Las in­ter­nas en­tre los fren­tes avi­van el pul­so de la pro­tes­ta

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

La com­pe­ten­cia en­tre los cua­tro fren­tes en los que se di­vi­den el mun­do sin­di­cal y las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les más re­pre­sen­ta­ti­vas agra­va­rá en los pró­xi­mos me­ses la con­flic­ti­vi­dad so­cial. To­dos los an­te­ce­den­tes re­cien­tes mues­tran que, en un con­tex­to de res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas –y de­cre­cien­tes ín­di­ces de po­pu­la­ri­dad del par­ti­do go­ber­nan­te– la pe­lea se­rá por ver quién li­de­ra las pro­tes­tas an­tes de de­fi­nir quién lo­gra más con­ce­sio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar la paz so­cial.

La dis­per­sión y la com­pe­ten­cia en­tre los sec­to­res en los que se di­vi­de la re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal son fac­to­res que han ve­ni­do ex­tre­man­do las pos­tu­ras y au­gu­ra me­ses de ma­yor ten­sión so­cial. Du­ran­te la era kirch­ne­ris­ta, la di­vi­sión de las cen­tra­les obre­ras fue par­te de una es­tra­te­gia pa­ra con­te­ner la con­flic­ti­vi­dad y pe­ne­trar las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes. Sin em­bar­go, hay un da­to que mues­tra con cla­ri­dad que las pe­leas sin­di­ca­les sue­len re­dun­dar en ma­yor con­flic­ti­vi­dad an­tes que en una con­ten­ción más efec­ti­va.

Du­ran­te el go­bierno de Nés- tor Kirch­ner y el pri­mer man­da­to de Cris­ti­na hu­bo un so­lo pa­ro ge­ne­ral (por la muer­te del do­cen­te Car­los Fuen­teal­ba). Du­ran­te ese pe­río­do pri­mó la uni­dad tan­to en la CGT co­mo en la CTA. El cis­ma pos­te­rior per­mi­tió una alian­za en­tre los opo­si­to­res de los dos sec­to­res, co­no­ci­do co­mo la Uni­dad en la Ac­ción. En el se­gun­do man­da­to de Cris­ti­na se rea­li­za­ron cin­co pa­ros. Uno más de los que se han da­do du­ran­te el man­da­to de Mau­ri­cio Ma­cri.

El pa­no­ra­ma pa­ra Cam­bie­mos es aún más com­pli­ca­do, por­que en es­te ca­so no hay nin­gu­na cen­tral ofi­cia­lis­ta. To­dos com­pi­ten por ver quién es el más opo­si­tor. Por eso el pa­ro de ju­nio y el que se da­rá es­ta se­ma­na lo­gra­ron ni­ve­les de ad­he­sión que no se re­pe­tían des­de la pre­si­den­cia de Fer­nan­do de la Rúa.

A la com­pe­ten­cia en­tre fren­tes se su­ma otro fac­tor que ame­na­za con avi­var aún más la con­flic­ti­vi­dad. Hay un cre­cien­te de­sa­fío in­terno a las con­duc­cio­nes que han pro­ta­go­ni­za­do acuer­dos con el Eje­cu­ti­vo. Un ca­so fue el de Sma­ta, don­de la con­duc­ción de Ri­car­do Pig­na­ne­lli fue desafia­da por el dipu­tado Os­car Romero. An­tes de es­te con­flic­to, el ti­tu­lar del Sma­ta era uno de los prin­ci­pa­les alia­dos gre­mia­les del ma­cris­mo y hoy es­tá li­de­ran­do el fren­te más opo­si­tor de la CGT. Ar­man­do Ca­va­lie­ri (Co­mer­cio) y Ro­ber­to Fer­nán­dez (UTA) tam­bién en­fren­tan ame­na­zas opo­si­to­ras en sus pro­pias fi­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.