá con­ven­ci­do de que la in­ten­ción de la Cá­ma­ra que in­te­gra Ir ur­zun fue dar­les im­pul­so a cau­sas ca­jo­nea­das, pe­ro entienden que, así co­mo es­tá, la fi­gu­ra de la pri­sión pre­ven­ti­va es pe­li­gro­sa: “Hay dos mo­ti­vos que jus­ti­fi­can una pre­ven­ti­va, el ries­go de fu­ga y la ca­pa­ci­dad de los impu­tados pa­ra in­ter­fe­rir en las cau­sas. El te­ma es que a esa fi­gu­ra hay que apor­tar­le ele­men­tos ob­je­ti­vos y pro­ba­to­rios que pue­dan ser cau­sa­les de la pri­sión, por­que de lo con­tra­rio el juez pue­de ha­cer lo que quie­ra”, ex­pli­ca la voz ¿Quie­re una Jus­ti­cia me­jor o só­lo cam­biar unos jue­ces por otros? Un in­di­cio lo da­rá el nom­bre del pro­cu­ra­dor que eli­ja. más au­to­ri­za­da del ma­cris­mo en es­tos te­mas.

Lo que es­ta voz di­ce a con­ti­nua­ción es que, de ha­ber exis­ti­do esa ju­ris­pru­den­cia, el pro­pio Ma­cri po­dría ha­ber ter­mi­na­do pre­so cuan­do era je­fe del Go­bierno por­te­ño o, ya pre­si­den­te, cuan­do un juez in­ves­ti­ga­ba los Pa­na­má Pa­pers. Po­der pa­ra in­ter­fe­rir en las cau­sas, te­nía. Con la mis­ma ló­gi­ca, cual­quier fun­cio­na­rio del ma­cris­mo es­ta­ría en el ojo con­ti­nuo de los jue­ces fe­de­ra­les.

Des­de el ofi­cia­lis­mo se im­pul­sa­rá una nue­va ac­tua­li­za­ción de esa fi­gu­ra ju­rí­di­ca.

La re­pen­ti­na hi­per­ac­ti­vi­dad de es­tos jue­ces re­sul­ta preo­cu­pan­te pa­ra el Go­bierno, aun en de­fen­sa pro­pia. Por eso re­to­ma­ron un pro­yec- to de 2014 (cuan­do Cristina veía que los ex ma­gis­tra­dos adic­tos co­men­za­ban a en­fren­tar­la), pa­ra mo­di­fi­car el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal y dar­les más par­ti­ci­pa­ción a los fis­ca­les en la acu­sa­ción y en la in­ves­ti­ga­ción.

De allí la ur­gen­cia de los úl­ti­mos días por re­for­mar la ley del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co: si los fis­ca­les asu­men más po­der, el je­fe de los fis­ca­les ten­dría, ca­si, un po­der su­pre­mo. La in­ten­ción es aco­tar a cin­co años la per­ma­nen­cia del fu­tu­ro pro­cu­ra­dor (ne­go­cia­rían has­ta sie­te años con la opo­si­ción) y su­mar una cláu­su­la de re­mo­ción pa­ra que pue­da ser echa­do con el vo­to de la mi­tad más uno de los le­gis­la­do­res (pa­ra que sal­ga la ley, el ofi­cia­lis­mo acep­ta­ría su­bir esa ma­yo­ría a dos ter­cios). Qué ha­cer con Cristina. Si Ma­cri ma­ne­ja­ra a los jue­ces fe­de­ra­les les pe­di­ría que man­ten­gan la ten­sión ju­di­cial so­bre CFK, pe­ro que no se les ocu­rra en­viar­la a pri­sión. Por lo me­nos no an­tes de las elec­cio­nes de 2019.

Es lo que Ja i me Du­ra n Barba cree que ne­ce­si­tan pa­ra ga­nar otra vez: una Cristina en ac­ción, aco­sa­da por cau­sas que de­mues­tren la co­rrup­ción pa­sa­da, y que ga­ran­ti­ce la di­vi­sión del pe­ro­nis­mo. Con­fían en eso y te­men que una mu­jer pre­sa pro­vo­que una im­pre­de­ci­ble ola de ad­he­sión.

El plan es­ta­ría ga­ran­ti­za­do. Miguel Pi­chet­to an­ti­ci­pó en el re­por­ta­je con Jor­ge Fo­ntevec­chia de ha­ce dos se­ma­nas que el Se­na­do no le qui­ta­rá los fue­ros has­ta que exis­ta una con­de­na de­fi­ni­ti­va de la Cor­te Su­pre­ma (pue­den pa­sar años). Fal­ta que, ade­más, los jue­ces to­men no­ta de la mis­ma ne­ce­si­dad política. Eso tam­bién es­ta­ría ga­ran­ti­za­do. ¿Es? En el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia se acep­ta que el ma­yor desafío de cre­di­bi­li­dad que tie­nen de aquí a fin de año es mos­trar que el pró­xi­mo je­fe de los fis­ca­les ar­gen­ti­nos se­rá al­guien que cla­ra­men­te no ten­ga na­da que ver con el ofi­cia­lis­mo y cu­yo pa­sa­do re­sul­te irre­pro­cha­ble. Du­ran­te al­guno de los pró­xi­mos sá­ba­dos de no­viem­bre, el Pre­si­den­te y su mi­nis­tro Ga­ra­vano se re­uni­rán en Oli­vos pa­ra avan­zar con los nom­bres.

En cual­quier ca­so, el plan se­ría ter­mi­nar el pri­mer man­da­to con un am­plio cam­bio de ca­ras en la Jus­ti­cia. Ya lo hi­cie­ron en la Cor­te, y pre­ten­den re­pe­tir­lo en la Pro­cu­ra­du­ría, en la Jus­ti­cia Fe­de­ral y en fue­ros en los que his­tó­ri­ca­men­te se sos­pe­cha de ne­go­cios en­tre ma­gis­tra­dos y es­tu­dios de abo­ga­dos.

En­ton­ces, ¿Ma­cri es o se ha­ce? ¿Quie­re cam­biar la pé­si­ma ima­gen de la Jus­ti­cia por­que es lo co­rrec­to y por­que ha­cer­lo le su­ma­ría ad­he­sión elec­to­ral en 2019? ¿O quie­re echar a los que es­tán pa­ra ga­ran­ti­zar con los nue­vos un acom­pa­ña­mien­to le­gal en el pre­sen­te e in­mu­ni­dad en el fu­tu­ro?

Fran­cis Ba­con de­cía que los hom­bres es­tán dis­pues­tos a creer aque­llo que les gus­ta­ría que fue­ra cier­to.

Y a quién no le gus­ta­ría creer que una Jus­ti­cia jus­ta es po­si­ble.

Plan 2019: lle­gar con otros jue­ces. Los fe­de­ra­les en la mira y fis­ca­les con más po­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.