POR TO­DO(S)

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

Los im­pon­de­ra­bles en política son fre­cuen­tes, y no po­cos al­te­ran el cur­so de los sucesos. Pe­ro los que se con­si­de­ran om­ni­po­ten­tes creen que a ellos no les al­can­za­rán por sus ex­tra­or­di­na­rias con­di­cio­nes. Los me­teo­ró­lo­gos po­lí­ti­cos no les pro­nos­ti­ca­ron el cam­bio de di­rec­ción de los vien­tos, que del cua­dran­te “K” pa­sa­ron al opues­to “no K”. Por ello, los que ex­pre­sa­ban el “va­mos por to­do” –es de­cir, los re­cur­sos del Es­ta­do pa­ra su en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal, las ins­ti­tu­cio­nes de la Re­pú­bli­ca, la li­ber­tad de pren­sa, la de­mo­cra­cia, etc.– se ter­mi­na­ron; y aho­ra la Jus­ti­cia –sin pre­sio­nes de otro po­der– los trans­for­mó en “va­mos por to­dos”, lo que los em­pu­ja a pur­gar sus de­li­tos en las cár­ce­les del país. Iro­nía de la política. Que ese vien­to si­ga so­plan­do de for­ma per­ma­nen­te pa­ra que no sur­jan nue­vos de­lin­cuen­tes de guan­te blan­co. La so­cie­dad de­be ser la que man­ten­ga vi­va la lla­ma de la no im­pu­ni­dad.

Emi­lio Zuc­ca­lá emi­li­ozuc­ca­la@yahoo.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.