Lo que piden afue­ra

Ma­cri vol­vió del ex­te­rior con sen­sa­cio­nes dua­les. Reforma la­bo­ral y po­der de jue­ces.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

Pa­ra el Go­bierno, la se­ma­na que pa­só tu­vo al me­nos dos as­pec­tos sa­lien­tes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca: uno fue el via­je de Mauricio Ma­cri a Nue­va York; el otro, la reunión que el jue­ves el Pre­si­den­te com­par­tió con los go­ber­na­do­res. En el pri­mer en­cuen­tro –con ban­que­ros y em­pre­sa­rios del ex­te­rior–, las co­sas trans­cu­rrie­ron den­tro de los ca­rri­les es­pe­ra­dos por Ma­cri y sus acom­pa­ñan­tes. Sin em­bar­go –y a pe­sar de la ex­po­si­ción del plan de re­for­mas y los es­fuer­zos de la Ar­gen­ti­na pa­ra com­ba­tir la in­fla­ción y el dé­fi­cit fis­cal–, la de­le­ga­ción de nues­tro país re­gre­só con la sen­sa­ción de que le ha­bían vuel­to a co­rrer la lí­nea de lle­ga­da: “Ya no im­por­tan los pla­nes; pa­ra que en el ex­te­rior se ani­men a en­viar fi­nan­cia­mien­to ha­cen fal­ta re­sul­ta­dos y con­sen­sos. Na­die pue­de ya ig­no­rar que en los gran­des mer­ca­dos se co­no­cen los por­me­no­res de nues­tra política do­més­ti­ca; por eso piden pre­vi­si­bi­li­dad más allá de 2019”, ex­pli­có un des­ta­ca­do economista que co­no­ce bien los ju­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les. Aten­tos. Con­sen­so y pre­vi­si­bi­li­dad son las dos pa­la­bras cla­ves a las que de­be­mos aña­dir una ter­ce­ra: pe­ro­nis­mo. Es que a los lar­go de los 34 años que lle­va la re­cu­pe­ra­da de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na, ha si­do el pe­ro­nis­mo el fac­tor esen­cial de po­der aun en los po­cos en los que no es­tu­vo en la pre­si­den­cia de la Na­ción. Por eso, si no se cons­tru­yen gran­des acuer­dos y li­nea­mien­tos cla­ros con la opo­si­ción, di­fí­cil­men­te el Go­bierno lo­gre que se abra en for­ma con­tun­den­te el gri­fo de dó­la­res pro­ve­nien­tes de la in­ver­sión ex­tran­je­ra. De to­das ma­ne­ras, la reali­dad co­mien­za a mos­trar una ca­ra más ama­ble pa­ra los pro­yec­tos de cor­to y me­diano pla­zo: “Se no­ta ma­yor con­fian­za, al­go es­tá cam­bian­do. Un buen ter­mó­me­tro es­tá da­do por las exi­gen­cias que las ca­sas ma­tri­ces im­po­nen a sus fi­lia­les lo­ca­les a la hora de to­mar nue­vos ries­gos. Al en­ca­rar un pro­yec­to, te piden una ta­sa de re­torno de uti­li­da­des mu­cho me­nor a la de ha­ce unos años. Hoy las ren­ta­bi­li­da­des exi­gi­das es­tán al­go más cer­ca de la lí­nea de las fi­lia­les me­xi­ca­nas o bra­si­le­ñas, que van en torno al 7% u 8%”, ex­pli­ca un ex­pe­ri­men­ta­do con­sul­tor que co­no­ce la re­gión co­mo la pal­ma de su mano. Puer­tas aden­tro. La reunión con los go­ber­na­do­res y to­da la ba­te­ría de me­di­das pre­pa­ra­das en la reforma eco­nó­mi­ca pre­sen­ta­da por el Go­bierno tie­nen co­mo pi­la­res fun­da­men­ta­les la co­rrec­ción del dé­fi­cit fis­cal y la in­fla­ción. “Ma­cri les plan­teó la im­por­tan­cia de lo­grar el equi­li­brio fis­cal y re­cal­có que pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo to­dos de­be­rán ce­der un po­co: Na­ción, pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios. La reforma tri­bu­ta­ria na­cio­nal, la pro­vin­cial (que ha­rá hin­ca­pié en la ba­ja de In­gre­sos Bru­tos y el impuesto a los se­llos) y la pre­vi­sio­nal en­tra­rán en dis­cu­sión”, es­pe­ci­fi­có un alle­ga­do a la pre­si­den­cia. Con el pro­ble­ma del Fon­do del Co­n­ur­bano en­ca­mi­na­do y ca­si re­suel­to, to­do ha­ce pen­sar que los man­da­ta­rios pro­vin­cia­les pres­ta­rán su co­la­bo­ra­ción siem­pre y cuan­do no vean afec­ta­das las ar­cas pro­vin­cia­les. Una fuente de una de las pro­vin­cia cu­ya­nas lo gra­fi­có muy bien: “Si hay equi­dad y la pa­la­bra fe­de­ra­lis­mo se to­ma en se­rio, po­de­mos em­pe­zar a mi­rar ha­cia ade­lan­te”. Qui­zá por eso, vo­ce­ros de la Go­ber­na­ción bo­nae­ren­se pre­fie­ren la pru­den­cia y re­mar­can que “se es­tá ne­go­cian­do y to­dos los as­pec­tos cuen­tan. No le­van­ta­re­mos la de­man­da en la Cor­te has­ta que los pro­yec­tos no es­tén plas­ma­dos en una ley”. La otra ba­ta­lla con re­sul­ta­dos has­ta aho­ra no ple­na­men­te sa­tis­fac­to­rios es la que se li­bra con­tra la in­fla­ción: El Ban­co Cen­tral es­tá uti­li­zan­do to­dos los re­cur­sos y ju­gan­do al lí­mi­te pa­ra con­te­ner­la. La suba de ta­sas del mar­tes es una prue­ba de ello. El Go­bierno sa­be que de­be ace­le­rar aho­ra que tie­ne ban­de­ra li­bre pa­ra los cam­bios. Ha­brá nue­vos au­men­tos de ta­ri­fas, gra­dua­les pe­ro au­men­tos al fin. En es­te mo­men­to, la ló­gi­ca de la eco­no­mía ar­gen­ti­na exi­ge nue­vos re­to­ques. “Lo de las ta­ri­fas es en el fon­do par­te del pro­ble­ma fis­cal por­que se tra­ta de ir eli­mi­nan­do sub­si­dios pa­ra lle­gar a los va­lo­res reales. Así se es­tá ha­cien­do con la ener­gía y lo que que­da es el trans­por­te, y se ha­rá con mu­cho cui­da­do”, ex­pli­ca un economista de lle­ga­da al Go­bierno. Rui­dos. La reforma la­bo­ral se­rá tal vez el as­pec­to más con­flic­ti­vo de es­te pa­que­te de me­di­das anun­cia­do por el ofi­cia­lis­mo. “Se­rá di­fí­cil pe­ro no imposible. El sin­di­ca­lis­mo sa­be que tie­ne que ne­go­ciar. En pri­mer lu­gar por­que la lle­ga­da de in­ver­sio­nes cam­bia­rá el pa­no­ra­ma. En se­gun­do lu­gar por­que los cam­bios tec­no­ló­gi­cos ya es­tán en­tre no­so­tros y tien­den a ge­ne­rar ma­yo­res avan­ces con me­nor mano de obra, y en ter­cer lu­gar por­que el pe­ro­nis­mo que siem­pre fue su res­pal­do na­tu­ral es­tá di­vi­di­do, en cri­sis y bus­can­do re­no­va­ción”, sos­tie­ne una fuente alle­ga­da al go­bier- no con co­no­ci­mien­to de lo que ocu­rre en la in­dus­tria.

Hay un dato que ni los gre­mios ni los em­pre­sa­rios ni el Go­bierno de­ben pa­sar por al­to: el au­ge de los de­le­ga­dos de la iz­quier­da en va­rios de los prin­ci­pa­les gre­mios. “El gre­mia­lis­mo clá­si­co de­be apren­der a ne­go­ciar y ce­der posiciones pe­ro sin mos­trar fi­su­ras ni dar mues­tras de de­bi­li­dad. La iz­quier­da les es­tá co­mien­do to­dos los días un de­le­ga­do de plan­ta”, des­cri­bió con preo­cu­pa­ción un hom­bre que co­no­ce los vai­ve­nes la­bo­ra­les de la in­dus­tria. La iz­quier­da no sa­be ne­go­ciar ni quie­re ha­cer­lo, por eso, el pro­pio em­pre­sa­ria­do y el Go­bierno pre­fie­ren li­diar con es­te gre­mia­lis­mo.

En pa­ra­le­lo, los jue­ces fe­de­ra­les con des­pa­cho en los tri­bu­na­les de la ave­ni­da Co­mo­do­ro Py al 2000 si­guen ac­ti­van­do las cau­sas que tie­nen al kirch­ne­ris­mo con­tra las cuer­das y a va­rios de su ex fun­cio­na­rios tras las re­jas.

Con­sen­so y pre­vi­si­bi­li­dad son dos pa­la­bras cla­ves, de­be­mos aña­dir una ter­ce­ra: pe­ro­nis­mo

El pro­ta­go­nis­mo de es­tos días le cu­po a Ju­lio Miguel De Vi­do. A tra­vés de sus car­tas de pro­sa en­cen­di­da, or­to­gra­fía de­fi­ci­ta­ria y con­fu­sa sin­ta­xis, se en­car­gó de cri­ti­car a Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner y a Jo­sé Luis Gio­ja, y ame­na­zó con rom­per el si­len­cio. “Ha­blen con Ju­lio”, era la fra­se que Nés­tor Kirch­ner uti­li­za­ba a la hora de la apro­ba­ción a un pro­yec­to vin­cu­la­do a la obra pú­bli­ca. Es­ta fra­se –tí­tu­lo del li­bro de im­pres­cin­di­ble lec­tu­ra es­cri­to por Die­go Ca­bot y Fran­cis­co Oli­ve­ra– po­nía al ex mi­nis­tro en su rol: él era el que im­ple­men­ta­ba lo que el ex pre­si­den­te or­de­na­ba. Es de­cir la co­rrup­ción na­cía en la Ca­sa de Go­bierno y se eje­cu­ta­ba a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, In­ver­sión Pú­bli­ca y Ser­vi­cios crea­do a par­tir del 25 de ma­yo de 2003, cu­yo ti­tu­lar, du­ran­te los do­ce años del kirch­ne­ra­to, fue De Vi­do. A buen en­ten­de­dor… Pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca: San­tia­go Se­rra.

DI­BU­JO: PA­BLO TEMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.