EL CA­SO BOU­DOU

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

ca­si se­gu­ro que apro­ba­rán los cam­bios pro­pues­tos. Es muy la­men­ta­ble que el Pre­si­den­te lle­ve al Con­gre­so esa enor­me con­tra­dic­ción con lo pro­me­ti­do en su cam­pa­ña elec­to­ral y lue­go du­ran­te el pro­gra­ma de Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca. Se­rá ali­men­to pa­ra las fie­ras de la opo­si­ción. La ac­tual fór­mu­la pa­ra la li­qui­da­ción de los ha­be­res fue dic­ta­da por una acor­da­da de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia pa­ra ta­par, en su opor­tu­ni­dad, una pre­ten­di­da ma­ni­pu­la­ción del po­pu­lis­ta go­bierno an­te­rior en los fon­dos de las ca­jas de ju­bi­la­ción. Hoy se pre­ten­de ig­no­rar de un plu­ma­zo el or­den ju­rí­di­co im­pe­ran­te mien­tras se me­te a los an­cia­nos den­tro de las cau­sas que fre­nan el avan­ce del país y el in­gre­so de nue­vas in­ver­sio­nes. Esos po­ten­cia­les in­ver­so­res ya di­je­ron que en Ar­gen­ti­na no se res­pe­ta el or­den ju­rí­di­co y por lo tan­to no ha­brá in­ver­sio­nes ge­nui­nas que se ani­men a ve­nir. Los ju­bi­la­dos ve­mos con mu­cha sor­pre­sa y tris­te­za có­mo la piel de cor­de­ro de­ja en­tre­ver un aso­mo de las ga­rras del lo­bo que, al vo­tar a Cam­bie­mos, pu­di­mos ima­gi­nar que ya no vol­ve­ría pa­ra ali­men­tar­se con la car­ne de los in­de­fen­sos. Pa­tri­cio Ma­cMa­ney <pa­to­mac99@gmail.com Ama­do Bou­dou es, sin du­das, una ra­ra avis en el mun­do de la política. Sin mi­li­tan­cia den­tro del PJ, apa­re­ció en el fir­ma­men­to K co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de An­ses, de allí tre­po al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, y lue­go sú­bi­ta­men­te el de­do de Cristina Fer­nán­dez lo un­gió co­mo vi­ce­pre­si­den­te y com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, pro­ba­ble­men­te por eso de la tan men­ta­da trans­ver­sa­li­dad y pa­ra re­afir­mar su cri­te­rio he­ge­mó­ni­co y ver­ti­ca­lis­ta en la con­duc­ción del go­bierno. Su ges­tión co­mo vi­ce pa­só den­tro de la opa­ci­dad que tra­sun­ta­ba su tra­yec­to­ria, sin mo­les­tar a Cristina Fer­nán­dez, pe­ro no pa­só des­aper­ci­bi­do da­da su im­pron­ta per­so­nal muy le­jos del acar­to­na­mien­to de los fun­cio­na­rios de turno, sus ve­lei­da­des por la mú­si­ca y su ape­go a los ro­man­ces con famosas, a la vez que in­ten­tó ha­cer un par de ne­go­cios con ami­gos apro­ve­chan­do su ca­rác­ter de fun­cio­na­rio, se­gún va­rias de­nun­cias que lo impu­tan, una de las cua­les pa­re­ce ha­ber­lo lle­va­do a pri­sión por de­ci­sión de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. Pa­re­ce que en la cau­sa por la que se impu­ta a Bou­dou y lo lle­va a pri­sión no exis­te au­to de pro­ce­sa­mien­to ni tam­po­co in­da­ga­to­ria. Es de­cir, se ha sal­tea­do la eta­pa en que el juez se for­ma la con­vic­ción de que exis­ten ele­men­tos su­fi­cien­tes de la exis­ten­cia de un he­cho de­lic­ti­vo y que el impu­tado es cul­pa­ble, desechan­do por en­de el prin­ci­pio de “pre­sun­ción de inocen­cia” y to­dos lo que de él se de­ri­van. Nés­tor Eduar­do Cal­vo n_­cal­vo2000@yahoo.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.