El hom­bre que ma­ne­ja la ‘in­mo­bi­lia­ria es­ta­tal’

Perfil (Domingo) - - POLITICA - AN­DRES FIDANZA

Prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do has­ta pa­ra el círcu­lo ro­jo de los po­li­ti­za­dos, Ra­món La­nús ocu­pa un pues­to cla­ve en el or­ga­ni­gra­ma ma­cris­ta. Des­de la pre­si­den­cia de la Agen­cia de Ad­mi­nis­tra­ción de Bie­nes del Es­ta­do (AABE, ex ONABE), re­cau­da mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar obras y mos­trar a un Go­bierno en mar­cha. Li­dia con in­ten­den­tes de to­dos los co­lo­res y apu­ra una pri­va­ti­za­ción por go­teo en Ca­pi­tal y otras ciu­da­des.

Los te­rre­nos subas­ta­dos por A ABE tie­nen co­mo des­tino prin­ci­pal la cons­truc­ción de to­rres. Una ju­ga­da que le ga­ran­ti­za un plus al ma­cris­mo: con­gra­ciar­se con el po­de­ro­so mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Y si bien des­de el or­ga­nis­mo plan­tean su re­cha­zo a las es­tra­te­gias de car­te­li­za­ción en el real sta­te, y has­ta nie­gan el mo­te de in­mo­bi­lia­ria es­ta­tal, la Agen­cia ya ven­dió te­rre­nos por ca­si US$ 220 mi­llo­nes. Y espera fac­tu­rar otros 350 en pró­xi­mos me­ses.

Re­ci­bi­do de abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad Aus­tral, con maes­tría in­clui­da en Geor­ge­town, ha­bi­tan­te his­tó­ri­co de San Isi- dro, con 38 años y cua­tro hi­jos, La­nús fue cria­do po­lí­ti­ca­men­te en Re­crear, la fuer­za li­be­ral de Ri­car­do Ló­pez Murphy. Su sal­to a la mi­li­tan­cia, hi­jo del de­rrum­be de 2001, fue he­cho a con­tra­pe­lo del cli­ma de su fa­mi­lia. Al igual que Mauricio Ma­cri con Creer y Cre­cer, tu- vo un pa­so pre­vio por una ONG. Su eta­pa oe­ne­geís­ta (es­pe­cia­li­za­da en mi­cro­cré­di­tos) le sir­vió de tran­si­ción. Sin aban­do­nar su tra­ba­jo en la es­ta­dou­ni­den­se Sem­pra Energy, firma con ofi­ci­nas en Puer­to Ma­de­ro, de­ci­dió que la política se­ría al­go más que un hobby ca­ri­ta­ti­vo. Se con­vir­tió en un re­fe­ren­te ju­ve­nil de Re­crear. “Te­nía mu­cha am­bi­ción”, re­cuer­da un ex com­pa­ñe­ro. Tras que­dar cer­ca del ba­llot­ta­ge en 2003, La­nús iría aban­do­nan­do su en­tu­sias­mo por el dis­cur­so de Ló­pez Murphy. Apun­ta­la­do por Es­te­ban Bull­rich, da­ría un gi­ro ha­cia la de­re­cha ag­gior­na­da que li­de­ra­ba Ma­cri. En 2008 se for- ma­li­zó el di­vor­cio: Re­crear fue ab­sor­bi­do por el PRO.

Ya en el ban­do ma­cris­ta, re­por­tó pa­ra Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y tam­bién pa­ra Ma­ría Eugenia Vidal y Ca­ro­li­na Stan­ley. Esas re­fe­ren­cias le am­plia­ron el pa­no­ra­ma. A fi­nes de 2015, Mar­cos Pe­ña le ofre­ció ma­ne­jar la AABE, ba­jo con­trol de su vi­ce Ma­rio Quin­ta­na.

Des­de que asu­mió, afi­nó el in­ven­ta­rio de in­mue­bles es­ta­ta­les: de 19.600 a 60 mil te­rre­nos re­gis­tra­dos. Por vía de cua­tro de­cre­tos pre­si­den­cia­les, que­dó au­to­ri­za­do a “enaje­nar” 87 in­mue­bles, re­par­ti­dos en­tre Ca­pi­tal, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Men­do­za, Cór­do­ba, San­ta Fe, Sal­ta y Ju­juy.

Has­ta el mo­men­to subas­tó 19 (15 en Ca­pi­tal), a cam­bio de US$ 219.662.000. Esa ci­fra se mul­ti­pli­ca­rá en bre­ve: la ma­yo­ría au­to­má­ti­ca del ofi­cia­lis­mo en la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña ha­bi­li­tó la ven­ta de ca­si 7 hec­tá­reas en Co­le­gia­les, y es­tá a un pa­so de per­mi­tir la pri­va­ti­za­ción de otras tres en Ca­ta­li­nas Sur. Días atrás, ve­ci­nos y or­ga­ni­za­cio­nes de La Bo­ca re­cha­za­ron esa ope­ra­ción en una au­dien­cia pú­bli­ca: exi­gie­ron es­pa­cios públicos y ver­des de ca­li­dad.

“Nues­tra úni­ca me­ta no es ma­xi­mi­zar ga­nan­cias. Sí ge­ne­rar ciu­dad y desa­rro­llo eco­nó­mi­co, in­clu­so dan­do tie­rras pa­ra el plan Pro­crear”, afir­ma La­nús a PER­FIL. Y an­te las crí­ti­cas re­tru­ca: “Son bie­nes públicos con uso es­ca­so o nu­lo. ¿Po­dría ser to­do des­ti­na­do a es­pa­cio ver­de? Pue­de ser. Pe­ro el con­tex­to ac­tual re­quie­re crea­ti­vi­dad”.

CEDOC PER­FIL

EN VEN­TA. Ya re­ma­tó 19 te­rre­nos por ca­si US$ 220 mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.