Abo­ga­cía: op­cio­nes de rein­ven­ción pa­ra la ca­rre­ra más ele­gi­da

El con­tex­to glo­bal im­pli­ca nue­vos desafíos pa­ra el mun­do del de­re­cho. La im­por­tan­cia de la ac­tua­li­za­ción cons­tan­te acom­pa­ña­da de la tec­no­lo­gía.

Perfil (Domingo) - - UNIVERSIDAD - CE­CI­LIA LA­NUS OCAM­PO*

Un abo­ga­do en los tiem­pos que vi­vi­mos no pue­de que­dar li­mi­ta­do en lle­gar al tí­tu­lo de gra­do, al­gún pos­gra­do, un tra­ba­jo con una in­tere­san­te re­mu­ne­ra­ción y de­sin­te­re­sar­se acer­ca de có­mo evo­lu­cio­na y ha­cia dón­de va el mun­do, qué es­tá pa­san­do, có­mo se ha­ce, qué pien­san en otras re­gio­nes o lu­ga­res del pla­ne­ta. La co­mo­di­dad de los vie­jos for­ma­tos co­no­ci­dos hoy ha que­da­do ob­so­le­ta.

La ca­rre­ra de Abo­ga­cía si­gue sien­do la más ele­gi­da en­tre un set ca­da vez ma­yor de ca­rre­ras de gra­do. Se­gún los úl­ti­mos in­for­mes de la Se­cre­ta­ría de Po­lí­ti­cas Uni­ver­si­ta­rias del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Na­ción, con­cen­tra, al re­unir ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, ca­si el 10% de la de­man­da for­ma­ti­va uni­ver­si­ta­ria en el país. Pa­ra ha­cer un com­pa­ra­do, las ca­rre­ras de Ges­tión y Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas só­lo lle­gan al 5% de la de­man­da. Si bien po­de­mos de­cir que es una pre­pa­ra­ción tra­di­cio­nal, a la vez des­de el pun­to de vis­ta de sus ac­to­res y del rol del abo­ga­do es de pu­ra van­guar­dia. En efec­to, los avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos, los des­cu­bri­mien- tos y nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­nos, por men­cio­nar al­gu­nos ejem­plos, ha­cen re­de­fi­nir ro­les del abo­ga­do y su prác­ti­ca in­ter­dis­ci­pli­na­ria en mi­ras al fu­tu­ro.

La in­ter­de­pen­den­cia del de­re­cho con el cam­po de los ne­go­cios, las em­pre­sas, las fi­nan­zas, la tec­no­lo­gía e in­no­va­ción, y el ba­ga­je de co­no­ci­mien­to ju­rí­di­co de ca­rac­te­rís­ti­cas ca­da vez más in­ter­na­cio­na­les, lle­va a ha­cer fuer­te hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar sa­be­res más allá de los tra­di­cio­na­les cam­pos ju­rí­di­cos pa­ra for­ta­le­cer nue­vas com­pe­ten­cias en los fu­tu­ros abo­ga­dos. Se de­be de­jar de la­do la ri­gi­dez y es­truc­tu­ra, pa­ra dar lu­gar a la fle­xi­bi­li­dad y adap­ta­ción a un sis­te­ma de cam­bio cons­tan­te, e in­tere­sar­se por nue­vas he­rra­mien­tas co­mo es el ca­so, por ci­tar un ejem­plo, de la pro­gra­ma­ción, de la mano de la lla­ma­da in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

La exis­ten­cia de un con­tex­to in­ter­na­cio­nal glo­bal ha si­do uno de los gran­des lo­gros ges­ta­dos en los úl­ti­mos años del si­glo pa­sa­do. Y és­te nos ha mos­tra­do sus ven­ta­jas y, al mis­mo tiempo, nos pre­sen­tó nue­vos desafíos. Hoy el avan­ce tec­no­ló­gi­co ocu­pa ese fac­tor

cla­ve a con­si­de­rar. Tam­bién lo es la ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ca­cio­nal, tan­to en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas co­mo en an­ti­ci­par­se a ellos. Así, la crea­ti­vi­dad se tor­na va­lor fun­da­men­tal en el per­fil pro­fe­sio­nal de un abo­ga­do ta­len­to­so.

Nos en­con­tra­mos fren­te a nue­vos for­ma­tos la­bo­ra­les y ha­bi­li­da­des a ad­qui­rir, co­mo con­se­cuen­cia de cam­bios de me­to­do­lo­gía y mo­de­los, des­de una ma­yor ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Se han acor­ta­do dis­tan­cias, tiem­pos, el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción es­tán ahí don­de hoy hay in­ter­net, don­de to­dos es­ta­mos co­nec­ta­dos. En sín­te­sis, la for­ma de ad­qui­rir di­cho co­no­ci­mien­to y re­la­cio­nar­se mu­tó. Rein­ven­tar­se. El abo­ga­do de­be pro­fun­di­zar un pen­sa­mien­to crí­ti­co: cues­tio­nar­se, pre­gun­tar­se y vol­ver a pen­sar. En es­te sen­ti­do, el ad­mi­nis­tra­dor de la big da­ta que se ne­ce­si­ta si­gue sien­do el pro­fe­sio­nal. No obs­tan­te, tie­ne que sa­ber có­mo op­ti­mi­zar su bús­que­da de in­for­ma­ción, fren­te a la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de da­tos y do­cu­men­tos en el ejer­ci­cio de su ca­rre­ra.

Si bien ca­da ra­ma del de­re­cho tie­ne sus ne­ce­si­da­des y atrac­ti­vos, el co­mer­cial es una de las más ac­ti­vas y di­ná­mi­cas, y se re­crea in­ter­dis­ci­pli­na­ria­men­te y cons­tan­te­men­te en ca­da nue­vo con­tra­to. La glo­ba­li­za­ción, las unio­nes eco­nó­mi­cas en blo­ques, los acuer­dos de co­mer­cio in­ter­na­cio­na­les, las cri­sis fi­nan­cie­ras, las ope­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, los in­cum­pli­mien­tos con­trac­tua­les de em­pre­sas o go­bier­nos, los li­ti­gios y las nue­vas ma­te­rias de li­ti­gios, jun­to a una po­si­ción de mu­cha va­ria­bi­li­dad de pre­sión re­gu­la­to­ria a una cre­cien­te re­gu­la­ción trans­na­cio­nal y co­la­bo­ra­ti­va, ha­cen que la opi­nión y el ase­so­ra­mien­to del abo­ga­do ha­yan co­bra­do una re­le­van­cia que no te­nían an­te­rior­men­te.

Con el de­ve­nir de la de­sin­ter­me­dia­ción sur­gie­ron nue­vas for­mas de con­tra­tos, mo­der­nas es­truc­tu­ras de ca­pi­tal, de fi­nan­cia­mien­to de las em­pre­sas y una re­de­fi­ni­ción de la ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, en­tre otros ejem­plos. La Ar­gen­ti­na no es­tá fue­ra de ese en­cua­dre: nor­mas ban­ca­rias, de se­gu­ros, de mer­ca­do de ca­pi­ta­les, y la prác­ti­ca co­mer­cial y fi­nan­cie­ra, con­ver­gen ha­cia mo­de­los di­ná­mi­cos y glo­ba­les, di­fe­ren­tes a los del pa­sa­do. Rol ac­ti­vo. El ase­so­ra­mien­to en los ne­go­cios en los tiem­pos ve­ni­de­ros re­quie­re de una vi­sión in­ter­na­cio­nal. El abo­ga­do cor­po­ra­ti­vo siem­pre ha si­do quien de­bió rom­per for­ma­tos y po­ten­ciar un en­ten­di­mien­to in­te­gral de los ne­go­cios, co­no­cer el aná­li­sis fi­nan­cie­ro de la com­pa­ñía, pro­duc­tos y ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras de ca­rác­ter ha­bi­tual, al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión, con­trol de ries­gos, las nor­mas en otras ju­ris­dic­cio­nes e, in­clu­so, as­pec­tos de la or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial pa­ra ser plas­ma­dos en con­tra­tos. Ade­más, de­be ma­ne­jar nor­mas re­cien­tes que abor­den in­tere­ses en pro­tec­ción de la su­per­vi­ven­cia, de com­plian­ce, éti­ca y trans­pa­ren­cia, en­tre otras.

Al mo­men­to de la con­sul­ta, al abo­ga­do lo sos­tie­nen la ri­gi­dez de las le­yes, las teorías ju­rí­di­cas, la ju­ris­pru­den­cia y la ex­pe­rien­cia, que no es po­co. Pe­ro son da­tos ex post (his­tó­ri­cos). Pa­ra el de­re­cho de los ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les, de la em­pre­sa y de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, es ne­ce­sa­rio un cri­te­rio pre­ven­ti­vo, prác­ti­co y ágil, que en­cie­rra una vi­sión ex an­te.

El rol del abo­ga­do de­be de­jar de ser vis­to con aver­sión o pre­dis­po­si­ción ne­ga­ti­va: aquel ge­ne­ra­dor de cos­tos de transac­ción, aquel que no per­ci­be la ope­ra­to­ria; el es­truc­tu­ra­do, el que no con­ci­be cier­tos ins­tru­men­tos, aquel que es vis­to co­mo un obs­ta­cu­li­za­dor o un mal ne­ce­sa­rio. El rol del abo­ga­do a fu­tu­ro se re­de­fi­ne por su ac­tua­ción in­no­va­do­ra y crea­ti­va. Tie­ne que adi­cio­nar va­lor, y su in­ter­ven­ción se­rá va­lo­ra­da por el clien­te. Es de­cir, el ase­so­ra­mien­to va­le más de lo que cues­ta. Es­to re­quie­re to­mar una nue­va pers­pec­ti­va orien­ta­da a pro­pen­der a la crea­ción de ese va­lor. La ima­gen es de una in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano, un fac­tor es­tra­té­gi­co y no un gas­to. Ha­cia es­ta pers­pec­ti­va mira el desafío de los fu­tu­ros abo­ga­dos, aten­tos a los cam­bios en los for­ma­tos la­bo­ra­les y las nue­vas áreas de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal.

Si bien ca­da ra­ma del de­re­cho tie­ne sus atrac­ti­vos, el co­mer­cial se re­crea cons­tan­te­men­te

SHUTTERSTOCK

AC­TI­VO. El pro­fe­sio­nal de las le­yes de­be cues­tio­nar­se, pre­gun­tar­se y vol­ver a pen­sar, in­ter­net le ayuda en su ges­tión, pe­ro tie­ne que op­ti­mi­zar su bús­que­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.