Los nn ocul­tos de Mal­vi­nas

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

PER­FIL com­pro­bó que exis­te una lá­pi­da apó­cri­fa en una tum­ba co­lec­ti­va del ce­men­te­rio de Darwin. Allí ya­cen cua­tro sol­da­dos ar­gen­ti­nos que fue­ron mal no­mi­na­dos. Hoy ese error im­pi­de iden­ti­fi­car sus res­tos.

Pa­sa­ron ya vein­te años des­de la pri­me­ra y úni­ca vez que Ma­ría de las Mer­ce­des Mo­ra­les vi­si­tó las is­las Mal­vi­nas. Fue el 19 de no­viem­bre de 1997. Ese día deam­bu­ló un ra­to lar­go en­tre las tum­bas del ce­men­te­rio de Darwin en bus­ca de su ma­ri­do muer­to. Ha­bía lle­va­do con­si­go una pla­ca de ma­de­ra ta­lla­da con el nom­bre del sol­da­do Héc­tor Wal­ter Agui­rre. Pe­ro Ma­ría no su­po dón­de co­lo­car­la: los res­tos de su es­po­so no ha­bían si­do iden­ti­fi­ca­dos des­pués de la gue­rra. Si efec­ti­va­men­te ya­cían en Darwin, na­die sa­bía en qué tum­ba. Agui­rre era un NN.

“Me di­je­ron que, si no en­con­tra­ba a Wal­ter, pu­sie­ra las flo­res en una tum­ba al azar –re­cuer­da aho­ra Ma­ría en un diá­lo­go te­le­fó­ni­co con PER­FIL, des­de su ca­sa en San­tia­go del Es­te­ro–. Una co­sa sim­bó­li­ca, des­de el co­ra­zón. Así que an­du­ve ca­mi­nan­do por el ce­men­te­rio has­ta que ele­gí una cruz cual­quie­ra y de­jé las co­sas que ha­bía lle­va­do pa­ra él. Yo sé que los res­tos de mi ma­ri­do es­tán ahí,

Los fo­ren­ses de la Cruz Ro­ja só­lo tu­vie­ron per­mi­so pa­ra ex­hu­mar las 121 tum­bas que di­cen “Sol­da­do ar­gen­tino só­lo co­no­ci­do por Dios”. en Darwin, pe­ro en qué lu­gar exac­to, yo no sé”.

En 2009 le to­có el turno a Ma­ría Soledad Agui­rre, hi­ja de Ma­ría y Wal­ter, quien hi­zo su pro­pio via­je a las is­las en bus­ca de al­gún ras­tro de su pa­dre, a quien no lle­gó a co­no­cer. Pa­ra en­ton­ces el ce­men­te­rio de Darwin, re­mo­de­la­do en 2004, se pa­re­cía po­co al si­tio que va­rios años an­tes ha­bía vi­si­ta­do su ma­má. En es­pe­cial por un de­ta­lle: es­ta vez, el nom­bre de Héc­tor Wal­ter Agui­rre sí fi­gu­ra­ba en una lá­pi­da. Y no en una de ma­de­ra, sino de már­mol. Es­ta­ba en el sec­tor nor­te (C) del ce­men­te­rio, pri­me­ra hi­le­ra, tum­ba nú­me­ro 10.

Pe­ro eso no era to­do. Al pa­re­cer, los res­tos de su pa­dre com­par­tían fo­sa con otros tres caí­dos en el cam­po de ba­ta­lla. En or­den al­fa­bé­ti­co, los sol­da­dos Ma­rio Ra­món Lu­na, Ju­lio Ri­car­do Sán­chez y Luis Gui­ller­mo Sevilla acom­pa­ña­ban a Agui­rre en la pla­ca.

Hoy los cua­tro nom­bres si­guen allí. La tum­ba co­lec­ti­va C.1.10 de Darwin no fue ana­li­za­da por los ex­per­tos fo­ren­ses del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (CICR) que es­te año ex­hu­ma­ron 121 tum­bas con la ins­crip­ción “Sol­da­do ar­gen­tino só­lo co­no­ci­do por Dios” pa­ra iden­ti­fi­car me­dian­te aná­li­sis de ADN los res­tos de sol­da­dos ar­gen­ti­nos NN. El Plan de Pro­yec­to Hu­ma­ni­ta­rio fir­ma­do en­tre los go­bier­nos de la Ar­gen­ti­na y el Reino Uni­do pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción de los caí­dos no pre­vió la ex­hu­ma­ción de tum­bas que tu­vie­ran lá­pi­das con nom­bres.

El pro­ble­ma es que, se­gún pu­do com­pro­bar es­te dia­rio, la lá­pi­da de la tum­ba C.1.10 es­tá mal no­mi­na­da. Los re­gis­tros ori­gi­na­les del ce­men­te­rio in­di­can que en esa fo­sa fue­ron se­pul­ta­dos co­mo NN los res­tos de cua­tro tri­pu­lan­tes de una ae­ro­na­ve ha­lla­dos en Mon­te Kent, cer­ca de Puer­to Ar­gen­tino. Esa in­for­ma­ción con­cuer­da en el ca­so de Sán­chez, pe­ro es in­con­sis­ten­te en los ca­sos de Agui­rre, Sevilla y Lu­na, quie­nes mu­rie­ron a va­rios ki­ló­me­tros de allí, du­ran­te un ata­que in­glés con­tra la Ba­se Aé­rea Mi­li­tar Cón­dor cer­ca de Pra­de­ra del Gan­so, en la zo­na de Darwin.

Na­die ex­pli­ca por qué, có­mo ni cuán­do ocu­rrió, pe­ro en el ce­men­te­rio de Mal­vi­nas hay cua­tro sol­da­dos NN in­vi­si­bi­li­za­dos por una lá­pi­da apó­cri­fa. Error ga­rra­fal. Cristina Le­ra es ya una se­ño­ra ma­yor. A ve­ces se le es­ca­pa el re­cuer­do de su hi­jo Luis Gui­ller­mo Sevilla, quien par­tió a la gue­rra a los 18 años y nun­ca re­gre­só a su ca­sa en Sal­ta. En más de cua­tro dé­ca­das, do­ña Cristina ja­más tu­vo idea del pa­ra­de­ro cier­to de los res­tos de Luis. Se que­dó an­cla­da en una ver­sión in­com­pro­ba­ble que, se­gún re­cuer­da, le lle­va­ron unos “co­mo­do­ros de la Fuer­za Aé­rea” ape­nas ter­mi­nó el con­flic­to bé­li­co. “El ce­men­te­rio es un si­mu­la­cro –ase­ve­ra do­ña Cristina–. Des­pués de la gue­rra, a mí me di­je­ron que los huesos de mi hi­jo es­ta­ban en las fo­sas co­mu­nes. ¡Mi hi­jo! ¡En un po­zo co­mo los ani­ma­li­tos!”.

Al igual que Ma­ría de las Mer­ce­des Mo­ra­les, Cristina Le­ra vi­si­tó las is­las cuan­do aún exis­tía el pri­mer ce­men­te­rio, en 1998. “El nom­bre de mi hi­jo no es­ta­ba en nin­gún la­do. An­du­ve co­mo una lo­ca gri­tan­do por ahí, has­ta que me di­je­ron que eli­gie­ra una cruz cual­quie­ra, que no im­por­ta­ba”. Des­pués, his­to­ria re­pe­ti­da: “Cuan­do inau­gu­ra­ron el ce­men­te­rio nue­vo, via­jó mi hi­ja. Ahí sí ya es­ta­ba el nom­bre de Luis, en una pla­ca con otros com­pa­ñe­ros su­yos”.

¿Có­mo lle­ga­ron los nom­bres de Agui­rre, Lu­na y Sevilla a una tum­ba que no les per­te­ne­ce? ¿Por qué com­par­ten lá­pi­da con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.