Ex­clu­si­vo: por pri­me­ra vez habla un em­pre­sa­rio pro­ce­sa­do por los cua­der­nos.

En­ri­que Pes­car­mo­na, en­tre­vis­ta­do por Fon­te­vec­chia, cuen­ta to­do, se arre­pien­te y revela ame­na­zas de Ju­lio De Vi­do.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - JOR­GE FON­TE­VEC­CHIA

—El ex CEO de Im­p­sa, Fran­cis­co Ru­bén Va­len­ti, es­tu­vo de­te­ni­do va­rias se­ma­nas an­tes de que us­ted se pre­sen­ta­ra a de­cla­rar. ¿Por qué no lo hi­zo an­tes, aho­rrán­do­le ese tiem­po de pre­sión, co­mo hi­zo Cal­ca­te­rra con el ex CEO de Iec­sa?

—Va­len­ti no era CEO, era el vi­ce­pre­si­den­te de la com­pa­ñía. Se ocu­pó 18 años de Asia. Es un gran tra­ba­ja­dor y un ti­po de pri­me­ra. —¿Por qué es­pe­ró cua­tro se­ma­nas pa­ra pre­sen­tar­se?

—Te­nía una reunión fi­ja­da con el pri­mer mi­nis­tro ma­la­yo que no se po­día cam­biar pa­ra el vier­nes 4 de oc­tu­bre. Ru­bén, que es muy tes­ta­ru­do, que­ría de­cla­rar que no era cul­pa­ble. No ha­bía for­ma de con­ven­cer­lo, has­ta que yo lle­gué. Ru­bén Va­len­ti es un ti­po fan­tás­ti­co, tra­ba­jó to­da su vi­da co­mo un ne­gro. Es un tra­ba­ja­dor incansable. Se le­van­ta a las 7 y tra­ba­ja has­ta las 12. Es muy in­sis­ten­te y a ve­ces se pa­sa.

—¿Por qué en el ca­so de Te­chint al­can­zó con que se arre­pin­tie­ra uno de sus di­rec­ti­vos sin que lo tu­vie­ra que ha­cer su due­ño, Pao­lo Roc­ca, y en su ca­so no al­can­za­ba con que se arre­pin­tie­ra Ru­bén Va­len­ti? —Es fan­tasy fic­tion. Yo no sa­bía qué que­ría ha­cer Va­len­ti,

por­que es­ta­ba le­jos y en­fo­ca­do en con­se­guir otros con­tra­tos. Ir a Ma­la­sia a mi edad no es fácil. Hay 12 ho­ras de di­fe­ren­cia. —¿Qué edad tie­ne? —Ten­go 76 y voy a cum­plir 77 en no­viem­bre. Es­toy muy bien pa­ra mi edad, pe­ro no ten­go la re­sis­ten­cia fí­si­ca que te­nía a los Vuel­vo a pre­gun­tar­le. ¿En­cuen­tra una di­fe­ren­cia en el

ca­so de Te­chint y el su­yo? En el ca­so de Te­chint al­can­zó con que fue­ra Bet­na­za y en el ca­so de Im­p­sa tu­vo que ir us­ted.

—No sé si era ne­ce­sa­rio o no. Lo hi­ce por­que creo que siem­pre el pre­si­den­te de una com­pa­ñía es el úl­ti­mo res­pon­sa­ble. No se pue­de juz­gar a los otros por­que es fan­tasy fic­tion. Yo no soy quién pa­ra juz­gar a na­die. Te­chint es una gran com­pa­ñía, Pao­lo Roc­ca es un gran em­pre­sa­rio.

—¿Pue­de ha­ber un tra­to pre­fe­ren­cial con Te­chint por la im­por­tan­cia de su in­ver­sión en Va­ca Muer­ta?

—¡Pre­gún­te­le a los jue­ces! Es evi­den­te que Va­ca Muer­ta, pa­ra Ar­gen­ti­na, es es­tra­té­gi­co. Es la so­lu­ción del pro­ble­ma ener­gé­ti­co de la Ar­gen­ti­na, el cual lo te­ne­mos gra­cias a los se­ño­res K.

—¿Hay al­gu­na in­je­ren­cia de Cam­bie­mos en la cau­sa: ace­le­rar o de­mo­rar o ha­cer fo­co o no en cier­tos em­pre­sa­rios? —No pa­re­ce.

—¿Con­fía en un juez co­mo Bo­na­dio, que fue par­te de la fa­mo­sa ser­vi­lle­ta de Co­rach, y un fis­cal co­mo Stor­ne­lli, que fue ex fun­cio­na­rio de Scio­li?

—Creo en la Jus­ti­cia. Quie­ro una Jus­ti­cia in­de­pen­dien­te. Es la úni­ca que fun­cio­na en un país co­mo la gen­te.

—Men­cio­nó que es­ta­ba en Ma­la­sia tra­tan­do de con­se­guir nuevos con­tra­tos pa­ra la em­pre­sa de Ma­la­sia. ¿La em­pre­sa de Ma­la­sia que­dó se­pa­ra­da de Im­p­sa? (N de R: en 2017 los acree­do­res de Im­p­sa pa­sa­ron a te­ner el 65% de Im­p­sa y Pes­car­mo­na que­dó so­lo con el 35% sin po­der si­quie­ra par­ti­ci­par de los di­rec­to­rios).

—Que­dó se­pa­ra­da, sí. Por ra­zo­nes que no vie­nen al ca­so. La si­gue ayu­dan­do a Im­p­sa ya que la con­tra­ta. Si sa­le es­te pro­yec­to que es­tá avan­za­do, vie­nen 30 mi­llo­nes de dó­la­res de fa­bri­ca­ción pa­ra Ar­gen­ti­na. —Tam­bién es­tu­vo en Co­lom-

bia, don­de tie­ne otra em­pre­sa. ¿Qué em­pre­sas le que­da­ron a us­ted y su fa­mi­lia?

—Me que­dó una em­pre­sa en Co­lom­bia que ha­ce 30 años que la te­ne­mos. Es­ta­mos muy con­ten­tos. Tie­ne 1.800 em­plea­dos. —¿Es la em­pre­sa más gran­de que le que­da? —En em­pleo, sí. —¿Que­da al­gu­na otra em­pre­sa?

—Te­ne­mos Ci­trac. Es tec­no­lo­gía mo­der­na. En Mé­xi­co, Pa­na­má, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay. Es una em­pre­sa de tec­no­lo­gía de to­do ti­po. In­for­má­ti­ca, soft­wa­re, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. —¿Y le que­da la bo­de­ga?

—La bo­de­ga, sí. La ma­ne­jan mis hi­jos. Ten­go ca­si 77 años y es­tá to­do pa­sa­do a mis hi­jos. —¿Qué au­to­crí­ti­ca tie­ne pa­ra ha­cer?

—Es­toy arre­pen­ti­do. La ver­dad que me fal­tó re­si­lien­cia. Los atra­sos en los pa­gos en Ve­ne­zue­la eran muy com­ple­jos. La ver­dad que se atra­sa­ron

mu­cho, se pa­sa­ron fac­tu­ras por 300 o más días, y no las pa­ga­ban. Me pa­sé mu­chas no­ches sin dor­mir bus­cán­do­le una so­lu­ción. Lo más im­por­tan­te de las em­pre­sas son la gen­te. No es el ca­pi­tal, sino la gen­te que uno tie­ne y por eso hay que de­fen­der­la. —¿Le fal­tó re­si­lien­cia?

—Me fal­tó, sí, por­que des­pués de 11 me­ses de no co­brar uno em­pie­za a to­mar de­ci­sio­nes erró­neas. Me sen­tía co­mo si es­tu­vie­ra se­cues­tra­do. To­da­vía, ca­da dos me­ses o 45 días, me des­pier­to a las tres de la ma­ña­na con ata­que es­pas­mó­di­co, pen­san­do que es­toy en el ca­la­bo­zo. En don­de me tu­vie­ron guar­da­do 45 días, en el sue­lo, en con­di­cio­nes in­hu­ma­nas. Me sen­tía en las mis­mas con­di­cio­nes con los K y es­tos chi­cos. Era un sis­te­ma sis­té­mi­co de co­bran­za. Fue una sen­sa­ción muy aco­sa­do­ra, ex­tor­sio­na­do­ra, me sen­tía una por­que­ría. Me es­ta­ban ex­tor­sio­nan­do y ha­cien­do co­sas ile­ga­les. A ve­ces uno to­ma de­ci­sio­nes que ja­más de­be­ría ha­ber to­ma­do.

—En el libro “Cien años de Im­p­sa” us­ted ci­ta a su abue­lo y a su pa­dre. Cuen­ta que su pa­dre te­nía en el es­cri­to­rio una fra­se: “Nun­ca dar­se por ven­ci­do, aun ven­ci­do”. Cuan­do di­ce que le fal­tó re­si­lien­cia, ¿su

“Res­pe­to mu­cho a Bo­na­dio y lo que ha­ce, pe­ro con­mi­go se equi­vo­có, qué quie­re que le di­ga.” “De­cla­ré por­que yo creo que el pre­si­den­te de una em­pre­sa es el úl­ti­mo res­pon­sa­ble.”

FO­TOS: MAR­CE­LO ABALLAY

NESTOR VS. CRIS­TI­NA. “No po­dría ha­cer di­fe­ren­cia en­tre los go­bier­nos de Nés­tor y Cris­ti­na. Pe­ro man­te­ner a De Vi­do de mi­nis­tro sig­ni­fi­ca­ba que eran muy pa­re­ci­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.