La ma­ter­ni­dad es el fac­tor de ma­yor im­pac­to en el “te­cho de cris­tal”

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - P.V.

Las cau­sas del lla­ma­do “te­cho de cris­tal”, esa ba­rre­ra in­vi­si­ble que im­pi­de que las mu­je­res as­cien­dan, fue­ron ana­li­za­das por la economista Ma­rian­ne Ber­trand, de la Uni­ver­si­dad de Chica­go.

En un aná­li­sis con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, Ber­trand eva­luó que la ba­ja fle­xi­bi­li­dad en el mer­ca­do la­bo­ral ex­pli­ca en su ma­yor par­te las di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so pa­ra las mu­je­res con hi­jos. “La bre­cha es más al­ta en esos sec­to­res sin fle­xi­bi­li­dad. Eso es lo que es­tá afec­tan­do a las mu­je­res”, in­di­có. El fac­tor in­flu­ye más que el se­xis­mo, se­gún los grá­fi­cos que pre­sen­tó es­ta se­ma­na en el Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal. “El se­xis­mo es un fac­tor pe­ro no se pue­de ex­pli­car to­do lo que es­tá pa­san­do a tra­vés de esa va­ria­ble”, ase­gu­ró. Y agre­gó que “las mu­je­res es­tán más dis­pues­tas a pa­gar, a ce­der, por fle­xi­bi­li­dad”.

A la hora de ana­li­zar las di­fe­ren­cias de in­gre­sos, tam­bién re­mar­có que los lu­ga­res de tra­ba­jo más rí­gi­dos y con ma­yo­res re­qui­si­tos pa­ra tra­ba­jar en jor­na­das pro­lon­ga­das pa­gan más.

Por el la­do de los avan­ces, ci­tó que la edu­ca­ción ayuda a ni­ve­lar el cam­po de jue­go. “La edu­ca­ción es­tá ju­gan­do a fa­vor de las mu­je­res”, di­jo. Si bien re­co­no­ció, a tra­vés de dis­tin­tos es­tu­dios, una ma­yor aver­sión al ries­go por par­te de las mu­je­res, de­jó la pre­gun­ta en el ai­re: “¿Es un te­ma de na­tu­ra­le­za o de crian­za?”.

Ber­trand par­ti­ci­pó de la Reunión Anual de la Aso­cia­ción de Eco­no­mía de La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be (Lacea), or­ga­ni­za­da en Bue­nos Ai­res con la coope­ra­ción de la Uni­ver­si­dad de San An­drés. Allí tam­bién se­ña­ló que el di­se­ño an­ti­cua­do del mer­ca­do la­bo­ral tam­po­co be­ne­fi­cia a las mu­je­res y mar­có que la tec­no­lo­gía pue­de te­ner un im­pac­to positivo.

En el seg­men­to cor­po­ra­ti­vo, tam­bién se­ña­ló que, si bien las em­pre­sas es­tán tra­tan­do de ge­ne­rar más di­ver­si­dad, al me­nos a un ni­vel de me­sa di­rec­ti­va, las po­lí­ti­cas de cu­po no tu­vie­ron re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. Su­sa­ni­tas. En­tre los ras­gos ne­ga­ti­vos, tam­bién mar­có –en ba­se a es­tu­dios en­tre alum­nas uni­ver­si­ta­rias– que las mu­je­res sol­te­ras se mos­tra­ban “me­nos am­bi­cio­sas” cuan­do se les se­ña­la­ba que los re­sul­ta­dos iban a ser dis­cu­ti­dos en sus cla­ses mix­tas que cuan­do eran en­cues­tas anó­ni­mas. “Es­to es por­que mu­chas mu­je­res creen que en esa mis­ma cla­se es­tán sus po­ten­cia­les ma­ri­dos y que no es­tá bien pa­re­cer am­bi­cio­sa o in­de­pen­dien­te”. Más allá de las ri­sas del au­di­to­rio, la bre­cha en­tre las res­pues­tas era cla­ra an­te la ex­po­si­ción de los re­sul­ta­dos.

GENTILEZA LACEA

MER­CA­DO. Las mu­je­res bus­can fle­xi­bi­li­dad, di­ce Ber­trand.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.