Con­tra Lu­la.

El can­di­da­to del PT des­es­ti­mó un per­dón, pe­ro sus ri­va­les ins­ta­la­ron la hi­pó­te­sis pa­ra de­te­ner su avan­ce en los son­deos. El 54% apo­ya la pri­sión del ex pre­si­den­te.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - LEAN­DRO DARIO

En Bra­sil, bus­can que un po­si­ble in­dul­to al ex pre­si­den­te sea eje de cam­pa­ña elec­to­ral.

Co­mo un exi­mio equi­li­bris­ta, Fer­nan­do Had­dad se es­fuer­za por con­ten­tar a la ba­se elec­to­ral del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) y, al mis­mo tiem­po, no es­pan­tar al elec­to­ra­do de cen­tro y mo­de­ra­do, cla­ve en una even­tual se­gun­da vuel­ta. Con esa con­sig­na, el can­di­da­to presidencial afir­mó es­ta se­ma­na que si ga­na las elec­cio­nes no in­dul­ta­rá a su je­fe po­lí­ti­co, que pur­ga una con­de­na de 12 años y un mes de pri­sión por co­rrup­ción pa­si­va y la­va­do de di­ne­ro. Al mis­mo tiem­po, afir­mó que Lu­la cum­pli­rá un pa­pel fun­da­men­tal en su go­bierno, mien­tras que otras vo­ces del par­ti­do ad­mi­tie­ron que ha­brá un per­dón presidencial.

Con­sul­ta­do por la ra­dio CBN y el por­tal G1, Had­dad afir­mó sin ma­ti­ces que “no ha­brá in­dul­to”. El pro­pio ex pre­si­den­te ha­bía re­cha­za­do esa po­si­bi­li­dad, al sos­te­ner que no ha­bía co­me­ti­do nin­gún cri­men y que, por lo tan­to, no que­ría ser per­do­na­do, sino ex­cul­pa­do. “No acep­to un in­dul­to. No soy cul­pa­ble. Yo soy inocen­te y quie­ro pro­bar mi inocen­cia”, ha­bría afir­ma­do el de­te­ni­do, se­gún re­ve­ló Gle­si Hoff­mann, pre­si­den­ta del PT.

De cual­quier mo­do, el te­ma se ins­ta­ló en la cam­pa­ña y ame­na­za el me­teó­ri­co as­cen­so en las en­cues­tas del ex mi­nis­tro de Edua­ción. “To­dos es­tán es­pe­ran­do que Had­dad co­me­ta un error en una co­sa co­mo és­ta. No ten­go du­das que le da­rá el in­dul­to a Lu­la. Si no lo hi­cie­ra, se­ría una frus­tra­ción. Pe­ro tam­bién se­ría muy im­pru­den­te ha­cer cam­pa­ña con es­to, por­que un sec­tor de la de­re­cha quie­re ins­ta­lar que hay im­pu­ni­dad”, afir­mó a PER­FIL Pa­blo Gen­ti­li, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de Clac­so.

Des­de el hos­pi­tal, el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro gra­bó un men­sa­je en el que acu­só al PT de or­ga­ni­zar un “frau­de” y a Had­dad de de­sig­nar, en ca­so de ga­nar las elec­cio­nes, a Lu­la co­mo mi­nis­tro de su go­bierno. La pos­tu­lan­te a vi­ce de Ge­ral­do Alck­min, Ana Amé­lia, tam­bién agi­tó el fan­tas­ma, en un es­fuer­zo por de­te­ner el as­cen­so en los son­deos del ex al­cal­de de San Pa­blo.

Si bien Had­dad afir­mó que no lo ha­rá, otro di­ri­gen­te de pe­so de su par­ti­do, Fer­nan­do Pi­men­tel, gobernador de Mi­nas Ge­rais, de­cla­ró que “con cer­te­za ha­brá un in­dul­to a Lu la”. “P ue­de que él desee que eso su­ce­da, pe­ro nun­ca ha­blé con él so­bre eso, es más, nun­ca lo con­ver­sé con na­die del PT”, acla­ró el can­di­da­to al Pa­la­cio del Pla­nal­to.

“No acep­to un in­dul­to. No soy cul­pa­ble. Soy inocen­te y quie­ro pro­bar­lo”, di­jo Lu­la

Jus­ti­cia.

Más allá de las es­pe­cu­la­cio­nes po­lí­ti­cas, hay un de­ba­te so­bre si es po­si­ble que el pre­si­den­te otor­gue un per­dón. Se­gún la Cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña, el je­fe de Es­ta­do tie­ne dos he­rra­mien­tas: el in­dul­to co­lec­ti­vo, que se con­ce­de, por lo ge­ne- ral, en la Na­vi­dad; y la “gra­cia”, que es un be­ne­fi­cio in­di­vi­dual por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias. El año pa­sa­do, el pre­si­den­te Mi­chel Te­mer in­dul­tó a cri­mi­na­les que ha­bían cum­pli­do un quin­to de su pe­na, no eran re­in­ci­den­tes y no hu­bie­ran co­me­ti­do un cri­men vio­len­to. La me­di­da, sin em­bar­go, fue sus­pen­di­da por el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral (STF), don­de el mi­nis­tro Luis Ro­ber­to Ba­rro­so ex­clu­yó a los con­de­na­dos por co­rrup­ción, la­va­do de di­ne­ro y trá­fi­co de in­fluen­cias, lo que po­dría ce­rrar

el ca­mino le­gal pa­ra un per­dón a Lu­la. En­cues­tas.

Se­gún un son­deo de Da­ta­fol­ha, un 54% de los con­sul­ta­dos ava­lan la pri­sión de Lu­la, mien­tras que un 40% la cues­tio­nan. En­tre los pri­me­ros, hay un nú­cleo du­ro an­ti­pe­tis­ta que, se­gún Ibo­pe cons­ti­tu­ye el 30%, pe­ro tam­bién par­te del elec­to­ra­do de cen­tro, que con­si­de­ra que un per­dón se­ría una me­di­da ex­tre­ma­da­men­te an­ti­pá­ti­ca. Se­gún el por­tal G1, de la ca­de­na Glo­bo, “el an­ti­pe­tis­mo –tal vez uno de los sen­ti­mien­tos más fuer­tes de es­ta elec­ción–, con­si­de­ró ese te­ma co­mo una ma­ne­ra efi­cien­te de des­per­tar el mie­do del elec­tor”.

“A fa­vor de la li­ber­tad de Lu­la es­tá el PT y to­da la iz­quier­da, que con­si­de­ra que el pro­ce­so con­tra él es una ver­güen­za pa­ra el sis­te­ma ju­rí­di­co bra­si­le­ño. El pro­ble­ma es que Lu­la di­jo que no quie­re ser in­dul­ta­do. Lo que to­dos pien­san es que si ga­na Had­dad ha­brá que re­ver­tir una pro­fun­da in­jus­ti­cia, que es una con­de­na sin prue­bas”, agre­gó Gen­ti­li des­de Río de Ja­nei­ro.

Pa­se lo que pa­se, Had­dad ade­lan­tó que el ex pre­si­den­te se­rá un “gran con­se­je­ro” en ca­so de lle­gar al Pla­nal­to. “Te­ne­mos una to­tal co­mu­nión de pro­pó­si­tos. El es un in­ter­lo­cu­tor per­ma­nen­te de to­dos los di­ri­gen­tes del par­ti­do y nun­ca de­ja­rá de ser­lo”, afir­mó es­ta se­ma­na, sin es­pe­ci­fi­car si el ex pre­si­den­te ten­drá un rol es­pe­cí­fi­co en su go­bierno.

“Had­dad es Lu­la”, re­za la pro­pa­gan­da pro­se­li­tis­ta del PT, que apun­ta a la co­ne­xión emo­cio­nal con su lí­der pre­so y a la trans­fe­ren­cia de vo­tos a su del­fín. “Lu­la li­bre”, re­zan, por su par­te, mi­les de car­te­les que acom­pa­ñan su gi­ra por el país. Pa­ra ha­cer reali­dad esa con­sig­na, pri­me­ro hay que ga­nar las elec­cio­nes y, lue­go, in­dul­tar al ex pre­si­den­te.

FO­TOS: AFP

CAM­PA­ÑA. A. El ex mi­nis­tro ro de Edu­ca­ción n re­co­rrió Mi­nas Ge­rais, rais, don­de Dil­ma Rous­seff us­seff es can­di­da­ta da­ta a se­na­do­ra. ra. El PT cen­tra a su pro­se­li­tis­mo mo en la fi­gu­ra del ex pre­si­den­te, te, pre­so en la cár­cel cel de Cu­ri­ti­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.